radar

Domingo, 27 de diciembre de 2009

SALí

PARIS ORGANICO

A Nos Amours: comida francesa, lectura y fotografía

El hábito de leer en la mesa suele ser uno de los preceptos prohibidos en un almuerzo o cena hogareña, al igual que mirar la tele o sentarse a comer con las manos sucias. En cada mesa de A Nos Amours, en cambio, descansan libros en francés y en castellano de autores como Cortázar, Prévert, Camus o Sartre y se convierten en lectura obligada antes de pedir cualquier comida. Este restaurante con elaboraciones a base de productos orgánicos llegó hace pocos meses a esta casona de Palermo, límite con Villa Crespo.

El parisino Constant Anne decidió homenajear la película de Maurice Pialat dándole nombre a este bonito reducto orgánico, con capacidad para treinta cubiertos y algunos más que se cuelan en el pequeño patio. La pizarra que cuelga en lo alto de una de las paredes oficia de menú, donde van variando los platos según las semanas, la estación del año y los productos que se consiguen. Desde bondiola, bruschettas, salmón, pastas y por supuesto excelentes postres franceses como la crême brulée o unas croissants o tostadas para las meriendas.

Los vinos, orgánicos también, se sirven en decantadores para que se oxigenen mejor y logren una evolución más rápida; en síntesis, un mejor sabor. Como en todo fundamentalismo alimentario, las gaseosas están prohibidas. Bienvenidos entonces los jugos naturales y el agua mineral.

Constant, como buen anfitrión, se pasea por las mesas dando sugerencias a los clientes. Y también se lo puede ver posando en una foto gigante que cuelga en una de sus paredes. Es que otra de sus habilidades es la fotografía. De hecho trabajó muchos años en el diario francés Libération, hasta que decidió colgar el periodismo para pasar al universo del delantal, las ollas y los manjares orgánicos.

A Nos Amours queda en Gorriti 4488, esquina Aráoz. De martes a sábado de 9.30 a 0. Domingo de 11 a 20. Lunes cerrado. Teléfono: 4897-2072.


DE EUSKADI CON AMOR

Sagardi: un festín del País Vasco

Quienes quieran viajar a la zona vasca sin pasar por Ezeiza la gran opción porteña es pegarse una vuelta por la taberna Sagardi Buenos Aires (porque también tiene sucursales en Madrid, Barcelona, Zaragoza). El plan perfecto es sentarse a las mesas altas a picotear algo o tomarse una sidra helada en la barra (la legítima sidra Zapiain). Además ofrecen más de 80 variedades de pinchos, desde bocados tradicionales a combinaciones exóticas, y cumplen la función de aperitivo, comida o cena informal. Para los que no toleran las bebidas efervescentes hay una extensa carta de vinos (españoles y argentinos).

Para los que gustan de sentarse a comer como Dios manda, con cuchillo, tenedor y servilleta en el regazo, Sagardi tiene salones privados y un asador a la vista que deja ver cómo todo se va cocinando a las brasas. Y para los que quieran darse un festín de frutos de la tierra y del mar, el menú es más que amigable y completo. En homenaje a las tradiciones y los terruños vascos, Sagardi elaboró tres banquetes para aprovechar en las fiestas: el de Sidreria (Txistorra frita, tortilla de bacalao, bacalao frito, txuleton a la parrilla y tarta fina de manzana al sagardoz); el de Gernika (Txistorra frita, plato de cuchara del día, txuleton a la parrilla y arroz con leche); el de Getaria (boquerones marinados, croquetas de jamón ibérico, espárragos blancos frescos estilo Navarra, merluza con kokotxas en salsa verde y pastel vasco). Después de la velada, habrá que salir a hacer un poco de ejercicio para no irse a dormir pipón.

Sagardi queda en Humberto 1 319. Barra de pintxos: todos los días, de 11 a 24.
Cocina: de 13 a 16 y de 20 a 24. Teléfono: 4361-2538.


