radar

Domingo, 26 de abril de 2015

SALí

ENTRE PANES

 Por Sandra Martinéz

CIEN BARRIOS PORTEÑOS

Con tantas buenas hamburgueserías abriendo en las calles de Buenos Aires, parece difícil encontrarle al tema una vuelta de tuerca novedosa. Sin embargo, la gente de Mi Barrio lo logró, con una carta donde cada hamburguesa refleja, con cierta ironía y humor, la variopinta idiosincrasia de los barrios porteños.

Así, Las Cañitas se representa como uno de los primeros polos gourmet de la ciudad en una hamburguesa que incluye queso de cabra, mermelada de tomates y cebolla caramelizada ($ 72), mientras que San Telmo muestra su perfil clásico con mozzarella, tomates confitados, albahaca y mayonesa casera de ajo. Palermo, por su lado, viene con cheddar, panceta, huevo a la plancha, cebolla y barbacoa ($ 65). Y la versión Palermo Hollywood sale igual, pero con doble carne ($ 85). Otros guiños se encuentran en la Núñez, barrio gallinero que se traduce en una hamburguesa de pollo ($ 65), o en la vegetariana Agronomía ($ 75). Los que busquen abundancia recargada deberán mudarse a Puerto Madero: con morrones asados, cheddar, jalapeño, nachos, choclo tostado, pasta de frijoles, aceite de cilantro y mayonesa de guacamole, es una verdadera bomba.

Recorriendo Buenos Aires, Mi Barrio logra una de las ofertas más variadas del rubro y, para que los vecinos no se aburran, todos los meses hay una hamburguesa que se sirve por tiempo limitado. El local es pequeño, apto para familias y pequeños grupos de amigos. Otro diferencial del lugar son sus postres, que sin dejar de ser sencillos tienen siempre algún toque propio. Entre lo mejor, está la crema de flan con salsa de caramelo y la chocotorta con un dejo (apenas) de café (ambos a $ 35). Se sirven en frascos, gesto fashionista que además resulta práctico a la hora de pedir para llevar. El mismo sistema se aplica a las limonadas (la de frutos rojos es sin dudas la mejor opción si se quiere acompañar la hamburguesa con una bebida sin alcohol). Resumiendo, Mi Barrio es una de esas propuestas que deberían estar en todos los barrios.

Mi Barrio queda en Arenales 2609. Teléfono: 4823-7208. Horario de atención: martes a domingos de 12 a 15 y de 20 a 23.30.


MERCADITO GOURMET

En la esquina de Soler y Humboldt, los árboles tienen varios cartelitos de madera. Fiambres, vinos, quesos, indican, señalando la entrada de Il Posto, uno de esos delikatessen que funcionan como verdaderos parques de diversiones para amantes de la cocina y de la comida. El amplio local se pliega en forma de U y va descubriendo sus maravillas a medida que doblamos en sus esquinas. Desde la puerta ya se muestran algunas estanterías con tentadores productos. Luego, aparece el mostrador donde se exhibe la orgullosa variedad de fiambres y quesos. Por último, más mesas y estantes con frascos y botellas y un amplio salón con unas pocas mesas que invitan a acomodarse para disfrutar las propuestas pensadas para consumir en el lugar.

El fuerte, claro, son los sándwiches, preparados con fiambres que se cortan en el momento. No hay rebusques innecesarios, sólo sabores plenos y honestos: asadito argentino con tomate y chimichurri, mortadela con nueces con morrones confitados y queso tybo o lomo de cerdo con provoleta y chutney de mango especiado, entre otros. Los quesos son tan buenos que, lejos de ser un acompañamiento, se convierten en protagonistas en sándwiches de mozzarella con albahaca y tomates frescos o de queso feta con tomates secos y rúcula. Mención especial para el pernil de cerdo a la naranja, al que sólo suman unas rodajas de tomate. Todos están entre $ 50 y $ 60 (con una muy buena promo de bebida gratis de lunes a viernes entre las 12 y las 16) y se puede elegir el pan a gusto, blanco, de oliva, de morrones o integral.

Un capítulo aparte merecen las picadas, desde la básica con jamón crudo, gruyère, lomo cocido y brie ($ 100) hasta la grande, que suma leberwurst, salame, bondiola, pastrón y quesos azul, reggianito, fontina y dambo ($ 300). Para acompañar, buena variedad de vinos y cervezas. El servicio acompaña muy bien la propuesta, asesorando sobre las delis y fiambres, e incluso dando de probar productos para abrir la curiosidad. Vale la pena pasar por Il Posto Mercato, comer in situ y llevarse luego algunas delicias a casa.

Il Posto Mercato queda en Soler 5502. Teléfono: 2067-8882. Horario de atención: lunes a miércoles de 10 a 21; jueves a sábados de 10 a 22.


LA NUEVA ERA DEL PANCHO

Con el moda del fast food gourmet, los panchos también comenzaron a buscar fórmulas para atraer a un público más exigente, que no se conforma con supuestas salsas especiales que en realidad no son más que mayonesas industriales saborizadas y tuneadas. Ahora, el foco comienza a ponerse en la calidad del producto y El Yorker entra en esa tendencia. Para sus panchos eligieron salchichas con piel ahumadas, de ésas que crujen deliciosamente con cada mordisco y tienen carácter propio. Según explican, el secreto es preparar cada pancho en el momento, en lugar de dejar las salchichas en el agua, donde pierden textura por la infinita cocción. Lo mismo ocurre con los ingredientes que acompañan: se grillan y se arman recién cuando se hace el pedido; esto demanda unos minutos extra de espera, pero valen la pena por lo que se gana en frescura y sabor. Los toppings que proponen son ricos, sin grandes complicaciones, partiendo del básico Soho, con queso cheddar fundido y salsa criolla al Manhattan, que lleva champignones dorados y queso gratinado, o el Tribeca, coronado con queso azul y panceta (todos a $ 35). Para agregar el toque personalizado se pueden elegir ingredientes extras ($ 10 por cada uno). Los panes se calientan al vapor y se sirven con chips. Los combos, que incluyen gaseosas o cerveza, arrancan en los $ 45.

Para sumar variedad –y cierto aspecto light– la carta también incluye opciones de ensaladas como la Hudson River, de hojas verdes, arroz yamaní, tomate, huevo, atún y semillas de sésamo ($ 60) o la NY Chicken Caesar y su clásica combinación de verdes, parmesano, pollo y croutones ($ 50). Para completar la oferta están los wraps, armados en el momento: muy bueno el Chrysler, relleno de champignones, cebolla caramelizada, tomate y queso brie ($ 50).

Con una carta que se renueva cada tres meses para sorprender a la fiel clientela que ya se está formando, en sólo unos pocos meses el pequeño y coqueto local es uno de los nuevos secretos para tener en cuenta en Belgrano.

El Yorker queda en La Pampa 2946. Teléfono: 4706-0521. Horario de atención: lunes a viernes de 11.30 a 20.00 y sábados de 12 a 16.


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.