radar

Domingo, 31 de marzo de 2013

PERSONAJES > VUELVE JUEGO DE TRONOS, CON SUS REINAS OXIGENADAS

Melenitas de oro

 Por Mariano Kairuz

Cersei Lannister es, como lo sabe cualquiera de los millones de fanáticos de la saga de George R. R. Martin Game of Thrones, la reina de los Siete Reinos del continente de Westeros (u Occidente, o poniente, según la traducción). Es decir, la esposa del rey Baratheon, casada por un arreglo matrimonial hecho por su padre, jefe de la familia más rica del territorio. Cersei es, además, una tremenda zorra de telenovela, una monarca conspirativa y asesina e incestuosa que padece su matrimonio mientras ansía algo más que acaparar el poder: tal vez erigir en el trono una familia propia. Lo que no es poca cosa, si uno se atiene a ese pequeño dato enumerado un poco al pasar, el del incesto: Cersei lleva años encamándose con su hermano mellizo, Ser Jaime un personaje más inescrupuloso que ella misma–, y los tres hijos del rey son en realidad del muchacho, su tío y padre a la vez. Cersei es, finalmente y como lo sabrán también buena parte de los fanáticos de la exitosa miniserie basada en la saga de Martin que esta noche empieza su tercera temporada por HBO, la bella Lena Headey. Una presencia persistente que aún no se ha hecho un nombre entre el público masivo, pero que se forjó unos cuantos seguidores en el cine fantástico (y afines): antes, hace no tanto, Lena fue la reina espartana Gorgo, la mujer de Leónidas, en la épica hiperdigital basada en la historieta de Frank Miller 300, papel que le reservaba unas escenas de sexo estilizadísimas, un poco ridículas a decir verdad, pero inevitablemente magnéticas para casi cualquiera. No mucho después fue la Sarah titular en las dos temporadas de la serie televisiva Terminator: las crónicas de Sarah Connor, que pretendía rellenar los huecos temporales entre las películas con Schwarzenegger. Más recientemente, encarnó la cara tajeada pero no por eso menos hipnótica a la temible Ma-Ma, Señora del narcotráfico, en la segunda, violentísima adaptación de la historieta Dredd. Ahora la esperan la precuela de 300 y participaciones en un par de esas series de películas basadas en literatura fantástica adolescente post Harry Potter, Crepúsculo y demás. Si eso fracasa, todo indica que igual será por años Cersei, y por alguna razón, a pesar de su delicada hermosura que hace brillar mucho más sus ojos azules cuando lleva el pelo de su natural morocho o castaño oscuro, que de rubia teñida para Game of Thrones productores y directores de casting la consideran una chica ideal para interpretar a mujeres duras y de armas tomar, y los fanáticos, siempre un poco mareados, del cine y la literatura bizarra, de ciencia ficción y fantasía medievales, decidieron adoptarla como su última pin-girl. Todo el asunto es un poco obsceno: a los casi 40 años, la inglesa Lena Headey, que se inició en el cine en 1992 con un personaje en la adaptación de la novela Waterland, de Graham Swift (notables las escenas en las que intentaba abortar dando saltos violentos), en una versión amable en el recuerdo de El libro de la jungla y en un papel secundario menor en Lo que queda del día, es hoy el sueño húmedo de un montón de geeks acovachados en sus habitaciones oscuras detrás de sus notebooks conectadas a The Pirate Bay o Cuevana.

También está Daenerys Targaryen, la princesa exiliada de la dinastía Targaryen, como lo saben igualmente las legiones de onanistas que llevan leídos los cinco voluminosos libros de la saga (todos conseguibles acá en la edición de Plaza & Janés) y que le reclaman al corpulento escritor de 65 años que se deje ya mismo de ir a convenciones y de perder el tiempo con contratos televisivos y prólogos a sucedáneos de sus libros o libros de otros, que ya no es un jovencito y tiene que dejar la serie terminada (uno, ¿dos? libros más, tal vez) antes de que, para decirlo con la parsimonia de sus personajes, llegue El Invierno.

Lena Headey como Cersei, la reina incestuosa.

También conocida como Daenerys de la Tormenta, al comenzar la miniserie esta hada rubia, lánguida y nívea tiene varios años más que los 13 que consigna el primer libro, lo cual la habilita para aparecer desnuda y también un tema recurrente y un perturbador un poco abusada por su maltratador hermano Viserys. Como el asunto de la trama es un poco enredado, siempre está Wikipedia para desenredarlo un poco. El tema es que hay sexo, claro: ésta es una telenovela con sangre y espadas y muchos diálogos no siempre conducentes pero algunas grandes escenas, y eventualmente dragones, y bastante sexo. La chica que interpreta a Daenerys es otra inglesa (del ’87), casi desconocida, llamada Emilia Clarke. A ella le toca recorrer el arco de la frágil doncella, última de una estirpe, vendida como esclava, a convertirse en solitaria reina guerrera, que termina de fortalecerse cuando le arrebatan a su esposo y al hijo de ambos en su vientre, y que sigue adelante, liderando a su nueva tribu, con un propósito inclaudicable: recuperar el Trono de Hierro. Clarke es otra llamativa muchacha de ojos claros cuyo cabello originalmente castaño fue oxigenado por la producción, y cuyo vestuario en sus primeras escenas consiste en 1) Nada y luego 2) Algo que por alguna razón permite verla como si no tuviera nada encima. Los fans del género están que revientan de la emoción, por decirlo con un eufemismo.

La tercera temporada de Game of Thrones empieza hoy a las 22, tras la repetición del último episodio de la temporada previa (a las 20.45), por HBO.

A los cinco tomos de Canción de hielo y fuego (Mondadori), de George R. R. Martin, titulados Juegos de tronos, Choque de reyes, Tormenta de espadas, Festín de cuervos y Danza de dragones, acaban de sumarse en las librerías dos productos auténticamente exploitation: El libro oficial de Juego de tronos (Grijalbo, 192 páginas), un volumen ilustrado con entrevistas a los guionistas de la serie y sus actores, y Festín de hielo y fuego: el manual de cocina oficial (Monroe-Cassel y Lehrer, Ed. Aguilar, 218 páginas) un recetario de cocina medieval.

Compartir: 

Twitter
 

Emilia Clarke como Daenerys.
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared