radar

Domingo, 24 de julio de 2016

SALí

A comer, mirar y comprar

 Por Cecilia Boullosa

REFUGIO LECTOR

Es, primero, antes que nada, una librería. Y una de las más lindas y con mejor catálogo de Buenos Aires. Pero Eterna Cadencia es también otras cosas: una inquieta editorial, un espacio donde germinan cada año varios festivales de literatura. Y, también, un buen bistró, con una rica propuesta para los mediodías y las tardes.

Además de los que llegan en busca de lecturas, y más allá de los escritores habitués (siempre hay alguno tomando un café, acompañado de un cuaderno o una novela), hay un buen número de personas que se acercan cada día por la conveniencia de su menú que, a $110 (sopa, principal, bebida y postre o té) es uno de los best values de la zona. El salón, con buena iluminación natural, fue recientemente remodelado por los 10 años de la librería: tiene capacidad para 25 personas, una barra, un living íntimo y una encantadora terraza que incluso en invierno, si el sol acompaña, vale la pena aprovechar.

Entre los principales suele haber ensaladas (deliciosa la Azul, con espinaca, queso azul, peras, nueces y una vinagreta de miel y mostaza; también la Caesar), pastas y un plato rotativo que siempre remite a la cocina porteña y casera: guiso de lentejas, pastel de papas, lasagna de verdura y carne, crepes. Si el menú se acompaña con vino, el precio asciende a $140. Y baja a $70 si el plato es para llevar.

Fuera del mediodía, hay una carta de cafetería con sándwiches (por ejemplo el Mediterráneo, con brie, rúcula y tomates secos) y pastelería (pastafrola, cuadrados de coco y dulce de leche, brownies o crumble de manzana). También tienen una carta de tragos clásicos.

Como no da a la calle, el bistró se mantiene al margen de la locura y del Palermo más show-off: es un refugio rodeado de libros, donde suele haber buena música sonando y donde el tiempo adquiere otro ritmo, más lento y acompasado. El tiempo de las buenas lecturas.

El bistró de Eterna Cadencia está dentro de la librería, en Honduras 5582. Teléfono: 4774-4100. Horario de atención: lunes a viernes, de 9.30 a 20 y sábados, de 12 a 20.


CAFE DEPARTAMENTAL

Editor Market fue diseñado con la lógica de las tiendas departamentales del otro lado del hemisferio. Al estilo de las emblemáticas Macy´s o Bloomingdale’s, o incluso de la vieja Harrod’s, propone al visitante un paseo total y aleatorio, en el que se pueda adquirir una obra de arte, un jean, un perfume, un libro, un nuevo sillón para el living o tomar un café con una porción de una torta golosa. La primera sucursal abrió en un edificio racionalista de Microcentro en noviembre de 2015; la segunda vio la luz poco tiempo después, en un galpón sobre la avenida Dorrego, en los límites de Palermo. Los artífices de estas tiendas de aire cosmopolita son Gabriel Brenner y María Cherñajovsky, creadores de la marcas de indumentaria María Cher y A.Y. Not Dead, quienes invirtieron fortunas en la obra. “Es una experiencia de compra vertical y lúdica. No hace falta entrar y salir de un local a otro o ir a varios lugares para conseguir lo que el cliente busca”, en palabras de Brenner.

En la sede de Palermo el espacio gastronómico se encuentra en el corazón de la tienda. Su fuerte son los lattes, los macchiatos y los cappuccinos (entre $50 y $60) que preparan a partir de un delicioso blend de café que combina granos de Sumatra, Honduras y Colombia. “Es de cuerpo medio y acidez baja, con notas de frutos secos, pasas y chocolate”, explica Juan Pablo, mientras hace perfectos latte art, esos dibujitos con la espuma de la leche sobre la superficie del pocillo. También destaca el té matcha –es uno de los pocos lugares de Buenos Aires que lo sirve–, una suerte de té verde a la exponencial, al que le atribuyen propiedades antioxidantes y otros beneficios. Para acompañar hay pastelería seca y húmeda: recomendado el barilochito ($75), el cuadrado de frutos ($55) y el cheesecake de dulce de leche ($75). Todo está disponible para llevar o se sirve en tazas de primorosos diseños que –obvio– también están a la venta.

Editor Market Café queda en Dorrego 2133. Teléfono: 2153-0031. Horario de atención: lunes a sábados, de 10 a 20; domingos, de 12 a 20.

LA CASA DE LA MUSICA

Si se tuviese que elegir un ítem principal, podría decirse que la música es el gran hilo conductor de Casa Babel, uno de esos llamados multiespacios donde suceden muchas cosas al mismo tiempo. “Babel es una casa destinada a la libre creación”, explican sus socios, todos jóvenes treintañeros, que, por suerte, traducen sus palabras en acción concreta: dentro de esta bellísima casona de Belgrano funciona una radio, una productora discográfica, un espacio ideal para shows en vivo y, también, un pequeño restaurante con muy buen soundtrack de aires clásicos. Amy Winehouse, The Police o Exile on Main Street, de los Stones, pueden sonar durante la cena, en un volumen justo, que se hace oír sin tapar las conversaciones de las mesas, en su gran mayoría copadas por grupos de amigos.

Detalles, detalles y más detalles: la magistral ambientación de Tomás Garrahan merece un postulado aparte. Imaginativa y juguetona, se hace omnipresente sin abrumar la vista, con fotos, posters, objetos, muebles elegidos. Esto se potencia por la arquitectura de una casa llena de cuartos –que pueden reservarse para celebraciones privadas–, donde cada uno tiene su estilo propio. Suma linda barra y patio con plantas y pisos en damero, que espera ansioso por el sol de la primavera.

La carta es breve y concisa, donde se lucen los cócteles (infalibles el Aperol Spritz, el Ipanema Tom y el Chloé), los tequeños (unos rollos con queso típicos de la cocina venezolana, $110), la burrata ($150) o los langostinos crocantes ($150). Solo hay dos principales: en este momento donde el frío del invierno se hace notar, ofrecen un estofado de cordero ($190) y un risotto de hongos ($180), y ambos cumplen con su función de llenar la panza y calentar el espíritu. De postre, rica la torta de banana con miel de canela y helado de dulce de leche.

Casa Babel abrió hace ya dos años se hizo de un nombre en el mundillo artístico gracias a una propuesta que cierra por varios frentes: la música, la estética y una cocina que, si bien no es lo esencial del lugar, acompaña bien. En suma: una buena experiencia.

Casa Babel queda en Mendoza 1267. Teléfono: 4477–8485. Horario de atención: miércoles a sábados, por la noche.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.