radar

Domingo, 30 de agosto de 2009

TELEVISIóN > UN HALLAZGO: TALK TO ME, DE KASI LEMMONS

La voz negra

Por estos días, se puede ver en cable una película que no se estrenó en cines o dvd: Talk to me, de Kasi Lemmons, considerada la primera cineasta negra de la generación post-Spike Lee. Con Don Cheadle y Martin Sheen, rescata la historia de Petey Greene, un ex convicto deslenguado que en los años ’60 consiguió ser DJ de una radio de Washington, y se convirtió en el hombre que, desde su micrófono, supo contener a la comunidad el día del asesinato de Martin Luther King.

El cable siempre puede dar alguna sorpresa en materia de cine, sobre todo en cuestión de películas recientes que no sólo nunca llegaron a los cines argentinos sino que, en este caso, ni siquiera al DVD. Igual que tantas otras historias que versen sobre negros o béisbol, Talk to me fue dejada de lado por la distribución comercial por tratar sobre temas “localistas”. A esto hay que agregarle un dato de la realidad: a pesar de las buenas críticas y de la presencia de un actor carismático como Don Cheadle –de todos modos, el actor de Traffic, Colors y La gran estafa no es un imán para la taquilla–, el resultado no fue exactamente un éxito comercial.

Talk to me cuenta la historia de Petey Greene, legendario DJ radiofónico que pasó directo de la cárcel al micrófono de una estación de Washington en los convulsionados años ’60, cuando la palabra motherfucker no era apta para el éter. En esos tiempos de cambios violentos, el ex convicto transformado en comunicador social contuvo casi por sí solo a la furiosa población negra de la ciudad de Washington el día que mataron a Martin Luther King, ya que obviamente su lenguaje era radicalmente distinto a los de sus colegas de otras emisoras. Pero esta atrapante película biográfica no es sólo una descripción de la gente involucrada en medios de comunicación sino también un relato sobre los conflictos personales de un tipo que casi de un día para el otro sale de la cárcel para convertirse en una especie de superestrella invitada al show de Johnny Carson, y no sabe cómo enfrentar el éxito, la responsabilidad y las cosas que los demás esperan de él. La intensa y creíble actuación de Don Cheadle como Petey Greene es memorable, y justificaría por sí sola la visión de esta película, que merece mejor destino que andar perdida por el zapping del cable.

Talk to me es la tercera película de Kasi Lemmons, una directora que no sólo es guionista y actriz sino que, además, es prácticamente la primera cineasta negra de la generación post-Spike Lee, aquella que junto a directores como Carl Franklin, John Singleton, Bill Duke y los Hughes Brothers estaban destinados a ofrecer una alternativa soul al cine estadounidense moderno, pero que en un punto fueron absorbidos por Hollywood para hacer productos bastante estereotipados. Como actriz, Kasi Lemmons participó en todo tipo de shows de televisión –incluyendo el programa de Bill Cosby– y en cine apareció en películas como School Daze, de Spike Lee; El silencio de los inocentes, de Jonathan Demme; Candyman, de Clive Barker; y en el debut hollywoodense de John Woo, Operación cacería, donde encarnaba el personaje secundario de la detective de Nueva Orleans que moría acribillada en una de las mejores escenas violentas de este raro caso de obra maestra hecha a la medida de Jean Claude van Damme. Estos y otros roles secundarios en films de acción no la acercaron al estrellato, y sin embargo su ópera prima como realizadora, el drama con Samuel Jackson Eve’s Bayou (otra que no se estrenó comercialmente en la Argentina), la convirtió en la cineasta más promisoria de 1997 (incluso el crítico Roger Ebert eligió el debut de Lemmons como su film favorito de aquel año). Resistiéndose a aceptar cualquier proyecto fácil, común y corriente ofrecido por los estudios, que en su caso serían comedias románticas falsamente alternativas y light, Kasi dirigió en 2001 The Caveman’s Valentine un policial tampoco conocido en nuestro medio.

No es difícil entender qué la hizo acercarse a la idea de hacer una biopic sobre Petey Greene, sobre todo teniendo en cuenta que antes Lemmons se pasó varios años intentando desarrollar un film sobre la vida de Richard Pryor –que cada tanto vuelve a ser anunciado con Eddie Murphy en el rol estelar–, ya que el personaje central permite acercarse de un modo extremadamente simple y neto al conflicto de una persona común y corriente que se encuentra en el lugar y momento preciso de un gran cambio social. La historia empieza cuando el programador de una radio de Washington (Chiwetel Ejiofor, actor al que pronto veremos en la megaproducción 2012, de Roland Emmerich) va a la cárcel a visitar a su hermano convicto. Ahí conoce a un reo a punto de salir, a quien le dice que cuando llegue a la calle no dude en ir a buscar algún trabajo a la emisora. Es el tipo de propuesta que suele ser más amable que real, y que de concretarse la improbable visita del pequeño criminal en cuestión a la radio, el puesto estaría más próximo a los baños y los productos de limpieza que a los discos o el micrófono. Pero un buen día cae ahí el hombre de aspecto calamitoso y lenguaje sumamente profano, ciento por ciento caradura, exigiendo su puesto de DJ, idea que obviamente horroriza al blanquísimo dueño de la emisora, un adecuadísimo Martin Sheen. Hay toda una serie de enredos muy divertidos que llevan al protagonista a su estrellato radial, pero si bien la película nunca deja de ser una comedia, el drama está por todos lados, y por sobre todo el asunto central, que es el de las decisiones individuales ante una realidad colectiva. No tiene sentido contar más la película: la darán varias veces más en el limbo del cable, y por su estilo y la contundente banda sonora (incluye lo mejor del soul, y no lo más obvio, además de una notable recreación de un show de James Brown, encarnado por Herbert Rawlins), sí se puede reproducir el diálogo con el que Petey Greene (fallecido en el ’84) presenta a un político en su talk show: “Este es un rufián en quien yo no confiaría ni para que lave mi auto, ¡pero ustedes lo acaban de votar como funcionario de la ciudad!”.

Talk to me se vuelve a dar el jueves 10 de septiembre a las 22, por Cinecanal.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.