libero

Lunes, 15 de mayo de 2006

LOS REYES DE ESPAÑA

Por GONZALO ESPARIZ
Desde Barcelona

“Por fin”, dijo Fernando Alonso. Después de ganar un título mundial de Fórmula 1 y de sumar victorias por todo el mundo, el piloto español conquistó por primera vez el triunfo en el Grand Prix de España, en una exhibición de conducción desde la largada hasta la bandera a cuadros. Alonso fue una furia desatada a los mandos de su Renault, que logró relegar a la segunda posición al alemán Michael Schumacher y revertir de nuevo la tendencia: Renault vuelve a mirar a Ferrari desde arriba.

El español ganó su tercer Grand Prix del año y el undécimo en total con una lección de pilotaje, constancia y empuje, lo que desató la gran fiesta entre los 130 mil espectadores, en su mayoría “alonsistas” que batieron el record de asistencia al circuito. En un fin de semana perfecto con pole position y victoria, sólo el brasileño Felipe Massa le arrebató la vuelta rápida en carrera e impidió su primer “triplete”.

“Fue fantástico, es la mejor sensación que sentí en un coche. Igual que en Brasil (donde certificó el título el año pasado). Fue una carrera perfecta. Ganar en casa es lo máximo a lo que se puede aspirar”, sentenció el español.

Alonso aseguró que el fin de semana “fue inolvidable”, pero quiso destacar varios momentos puntuales del domingo que se le grabaron especialmente en su memoria. La vuelta al circuito con el rey de España antes de la prueba; la largada, cuando mantuvo la primera posición tras la primera parada en boxes, y las vueltas finales.

“Dando la vuelta en un coche normal con el rey fue muy bonito. Todo el mundo nos animaba y nos aplaudía. Y la salida de boxes fue espectacular. La gente se dio cuenta de que había podido mantener la primera posición y durante las dos vueltas siguientes toda la tribuna estaba teñida de azul y dando saltos.”

La combinación de Alonso, su Renault y los neumáticos Michelin funcionó como un reloj, y borraron las dudas que habían surgido tras sus recientes errores y derrotas ante Ferrari y Schumacher. Así lo confirmó también el tercer puesto del italiano Giancarlo Fisichella que, sin embargo, no fue capaz de impedir que el alemán lo adelantase. El campeón mundial del 2005 rompió además con su triunfo la racha de dos victorias seguidas de Schumacher en Imola y Nürburgring.

“Teníamos miedo de que Ferrari fuese algo más rápido en carrera, que tenían algo más en los neumáticos. Pero el público me empujó todo el tiempo, pude ir al límite toda la carrera y encontrar los límites del coche y los míos”, señaló el español.

La carrera



F-1. GP de España. 6ª fecha, Montmelo. 66 vueltas, 305,256 km.

Alonso, Renault, h26m21s759; M. Schumacher, Ferrari a 18s502; Fisichella, Renault a 23s951; Massa, Ferrari a 29s859; Raikkonen, McLaren a 56s875; Button, Honda a 58s347

Promedio del ganador: 212,075 km/h. Record de vuelta: Massa, 1m16s648. Campeonato: Alonso, 54 puntos; M. Schumacher, 39; Raikkonen, 27; Fisichella, 24; Massa, 20; Button, 16. Copa de Constructores: Renault, 78 puntos; Ferrari, 59; McLaren-Mercedes, 42; Honda, 24; BMW-Sauber, 12. Próxima carrera: 28 de mayo en Montecarlo.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Por LORENZO MARTINEZ
Desde ROMA

Rafael Nadal, número dos del mundo, salvó dos match point y derrotó en la final del Masters Series de Roma al número uno del ranking, el suizo Roger Federer 6-7 (0-7), 7-6 (7-5), 6-4, 2-6 y 7-6 (7-5), para ganar por segunda vez consecutiva este torneo y de paso igualar el record de 53 triunfos consecutivos sobre polvo de ladrillo que ostentaba desde 1977 el argentino Guillermo Vilas. “No creo que yo vuelva a tener una racha similar”, manifestó Nadal, quien en Hamburgo, esta semana, tendrá la chance de aumentar y anotar su propia marca.

El triunfo de Nadal sobre Federer tuvo similitudes con la final que el año pasado el español le ganó al argentino Guillermo Coria, en la que también debió remontar un resultado adverso para adjudicarse el título luego de 5 horas y 14 minutos de juego.

Ayer se consumieron nueve minutos menos, pero se igualó el record de juegos del torneo: 57, desde 1979, en el encuentro entre el estadounidense Vitas Gerulaitis y Guillermo Vilas, a quien también igualó en el record de triunfos consecutivos, con 53 victorias al hilo sobre polvo de ladrillo.

El primer set fue para el suizo, que si bien había logrado quebrar el saque a Nadal en el cuarto juego (3-1), consiguió conservar el suyo en el quinto y terminó definiendo en el tie break 7-0.

No hubo quiebres en la segunda manga. En el décimo juego, pese a que el suizo seguía metiendo sus buenos primeros servicios, el mallorquín dispuso de su primer set point, pero el suizo respondió bien y se llegó a un nuevo tie break, que tras levantar un 2-4 terminó ganando Nadal 7-5.

En el tercer set, Nadal consiguió quebrar a Federer en el quinto juego y, tras conservar su servicio, terminó llevándose el parcial 6-4. En la cuarta manga, aunque Federer parecía acusar un mayor desgaste y Nadal tuvo dos chances para quebrarlo, el suizo retomó su buen juego del primer set, quebró a Nadal en el cuarto juego y cerró el set 2-6.

En el último set, Federer llegó a estar 1-4 arriba y se encaminaba al título, pero Nadal sacó a relucir su mejor tenis y superó los tres juegos de diferencia, salvó dos match point y, también como el pasado año, ganó en el tie break, en la primera oportunidad que tuvo (7-5).

“Saqué un partido muy difícil, muy complicado. Creo que he jugado bien los puntos importantes, al final. Y, lógicamente, el factor suerte también es importante”, comentó Nadal. Esta es la cuarta final del 2006 que se adjudica Nadal, quien ya ganó los torneos de Dubai, Montecarlo y Barcelona. Las dos primeras frente al propio Federer, a quien aventaja 5-1 en el historial.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.