radar

Domingo, 4 de enero de 2004

VALE DECIR

Vale decir

DURAN Y DURAN
Confirmado: Simon Le Bon y sus compañeros de Duran Duran abandonaron la adolescencia tardíamente. Lejos de estar arrepentido o avergonzado por ello, Le Bon recuerda divertido los síntomas (y los aromas del espíritu teenager) ante los periodistas de su país. “Solíamos alquilar el salón de baile de un club obrero de Birmingham para ponernos nuestras pelucas y nuestros trajes con hombreras tan años ‘80 y meternos en las competencias de imitadores de la banda... ¡Siempre ganábamos!” Mientras disfrutan del éxito de una gira internacional y reconocen que esos días han quedado atrás, Le Bon y compañía aseguran que “hoy nos las arreglamos para dormir un poco más –aunque no tanto. Los shows siguen adelante y eso es lo que más nos importa. Podríamos decir que en aquella época teníamos la cabeza en otras cosas”.

PERROS ANGUSTIADOS
Si no da la patita ni hace el muertito –como el perro de los Redonditos de Ricota pero sin la actitud rocanrol– algo anda mal, y es hora de aprovechar un no del todo novedoso, pero un tanto bizarro servicio: el del terapeuta canino. Lo que hay de nuevo en todo este asunto es que en algunas partes del mundo ya existe la escuela dedicada a formar profesionales de este rubro. En Japón, sin ir más lejos (y considerando que no es posible ir mucho más lejos), la “Asociación de Reflexología” acaba de implementar un curso de 98 horas de duración en el cual se enseñan materias tales como Anatomía Canina, Kinesiología Canina y Psicología Canina. “Muchos perros sufren de fatiga tanto mental como física debidas a múltiples factores”, dijo sin demasiada precisión y en evidente plan promocional Sayo Fushita, director de la escuela. Las clases empiezan recién en abril de este año, pero ya han sido cubiertos tres cuartos del cupo; aprovechando tamaño éxito, la asociación planea abrir salones “de relajación” para perros en los próximos meses. El curso tiene un costo de unos cuatro mil dólares (más viáticos, para quienes vivan de este lado del mundo), lo cual deja una idea bastante clara de quién es el que va a quedar con la lengua afuera al final del curso.

EL AMOR TIENE CARA DE MUJER
Un grupo de investigadores de la Universidad de Londres acaba de lanzar al mundo una serie de revelaciones de absoluto rigor científico que amenazan con repercutir como una bomba en el mundo del amor y el matrimonio. El informe concluye que “las mujeres solteras son las únicas cuerdas”. La cosa es así: una tal Doctora Michaela Benzeval, al frente de un comando de entusiastas hombres y mujeres de ciencia, convocó para su muestra a un grupo de unas 4500 personas de ambos sexos y lo sometió a una larga serie de cuestionarios destinados a medir sus niveles de sanidad mental. Los resultados, publicados originalmente en el Jornal británico de Epidemiología y Salud de la Comunidad, atentan –según algunos sites de noticias que ya se hicieron eco del reporte– contra las creencias más románticas de la “generación Bridget Jones”, según las cuales una mujer (heterosexual) sólo puede ser realmente feliz en cuanto encuentra al presunto “hombre de su vida”. Es que, puesto en trazo grueso, el asunto se reduciría a lo siguiente: las mujeres solteras quedan mejor del marote cuando han sido solteras toda su vida que cuando se han casado y divorciado o han noviado largamente y sufrieron algún tipo de ruptura sentimental. A su vez, se reveló no sólo que las relaciones “seriales” son muy saludables para los hombres pero tienen un efecto adverso en el sexo femenino, sino que “los hombres en pareja mostraron mejor salud mental que los solteros”. El equipo ha sugerido que el gobierno debería ir tomando cartas en el asunto para prevenir los serios trastornos psicológicos a los que se expondría la mujer casada o en concubinato. Porque ahora resulta que El club de las divorciadas no era el spa que nos vendieron en la película con ese título sino más bien un internado para mujeres al borde de un ataque de nervios.

LAS PATAS DE LA MENTIRA
Recién despedido el 2003, todavía se siguen anunciando los premios entregados a los grandes logros del año en las más diversas actividades humanas (y de otro tipo). Afectos a eso de andar premiando cualquier cosa (con y sin ironía), los ingleses ya designaron a los nuevos, célebres miembros del Salón de la Fama de “las metidas de pata verbales” y varios de los personajes honrados con tal distinción han resultado ser prominentes figuras públicas de la política y el espectáculo norteamericanos. Por un lado, el secretario de Defensa de la actual administración, Donald Rumsfeld, se llevó uno de los galardones principales –el “Gold Bull”– en reconocimiento a la autoría espontánea de una de las frases del año (lo de “se llevó”, vale aclarar, es una manera de decir, ya que Rumsfeld no se hizo presente en la ceremonia de premiación). Rumsfeld dixit: “Los informes que dicen que algo no ha ocurrido siempre son interesantes para mí dado que, como sabemos, hay conocidos conocidos, hay cosas que sabemos que sabemos y también sabemos que hay conocidos desconocidos; es decir, que sabemos que hay algunas cosas que no sabemos”. Galimatías propio de la estrategia comunicacional de la administración Bush, no fue la única cita meritoria de la noche. El mismo premio era disputado por el eterno mastodonte austríaco y flamante gobernador electo de California, acusado por sus enemigos políticos de militar en las filas de la más rabiosa homofobia, quien hizo durante su campaña electoral una de las observaciones más agudas (¿?) e inexplicables de la temporada: “El matrimonio entre gays es un tema que debería resolverse entre un hombre y una mujer”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.