radar

Domingo, 26 de abril de 2015

VALE DECIR

HOGAR, IMPOSIBLE HOGAR

No serán últimas casas a la izquierda (¡por fortuna!, demasiada sangre corrió en el iniciático film de Wes Craven), pero sí fantásticas moradas al final de calles imaginarias. Donde, lejos de brutales sucesos, apenas si sucede una postal surreal: un collage de estructuras ficcionales, improbables, gustosas de dar vuelta cualquier principio básico. “Poemas arquitectónicos cortos”, es como los define su creador, el diseñador gráfico germano Matthias Jung, capaz de lograr que vitrales policromados floten de tal o cual edificio, montañitas con población vacuna broten inesperadamente, o una base sospechosamente enclenque sostenga por igual. “Necesitamos más de estos bichos raros que suelen enfurecer a vecinos homogeneizantes”, festejan algunos. Otros buscan guiños y aportan: “¡Estos sitios parecen salidos de un film de Terry Gilliam!”. Estilos que contrastan y, sin embargo, se fusionan armoniosamente devienen en –a cantar de voces varias– en “ejemplares inadaptados de la arquitectura”. “Ensamblar figuras me ha fascinado desde pequeño. Siempre me ha encantado utilizar elementos que causan asociaciones diferentes cuando chocan entre sí. En este caso, para la serie Houses, lo hago con imágenes tomadas de distintos viajes por el noreste de Alemania”, explica el artista de Asperg sobre sus casas nutridas por coloridos apartamentos, rascacielos, entre otras bondades estructurales que, eclécticas, disparan la imaginería a un espacio imposible, extraño y ciertamente encantador.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.