radar

Domingo, 26 de abril de 2009

La orgía perpetua

Flaubert on line: en www.bovary.fr se pueden consultar las mil y una variantes de Madame Bovary.

Desde hace algunos días, las 4500 páginas de Madame Bovary, la emblemática novela francesa del siglo XIX, está disponible on line. Gracias al maratónico esfuerzo de transcripción por parte de 130 voluntarios de gran parte del mundo todas las variantes de la obra maestra de Gustave Flaubert pueden ahora ser consultadas en una nueva página web. Y es la primera vez que el proceso completo de creación y publicación de una novela clásica se encuentra disponible.

La página –www.bovary.fr– contiene, sin embargo, no sólo el texto publicado e imágenes del apenas legible manuscrito, sino también controles interactivos que permiten al lector reinsertar pasajes corregidos y cortados por Flaubert o sus editores, otorgándole casi, casi, la posibilidad de hacer su propia aventura bovarista.

En 1857, luego de su aparición en serie, Flaubert y sus editores fueron demandados por el estado francés por “escandalizar al público y la moral religiosa”. Flaubert ganó.

Hoy, todo aquel interesado en ingresar al sitio en busca de chanchadas suprimidas por los editores se verán, no obstante, desilusionados. Aunque Flaubert estaba furioso porque su texto había sido alterado con el fin de evitar juicios, los pasajes censurados son apenas más explícitos que la mayoría de los que finalmente quedaron. Por ejemplo, la magnífica escena en la que Emma Bovary y su amante hacen el amor en un carruaje con las cortinas bajas mientras recorren las calles de Rouen está apenas cambiada en numerosas versiones del manuscrito.

Este proyecto fue lanzado seis años atrás como una herramienta para estudiantes de literatura. La biblioteca municipal de Rouen –ciudad natal del escritor–, que cuenta con los manuscritos de Flaubert, solicitó a varios académicos que colaboraran en la transcripción de los manuscritos. Rápidamente, se decidió abrir las puertas del proyecto a los entusiastas amateurs y también dejar que los resultados pudieran ser vistos tanto por el público general como por los especialistas. 130 voluntarios, entre 16 y 76 años, y precedentes de una docena de países, incluyendo Francia, Portugal, Austria, Bélgica, Colombia, Costa de Marfil y Nueva Zelanda fueron, en definitiva, los hacedores de este acontecimiento literario. “Hubo momentos en que descifrar una sola página de la escritura meticulosa y obsesiva de Flaubert llevó casi diez horas de trabajo”, contó Danielle Girard, responsable de coordinar este trabajo en el que participaron granjeros, amas de casa y hasta un buscador de petróleo.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.