libero

Lunes, 20 de junio de 2011

FúTBOL › FERNANDO RAFFAINI, TITULAR DE VéLEZ Y CANDIDATO A LEGISLADOR

“Somos un modelo de gestión”

Las claves de un proyecto que genera salud económica y éxitos deportivos al unísono. “Hay que evitar que los grupos empresariales se entrometan con el manejo del plantel”, dice el dirigente, que no cree en reelecciones, ni siquiera en AFA.

 Por Leonardo Castillo

“Saber vender, comprar bien, trabajar mucho con las divisiones inferiores y evitar que grupos empresariales tengan injerencia en el manejo del plantel profesional.” Esa es la receta en la que se basa el exitoso momento de Vélez, el campeón del Clausura, tanto en lo deportivo como en lo institucional. Eso afirma su presidente, Fernando Raffaini, bajo cuya gestión –iniciada en 2008– el club obtuvo dos títulos en el orden local y llegó a la semifinal de Copa Libertadores. Sin embargo, el dirigente (candidato a legislador porteño en la lista que encabeza Gabriela Cerruti y que apadrina el diputado Martín Sabbatella) concluirá su mandato en diciembre y no se presentará a la reelección. “Creo que en las asociaciones civiles lo importante es la continuidad de las ideas, de los proyectos, no de las personas”, señala en el diálogo con Líbero este abogado de 44 años. “Nos consideramos un modelo de administración social eficiente, frente a las alternativas privatizadoras que pretenden imponerse desde hace algunos años en nuestro fútbol”, remarcó.

–¿Cuál es la fórmula que aplica Vélez para mantenerse como protagonista durante tantos años?

–Lo importante es tener un proyecto de gestión y respetarlo. Lo que aprendimos como dirigencia es que, en este fútbol, lo más conveniente es vender un jugador por año en una buena cifra, por ejemplo como hicimos con Nicolás Otamendi el año pasado. Luego hay que comprar bien, como hicimos con David Ramírez, o en su momento con Maxi Moralez. Después hay que trabajar con las inferiores y tratar que los grupos empresariales no entren al club; que no tengan porcentajes de los futbolistas. Con esa política se pueden cubrir los pasivos y proyectar. En líneas generales, la idea pasa por ahí.

–¿Cree que están marcando tendencia en el fútbol argentino?

–Creo que sí. Empezamos con esta política hace 20 años e hicimos punta. Hay clubes como Lanús y Godoy Cruz que siguen nuestro camino, y mal no les va. Por eso me pareció bien que los tres clubes hayamos peleado el título. Dejamos un buen mensaje.

–¿Por qué en Vélez funcionó la figura de manager que desempeña Cristian Bassedas?

–Por dos razones: dimos con la persona adecuada, hay una afinidad muy especial con Cristian, que conoce muy bien esta función, y además porque como institución sabemos lo que queremos. El designó a (Ricardo) Gareca como entrenador y fue un gran acierto. Nos gustaría que los dos siguieran en el club por varias temporadas más.

–¿Volver a ganar un título internacional es la asignatura pendiente de esta gestión?

–Es un objetivo que desde hace tiempo anhela el hincha. Estuvimos cerca este año en la Libertadores, pero no se pudo. Igual, sabemos que si seguimos por este camino, a la larga lo vamos a conseguir.

–El ex presidente Raúl Gámez tuvo una relación conflictiva con Julio Grondona. ¿Resultó difícil recomponer el vínculo con el titular de AFA?

–No tuvimos inconvenientes. Somos respetuosos del mandato de Grondona, pero muy firmes a la hora de defender nuestros intereses. Por ejemplo, estuvimos en desacuerdo con la designación de Sergio Batista como técnico de la Selección, lo dijimos en el seno del Comité Ejecutivo y después públicamente. Marcamos nuestra postura sin faltarle el respeto a nadie, y de esa forma nos manejamos en la AFA, donde vamos siempre. Los dirigentes no estamos para hacer shows en los medios.

–¿Es injusto que algunos no consideren a Vélez como un club grande?

–Somos el club que más creció en los últimos 20 años y formamos parte de la elite del fútbol argentino. Si se trata de logros deportivos, hoy estamos sólo un escalón por debajo de Boca y River. Y lo confirma un dato: nos ubicamos en la segunda grilla de clubes en el reparto de los derechos televisivos.

–Con relación a eso, ¿está conforme con Fútbol para Todos?

–Sí, supuso una oxigenación económica importante para los clubes, y ojalá siga. Lo único que digo es que se necesita una actualización, un incremento del dinero que recibimos porque ya pasaron dos años desde que el programa se puso en marcha. En cuanto a la calidad de las transmisiones, me parece que se mejoró bastante en los últimos meses.

–Impulsado por el empresario Daniel Vila, en el Congreso se presentó el proyecto de ley del fútbol. ¿Le parece una buena iniciativa?

–Eso de “un club, un voto” suena como algo muy difícil de implementar. Además creo que el proyecto abre la posibilidad de que los clubes se conviertan en sociedades anónimas, y estamos en contra de eso. Puede ser necesaria una reforma del Estatuto de AFA, pero los clubes deben seguir siendo de los socios. En eso hay que ser tajantes.

–¿Por qué no se presentará a una reelección?

–Porque estoy a favor de la periodicidad de los mandatos. Lo importante no son las personas sino los proyectos, las ideas. Eso es lo que debe continuar. Por eso creo que ya cumplí un ciclo en esta parte de la historia de Vélez, lo que no implica que no me pueda presentar en otro momento. Pero considero que las re-reelecciones no son buenas.

–¿En la AFA tampoco?

–En ninguna asociación civil.

–Es candidato a legislador porteño por la lista que responde a Martín Sabbatella. ¿Qué piensa hacer si es elegido?

–Voy a poner mucho énfasis en defender a los clubes de barrio, y a defender la función social que cumplen las entidades sin fines de lucro.

–En el contexto actual del fútbol argentino, ¿puede decirse que Vélez es un club de izquierda?

–En nuestra masa societaria hay gente de distintas ideologías, pero de lo que estoy convencido es de que a lo largo de los años demostramos que somos un modelo de gestión popular eficiente, que obtiene resultados. Una variante alternativa frente a los proyectos privatizadores y empresariales que desde hace tiempo buscan instalarse en el fútbol argentino.

Compartir: 

Twitter
 

Tobio, Moralez, Ricky Alvarez (más atrás) y Cubero en la vuelta olímpica bien familiar en Liniers.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.