radar

Domingo, 22 de noviembre de 2015

SALI

LA CARA DIURNA DE TRES BARES NOCTURNOS

 Por Rodolfo Reich

IDEAS NUEVAS

Cumpliendo su primer año de vida, Shout Brasas & Drinks anunció la buena nueva: el genial bar de coctelería creado por Sebastián Maggi y Santiago Lambardi duplicó su apuesta inaugurando un espresso bar, que abre desde el desayuno hasta las primeras horas del atardecer. Para esto, aprovecharon la planta baja de su gran casona en la zona de Retiro, llenaron una pared de stencils y aprovecharon el hierro, la madera y el ladrillo para conseguir una estética que coquetea sutilmente con lo industrial. Sillas modernas, múltiples enchufes y una muy buena atención terminan de armar un espacio en el que dan ganas de refugiarse del ruidoso centro porteño.

El foco del lugar está puesto, primero, en el café, de una calidad superlativa. No sólo por el blend italiano Illy que utilizan, sino por la máquina con el que lo elaboran, considerada de las mejores en el mundo (sólo hay dos en el país). A esto suman una carta única, aprovechando los almíbares caseros que también usan en sus cócteles nocturnos. Así, las opciones van de un clásico ristretto o espresso ($30) a un -por ejemplo- Caribbean Latte, con almíbar de hibisco, almendras, aguaribay y pimienta de Jamaica. Té inglés de la marca Twinings ($50) y hebras de Arkadia ($40/45) completan la oferta de infusiones. Para acompañar, una incipiente pastelería que aún está en proceso de crecimiento. Para el mediodía ofrecen una rica hamburguesa (50% vaca, 50% cerdo) con tomate confitado, salsa criolla, lechuga, provola ahumada y pickles de pepino) a $86, también una versión propia y muy sabrosa del Club Sándwich a $78, además de sándwich vegetariano, tartas propias (brócoli y tomate, calabaza y queso azul), ensaladas especiales (la Panzanella lleva mix de tomates, anchoas, alcaparras, albahaca, cebolla morada, pan tostado, radicchio rosso y pickle de limón, $76), limonadas originales y un menú del día con café y la opción de acompañarlo con una copa de vino bien elegida.

Shout café & espresso bar logra así algo difícil: entre tanta propuesta fotocopiada del centro porteño, suma aire fresco e ideas nuevas. Eso siempre es una muy buena noticia.

Shout café & espresso bar queda en Maipú 981.Teléfono: 4313-2850. Horario de atención: lunes a viernes de 8:30 a 19.


DIRECTO AL CORAZON

La carta es apenas una hoja impresa, dividida en unos pocos ítems. Bajo la categoría de “Fríos” (entre $43 y $69), llegan algunas tapas y entradas de aires tradicionales, que van de un matambre a un paté, de un vitel toné a una vizcacha en escabeche. En “Calientes”, se suman clásicos ineludibles de la parrilla nacional: chorizo, morcilla, mollejas y provoletas, además de empanadas y el siempre querido huevo frito (entre $45 y $91). Luego, es el turno de tres principales bien contundentes: vaca ($131), cerdo ($113) y pollo ($95), con cortes que varían según el día. Por ejemplo, podrá ser un tremendo bife de chorizo, bien condimentado y sabroso. O una panceta confitada, que luego se termina sobre las brasas. Acompañan vegetales parrilleros (rondan los $30, delicioso el puerro, lo mismo el zuchini) y una original propuesta de conservas caseras, con opciones como espárragos, porotos, nabo, ajíes y hongos de lili, entre varias otras. Para beber, el refresco del Atlántico (un jugo cítrico bien refrescante que se embotella todos los días, $40), cerveza lager, copa de vino y unos pocos cócteles aperitivos (gin&tonic con gin Príncipe de los Apóstoles y tónica Pulpo Blanco a $85, Balestrini Negroni a $100, Cinzano con soda a $85).

Con esta simpleza, evitando complejidades innecesarias y apuntando directo al corazón más recóndito del paladar nacional, se define la propuesta de Brasero Atlántico, el hermano diurno del ya famoso bar Florería Atlántico. Y mientras que el segundo ocupa un subsuelo oculto a los ojos del barrio, Brasero está en un local directo a la calle, con amplia vidriera y cocina a la vista dominada por una gran barra con taburetes altos donde disfrutar del almuerzo y la cena. Frascos con las conservas en las alacenas, uno de los dibujos a mano alzada de Tato Giovannoni en la pared descascarada y bienvenidos cuchillos de filo (en lugar del omnipresente serrucho que desgarra la carne) terminan de armar la escena.

La fórmula demuestra ser exitosa. Brasero abrió hace pocas semanas y se llena todos los días. Un lugar para conocer. Y para adoptar.

Brasero Atlántico queda en Arroyo 882, Retiro.Teléfono: 4393-7450. Horario de atención: lunes a viernes de 12 a 16 y de 19 a 1; sábados de 13 a 17 y de 20 a 1.


LA REINA Y EL MAYORDOMO

Cuentan poco comprobables rumores que, allá por los finales del siglo XIX, la reina inglesa Victoria tenía un amorío con su servidor, el escocés John Brown. A ese romance refiere el nombre de Victoria Brown, el bar de la calle Costa Rica que reúne dos propuestas bien distintas. La oculta, un bar glamoroso reconocido por la gran calidad de su coctelería en un ambiente nocturno y festivo. Y la frontal, un pequeño café y restaurante abierto de día para desayunos, almuerzos, brunchs y meriendas. El lugar es luminoso y canchero, con mesitas en la vereda, y de estilo e ideología bien palermitanos (no esperes encontrar a Página12 entre sus diarios de cortesía).

Con una carta repleta de términos anglosajones, el fuerte comestible de Victoria Brown Café son los sándwiches, servidos en preciosos platos metálicos sobre fuentes de madera diseñadas ad hoc, con guarnición a elección (papas bravas, fritas, batatas, aros de cebolla o mix de verdes). El de bondiola es de los más pedidos: sale en pan de tipo ciabatta e incluye la carne desmechada, salsa barbacoa, queso cheddar y coleslaw ($100). Le compite de cerca la hamburguesa de ojo de bife ($130) y, para vegetarianos, la Veggie Attack, con milanesa de berenjena, calabaza asada, queso, tomate, verdes y mayonesa de zanahoria, a $92. Suma además tartas del día, ensaladas (con distintas versiones de Caesar y otras), rabas ($65) y un inevitable menú de brunch (french toast a $62, yogurt con granola a $55, entre otros). Un combo para compartir sale $240.

El espresso es otra especialidad: preparado con café de Lattente (www.cafelattente.com), se sirve en todas las variedades esperables (entre $30 y $40), acompañadas con una pastelería bien golosa: desde un cuadrado de manzana a $40 hasta un hipercalórico John Brown, bizcocho húmedo de chocolate cubierto de dulce de leche y más chocolate por encima ($60).

Poco importa la veracidad de los antiguos rumores de alcoba: hoy, siglo y medio más tarde, Victoria Brown resume su propia dicotomía con calidad y buen gusto.

Victoria Brown Café queda en Costa Rica 4803.Teléfono: 4831-0831. Horario de atención: martes a domingos, de 11 a 19.


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.