libero

Lunes, 17 de diciembre de 2007

FúTBOL › LOS DIRIGENTES DECIDEN SU CONTINUIDAD

Para que siga en Boca, a Russo lo quieren poquito y nada

Los dirigentes no hablan del futuro técnico, pero todo hace suponer que ya tienen varios nombres. En los próximos días habrá novedades.

La derrota de Boca frente a Milan en la final del Mundial de Clubes disputado en Japón tendría como primera víctima al DT del conjunto boquense, Miguel Angel Russo. El entrenador, a pesar de haber obtenido este año la Copa Libertadores, había llegado a esta instancia decisiva siendo objeto de críticas y rumores que condicionaban su continuidad en el club debido a las contramarchas del equipo en el último tramo del torneo local y al flojo rendimiento de los refuerzos incorporados para el último semestre. Y ayer no zafó. El ahora presidente de Boca, Pedro Pompilio, abrió ayer la puerta para la despedida.

“Cuando regrese a Buenos Aires me reuniré con Russo para analizar el trabajo realizado durante el año y allí se tomará una determinación sobre su continuidad”, manifestó el dirigente en las instalaciones de hotel Sheraton de Yokohama tras el revés del equipo boquense. Sin embargo, Pompilio trató de desvincular la decisión que se tome en Buenos Aires del resultado de este partido. “A mí un resultado no me cambia. Esa es mi línea de pensamiento, algo que ya había manifestado anteriormente cuando anuncié que el balance lo íbamos a realizar después de este torneo. Y eso es lo que vamos a hacer”, agregó.

El entrenador, por su parte, prefirió esquivar el tema de su continuidad. “Los tiempos de mi futuro profesional los voy a manejar yo, así que ahora no hablaré de ese tema pese a todo lo que dicen por ahí”, remarcó el DT, en relación con los rumores en los que se barajan nombres de sus posibles reemplazantes: Carlos Bianchi (no estando Mauricio Macri en la presidencia, se le abre una puerta grande), Héctor Veira y hasta el ex delantero en actividad Guillermo Barros Schelotto. También trató Pompilio de minimizar los trascendidos. “No hay que dejarse llevar por los rumores”, comentó el dirigente y, en cuanto a la depuración del plantel, agregó: “Por ahora el único que se va seguro es Juan Krupoviesa al Olympique de Marsella. Después, lo que tenemos que hacer de ahora en adelante es prestarle mucha atención a las inferiores del club”.

El único hecho que Russo tendría favor en el balance, es la obtención de la Copa Libertadores. En el debe quedan el hecho de que no pudo encontrar entre sus refuerzos elegidos un reemplazante digno para Riquelme, no logró consolidar un equipo titular, marcas registradas de las eras victoriosas de Bianchi y Basile, y la relación de la dirigencia con parte de su cuerpo técnico ha sufrido un desgaste importante, sobre todo después de las críticas del ayudante de campo de Russo, Marcelo Trobbiani, quien había manifestado no entender las declaraciones de Pompilio previas a la final en las que se sembraban dudas con respecto a la renovación del contrato. “La opinión de un ayudante de campo hay que tomarla como tal”, llegó a decir el dirigente José Beraldi, referente del departamento del fútbol profesional de Boca.

Por el lado de los jugadores, también habría diferencias con el DT. Al menos eso dejó traslucir Martín Palermo (ver aparte) tras la caída y el propio Riquelme, la flamante incorporación de Boca quien, aunque no pudo jugar en Japón, viajó para entrenarse y apoyar en la travesía a sus compañeros de equipo, no temió admitir, ante un grupo de periodistas, de qué forma debía Boca encarar el partido con Milan.

Compartir: 

Twitter
 

Rodrigo Palacio fue uno de los pocos que sobresalió en Boca. Marcó un tanto de cabeza.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.