libero

Lunes, 4 de septiembre de 2006

FúTBOL › SE AFIANZO COMO TITULAR E IMPRIME SU SELLO

Cardozo, una caja de quinta velocidad para ganar al toque

 Por Juan José Panno

Neri Cardozo, que otra vez jugó un buen partido e integró el cuadro de honor de su equipo, pudo ponerle el broche a su actuación con un lindo gol, pero se lo impidió la voracidad y la naturaleza goleadora de Martín Palermo. Cuando la pelota ya estaba entrando, luego de un remate cerrado del mendocino, Palermo empujó la pelota sobre la raya y puso el 2-0 definitivo. Los hinchas corearon el nombre del goleador, cuando los jugadores volvían a la mitad de la cancha para la reanudación y las estadísticas no dejarán registrado que antes del último toque hubo un extraordinario pase de Gago y un buen remate rasante y sesgado de Cardozo. El volante boquense había tenido un par de situaciones más, pero se chocó con las manos y las piernas de Martín Herrera. Faltó un poco de suerte –como la que había tenido una semana atrás contra San Lorenzo, cuando Saja tardó en reaccionar– para convertir, pero de todas maneras volvió a ser muy importante para el rendimiento general del equipo.

Con Cardozo, Boca tiene más velocidad en la mitad de cancha y un circuito de toque más fluido. En la temporada anterior, Cardozo aparecía sólo de vez en cuando en el equipo, postergado por Bilos y no terminaba de convencer. Pero ahora, con más continuidad, afirmado en el puesto, crece partido a partido. La diferencia con respecto a Bilos es notable. El grandote que ahora juega en el Saint Etienne (y ayer formó parte de la Selección) resolvía individualmente con su extraña gambeta larga, y el chiquitito aporta más movilidad y sorpresa.

En el partido de ayer tuvo influencia directa en los momentos de juego de más brillante, cuando series de toques rápidos y precisos enloquecieron al público. Con Palacio, con Gago, con Ledesma, con Calvo que subía por su lateral, con Krupoviesa que trepaba por el otro, hasta con Palermo, Cardozo está siempre en el medio del toqueteo con el que Boca desarma a sus rivales y los va adobando para cocinarlos a juego rápido.

Ayer no estuvieron varios de los que integraban aquel equipo que la gente conocía de memoria: Abbondanzieri, Silvestre, Ibarra, Battaglia, Insúa y Bilos. Entraron Bobadilla (que llegó este año), Morel Rodríguez, Calvo, Ledesma, Marino y Cardozo (que eran suplentes), pero el sello de Alfio Basile se nota igual, con el agregado de que este equipo tiene pasajes más vistosos.

Con los jugadores de la temporada anterior, o con estos, con Basile o con Ribolzi sentados en el banco, Boca no vacila: va y gana.

Compartir: 

Twitter
 

Cardozo desborda a Herrera y pone el centro para el segundo gol de Boca.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.