radar

Domingo, 21 de noviembre de 2010

VALE DECIR

Los secuestrados no pueden divertirse

Los piratas de Somalía no se detienen. Empezaron haciéndose a la mar para defender su derecho a la pesca en aguas territoriales –ya que Somalía es tan pobre que no tiene ni guardacostas– pero luego le tomaron el gusto a esto de “al abordaje”, tomar rehenes, cobrar rescate.

Las fuerzas navales de la Unión Europea, probando una vez más que la vida imita al arte y viceversa, empezaron a distribuir Cómo sobrevivir a la piratería en las costas de Somalía. “Sea paciente”, “Mantenga la calma”, “Coopere cuando sea posible”; la mayoría de estos consejos son verdades de Perogrullo. Inclusive sugieren hacerse amigo de los piratas para evitar abusos y hechos de violencia.

“Evite las drogas”, sin embargo, es un consejo insospechado, ya que un rehén típico pasa “entre 6 y 12 semanas de cautiverio”. Sin embargo, los piratas fuman khat, una plantita que no sirve para escuchar reggae; es un estimulante que causa excitación y pérdida del apetito. “Tomar drogas puede ser un alivio temporal –dice el panfleto–, pero los efectos negativos de la abstinencia y la tensión debida al ansia por más puede resultar en violencia innecesaria por parte de los captores.”

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.