LA VANGUARDIA ES ASI

Barbaro Bar: plástica, música y cocina gourmet

Para Barbaro Bar podría decirse que el 2009 fue un gran año: celebró su aniversario número 40, fue declarado Bar Notable de Buenos Aires y sigue recibiendo comensales en cantidad todos los días. Como si fuera poco y con la idea de extender los motivos para seguir festejando presentó su nueva carta, con platos que remiten, en nombre y esencia, a los artistas plásticos que lo crearon y a su filosofía de buena mesa y amigos.

Una frondosa variedad de ensaladas frescas encabeza la lista de posibilidades, además de los platos principales como Lomo Nueva Figuración (tournedos de lomo envueltos en panceta, en reducción de Malbec, acompañados por gratén de queso y papas); Trucha Pop Art (trucha con aceite de albahaca y verduras grillé); Realismo Mágico (bife de chorizo con pimientos asados, papa al romero y crocante de panceta) y Chicken Madi (pechuga rellena con queso, aromatizada con naranjas, con hojas verdes y tomates confitados). Eligieron los nombres en homenaje a las diferentes corrientes artísticas y en función de las despedidas de fin de año, donde los clientes exigen novedades.

Las mesitas en la vereda del pasaje Tres Sargentos son un lujo. Como son poquitas hay que llegar temprano, tano al mediodía y a la noche. Los vidrios de la fachada fueron pintados por Jorge De la Vega: varios rostros en blanco y negro que dejaron la impronta de este arquitecto, pintor y cantautor argentino. Muchos consideran a Barbaro como el primer pub de Buenos Aires y lugar símbolo de toda una generación. Hoy es un lugar en donde se conjugan plástica, música y cocina gourmet. Y como toda conducta de vanguardia, siempre van por más.

Barbaro Bar queda en Tres Sargentos 415 (Retiro).
Teléfono: 4311-6856.


GRANDES Y CHICOS

Casa Mua: arte y diseño para padres, juegos para hijos

Una de las esquinas de Buenos Aires que en los noventa supo ser ultrarrockera (sí, esa esquina donde estaba el viejo Podestá y desfilaban todo los grupos indies del momento) hoy alberga una casa de té y panadería boutique. Casa Mua se instaló en Palermo para probar un concepto que nace de la urgente necesidad de unos padres jóvenes y activos, con hijos pequeños. Sonia Giacobbe e Israel Garrido soñaban con poder relajarse y pasar tiempo con amigos y al mismo tiempo atender a sus hijos. Como ambas posibilidades parecían ser totalmente incompatibles, decidieron abrir su propio espacio con esta propuesta gourmet, muestra de arte y diseño contemporánea para los adultos y espacio lúdico para los más chicos con animadores y juegos. El sueño de todo padre: sentarse a comer sin tener que ocuparse de nada más.

De la mano de coordinadores capacitados, los chicos toman clases de arte, juegan con música o títeres y esculpen con plastilina en un espacio pensado exclusivamente para ellos, repleto de juegos didácticos. Mientras tanto los más grandes pueden leer algún libro de viajes o decoración recostados en la biblioteca de la planta baja, pasearse por la tienda de decoración o comprarse una obra de la muestra itinerante.

El menú que ofrece jugos naturales de frutas y verduras, gazpachos y pinchos de frutas frescas en verano o sopas nutritivas en invierno; tablas de quesos, opciones de ensaladas con semillas y una variada propuesta de sándwiches y wraps. La perla en la gastronomía de Casa Mua es la panadería boutique, que ofrece panes caseros combinados con cereales y vende sus productos envueltos en papel madera desde una barra que da a la calle. Próspero Velasco, ex repostero del restaurante top Oviedo, Casa Mua tiene una carta de repostería con productos caseros como tortas y minitortas, cookies, muffins y budines. ¿Qué más se puede pedir?

Casa Mua queda en Soler 4202. Teléfono 4862-7561.
Abierto desde las 9 hasta las 21.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.