libero

Lunes, 6 de octubre de 2014

FúTBOL › EN LAS CONDICIONES EN LAS QUE SE JUGó, EL MEJOR DE LA BANDA FUE MERCADO

El agua complicó más a River

El equipo de Gallardo sumó su tercer empate consecutivo en el torneo, lamentando que la cancha pesada le impidiera desplegar el juego que más rédito le produce. Se destacó el lateral, los delanteros fallaron cuando se los necesitaba.

 Por Adrián De Benedictis

El fútbol que está ofreciendo River en este tramo del torneo no es el mismo con el que inició el certamen, y los tres empates consecutivos lo certifican. La particularidad es que el de ayer fue ante su máximo rival, y el que le cortó una racha de 12 triunfos jugando como local. Las condiciones climáticas atentaron con el juego del equipo de Marcelo Gallardo, y se le hizo muy difícil ofrecer precisión y claridad, sobre todo en el aspecto ofensivo, su mejor arma. Esa medianía provocó que Gabriel Mercado fuera el que más sobresalió, dentro de un rendimiento demasiado bajo entre todos sus protagonistas.

El lateral derecho estuvo firme en la marca frente a Calleri o Chávez, cuando éstos se movían por su sector, y entendió rápido cómo había que trasladar la pelota hacia adelante, por la vía aérea. Mercado estuvo cerca de convertir un gol cuando un cabezazo suyo dio en la base del palo.

La última línea también exhibió un desempeño equilibrado de los marcadores centrales, quienes se complementaron bien cuando uno se lanzaba al campo rival y el otro esperaba en su terreno. Funes Mori no dudó en rechazar la pelota de volea cada vez que la tenía cerca, para no complicarse por el estado del campo. El mendocino tuvo una chance para convertir, pero no pudo ante la presencia de Orion. Maidana se mantuvo concentrado, aunque dejó que la pelota lo superara en el gol de Magallán.

Rojas fue el que aportó más entre los volantes, pero sobre todo en la lucha y no en la clarificación del juego de ataque, debido a que le costó tener el control de la pelota, y no podía ante la dupla Gago-Erbes. Para colmo, Vangioni no lo ayudó mucho, ya que estuvo muy contenido, y preocupado para que Meli no lograra maniobrar con facilidad sobre sus espaldas.

Ponzio tuvo despliegue y mucha confusión al mismo tiempo. Para colmo, Sánchez jugó uno de sus peores partidos en el club, muy lejos de lo que mostró en las primeras fechas. El uruguayo estuvo demasiado tiempo en el suelo y se dedicó a forcejear con los rivales por un lado, y a reclamarle al árbitro por el otro.

El encargado de ordenar todos los ataques de River, Leonardo Pisculichi, tuvo poco contacto con la pelota y sólo apareció en las jugadas detenidas, para explotar su pegada. Del otro lado de la cancha, el arquero Barovero no perdió la serenidad habitual, aunque falló cada vez que se apuraba para buscar a un compañero e iniciar el contraataque. En una de esas acciones, Calleri robó la pelota y casi lo complica.

Los delanteros de River no jugaron el superclásico esperado. Al colombiano Gutiérrez se lo vio más preocupado por las provocaciones a sus adversarios, y se olvidó de dar el fútbol que su equipo necesita. En la mejor oportunidad que se le presentó para convertir, su zurdazo se fue al lado del palo. Mora remató muy mal el penal, y eso pareció afectarlo emocionalmente para el resto del encuentro.

Entre los ingresados Boyé, Solari y Pezzella, el delantero fue el que más tiempo estuvo en la cancha, y si bien generó desbordes por los costados, erró sus chances frente al arco. El que no falló fue el defensor, que luego de cabecear en el área siguió la jugada y capturó el rebote para salvar el invicto de River.

Compartir: 

Twitter
 

n El colombiano Gutiérrez encara ante la presencia de Magallán. El de River se peleó mucho con los rivales y jugó poco.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.