radar

Domingo, 17 de marzo de 2013

VALE DECIR

El delivery siempre llama dos veces

x

Alguna gente no sabe cuándo alegrarse; la norteamericana Maryangela Tobin es una de ellas. A principio de mes, la mujer de Plymouth, Massachusetts, recibió un paquete entregado por la firma FedEx y, al abrirlo, encontró velas, menta y algo que pensó era popurrí. “Debe ser un regalo para mi hija”, arriesgó, entonces, la buena señora. Error: ni un obsequio ni una especie aromática. Cerrada al vacío había una bolsa con marihuana. En vez de buscar una pipa o papel de armar, horrorizada frente a la situación, la mujer buscó el teléfono más cercano y llamó a la policía.

Según CBS Boston, las fuerzas de seguridad arribaron al domicilio, recogieron la droga y rápidamente contactaron a la paquetería para advertirles que la familia Tobin corría peligro si quien había enviado las sustancias notaba su error, pedía la dirección donde había sido mandada la caja e intentaba recuperarla. Así y todo, la compañía de entrega facilitó el destino, lo que generó lo más temido: que un extraño y sus dos compinches —los auténticos dueños de la marihuana— tocaran a la puerta de la señora preguntando por el paquete.

“Yo sabía que era el narcotraficante y me puse muy nerviosa”, explicó Tobin que, frente a los malhechores, no pudo más que cerrar la puerta de golpe, poner cerrojo y llamar a su abogado. Porque, claro, ahora demanda a FedEx por revelar su dirección a un sospechoso de traficar estupefacientes a pesar de recomendaciones explícitas de la policía y en violación de las leyes de privacidad de Massachusetts.

“Han puesto en peligro a toda mi familia. Ahora, cada vez que entro a mi hogar, paso yo primero y reviso que no haya nadie. Recién entonces dejo que mis hijos ingresen”, aseguró la dramática Tobin, a la que bien le vendría relajarse. ¿Un poco de reggae, quizás?

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.