radar

Domingo, 10 de enero de 2010

VALE DECIR

La Résistance

En noviembre, en Suiza, los cantones votaron y una mayoría del 58 por ciento decidió prohibir que se siguieran construyendo minaretes, esas torres que adornan las mezquitas.

En Suiza existe una preocupación por la “islamización” de la sociedad y entonces ven a los minaretes como el símbolo de esa amenaza. En los afiches que instaban a votar a favor de la prohibición, aparecía una mujer con una burka y las torres de las mezquitas de fondo, dibujadas como si fueran misiles.

En Bussigny, una pequeña ciudad cerca de Ginebra, se alzó una voz de protesta. No fue la de un musulmán suizo sino la de Guillaume Morand, uno de los dueños de la cadena de zapaterías Pomp it Up.

Según The Wall Street Journal, Morand, que no practica ninguna religión, decidió construir su propio minarete al día siguiente de la consulta popular. Con la ayuda de su socio Serge Forni, que estudió arquitectura, buscaron en Internet hasta encontrar el tipo de torre que querían.

A los empleados de Morand les tomó medio día subir el minarete de 130 kilos hasta el techo de uno de los almacenes, a cuatro pisos de altura. Luego instalaron dos reflectores de quinientos watts para iluminarlo por las noches.

“El referéndum fue un escándalo”, dice Morand. “Me dio vergüenza ser suizo. No tengo poder como para hacer gran cosa, pero quería darles un mensaje de paz a los musulmanes.”

Guillaume Morand y Serge Forni, los dueños de la cadena de zapaterías Pomp it Up, que desafiaron la nueva ley suiza poniendo un minarete en uno de sus locales.

El nuevo minarete se ve claramente desde la autopista que va de Ginebra a Lausanne, pero las autoridades no han tomado medidas. “No viola la ley”, dijo Claudine Wyssa, alcalde de Bussigny. “No tiene nada que ver con el Islam. Un minarete necesita una mezquita y en este caso es solamente un galpón con zapatos.”

Morand no tiene intenciones de quitar su obra: “Si quieren venir y sacarlo, que lo hagan, no voy a pelear. Pero voy a sacar fotos mientras lo hacen y se las voy a mandar a los medios. Que se hagan cargo”.

Mientras tanto sigue agregándole reflectores al techo, para que todos vean su mensaje de paz, para dejar de tener vergüenza de ser suizo.

Compartir: 

Twitter
 

Guillaume Morand y Serge Forni, los dueños de la cadena de zapaterías Pomp it Up, que desafiaron la nueva ley suiza poniendo un minarete en uno de sus locales.
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.