radar

Domingo, 31 de marzo de 2013

VALE DECIR

Arrolla la sed

Una maestra jardinera ha sido despedida por incentivar a sus estudiantes a que probaran su sangre. Ni cría vampiritos ni los maltrata: el caso se registró en Oslo, Noruega, en las instalaciones del centro educativo Drayhaug, donde una señorita —cuyo nombre no se ha dado a conocer— tuvo la sórdida idea de llevar una muestra de su propia sangre y, a continuación, depositarla en un plato para que los niños mirasen.

Así relata otra instructora, Inger Lise Soemme Anderson, testigo de los hechos. Según explicó a la agencia de noticias Reuters, los jovencitos preguntaron entonces si podían tocar el tazón y su contenido de ADN, y la sanguinaria profe respondió que sí. Luego los nenes le consultaron sobre cómo limpiarse el rojizo contenido de los dedos y la señorita hizo lo impensable: mojó su dedo en la propia sangre y se lo llevó a la boca, lamiéndolo con intención de que los alumnos siguieran su ejemplo.

Según el relato oficial, uno de los colegiales le contó a un empleado de la escuela el incidente, que ocurrió el pasado martes e, interrogada al respecto, la profesora admitió que, en efecto, lo relatado había sucedido. Aclaró, sin embargo, que sólo vio a uno de los chicos llevarse el dedo a la boca, que de los once restantes no podía asegurar nada. Ahora, la señorita está siendo sometida a una serie de análisis por patógenos de transmisión sanguínea, mientras los padres de las criaturitas están que trinan.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared