libros

Domingo, 4 de enero de 2004

Webeando > Tijeretazos sobre Pasolini

www.tijeretazos.org

Tijeretazos postriziny es una revista on-line española que se ocupa de cuestiones literarias y cinematográficas. El último de sus exhaustivos “abecedarios” –a cargo, en este caso, del rosarino Emilio Toibero, cuyas críticas podemos leer habitualmente en otrocampo– está dedicado a Pier Paolo Pasolini. La selección de Toibero, que funciona como una introducción bien documentada a la enorme obra pasoliniana, permite leer las tensiones que definen la poética del director de Teorema, probablemente la más radical de la segunda mitad del siglo XX, difícilmente neutralizable –sobre todo en sus últimas manifestaciones (Trasumanar e organizzar, Saló, Petrolio)– por las bondades de la desfalleciente esfera estética autónoma. El “abecedario Pasolini” es una antología de los escritos pasolinianos que se organiza temáticamente y que incluye fragmentos de entrevistas, de críticas publicadas por el autor en revistas de cine y de literatura, de poemas y, sobre todo, de sus intervenciones en los grandes medios gráficos italianos, reunidos en Scritti corsari y en las Lettere luterane.
A lo largo del abecedario, se van reconstruyendo las facetas de un personaje complejo e incómodo: el Pasolini decadente, lector de Pascoli y de Verlaine; el Pasolini ontológico, que encuentra en el cristianismo primitivo una fuerza vital, singularizante, irreductible; el Pasolini hereje, crítico de los lugares comunes (juvenilismo, libertad sexual, aborto) de la socialdemocracia biempensante; el Pasolini negativo, que abjura de la celebración inocente y dionisíaca de la corporalidad y del sexo sublimada por los medios y el consumismo. En pocas palabras, la selección permite reconstruir el registro despiadado del cambio de las formas tradicionales de subjetivización, cambio que, para Pasolini, es fundamentalmente una “mutación antropológica”.
La selección de Toibero –que tuvo a su cargo, también, el imprescindible dossier de tijeretazos dedicado a Edgardo Cozarinsky– es particularmente puntillosa en lo que se refiere a la producción fílmica de Pasolini. Nos quedamos, en cambio, con ganas de leer la entrada de Dante y el polingüismo; la entrada de Gramsci y la subalternidad; la entrada de Spitzer –Pasolini poseía una rigurosa formación filológica– y el peso de la estilística en la formación del concepto “gramsci-continiano” de cultura. Carencias que signan cualquier abordaje de proyectos desmesurados y terribles como el de Pasolini, cuya verdad nunca puede ser dicha toda.

Diego Bentivegna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.