radar

Domingo, 30 de diciembre de 2012

VALE DECIR

Metalero hasta la muerte

Inexplicable: en Suecia, un hombre de 42 años obtuvo una pensión del Estado por su adicción... al heavy metal. Según desarrolla el periódico Global Post, el favorecido por dicha compensación se llama Roger Tullgren y tal es su (exagerado) amor al género musical que llegó a asistir a 300 conciertos sólo el año pasado, complicándosele mantener un trabajo fijo y estable. De modo que procedió a hacer lo que sólo los ocurrentes harían: consultó a tres psicólogos para que dejaran asentada su dependencia.

“He estado intentando ser calificado como discapacitado por diez años”, aseguró Tullgren al diario The Local sobre el problema que lo aqueja desde niño (según relata, es fanático del heavy metal desde que su hermano mayor le hizo escuchar un álbum de Black Sabbath a los 2 años). “Mis psicólogos finalmente coincidieron en que necesito esto para no seguir siendo discriminado”, remató el reivindicado adicto que, de momento, trabaja part time como lavaplatos en un restaurante de la ciudad de Hassleholm.

Al tanto de su condición, el nuevo jefe de Roger se ha mostrado compasivo. No sólo le permite cantar a gusto mientras completa sus tareas diurnas (“siempre y cuando no moleste a los clientes”); también le da permiso especial para asistir a algunos recitales metaleros. Tampoco le hace problema por su look (pelo largo, tatuajes, joyas calavéricas y otros etcéteras). “Roger se siente obligado a mostrar su estilo heavy metal y eso lo pone en una situación difícil para el mercado laboral. De allí que necesite una ayuda financiera extra”, explicaba el informe que, enviado al Estado, le valió a Tullgren una pensión para seguir rockeando.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.