radar

Domingo, 29 de junio de 2014

EL CRAC

MUSICA Durante toda su carrera solista, Nacho Vegas se consagró como uno de los grandes cantautores malditos españoles, con sus canciones sobre heroína, desamor, bohemia y desdicha. Pero en los últimos años, al mismo tiempo que se interesó por nuevas formas de edición y distribución de su música, fue encontrando un nuevo tema: la política. Y es la crisis económica de su país y la indefensión que se siente en Europa lo principal en Resituación, su disco nuevo con el que se ubica casi en el lugar de cantante de protesta y que tiene dividida a la antes unánimemente elogiosa crítica española.

A comienzos de los años ‘40, el músico folk Woodrow Wilson Guthrie, más conocido como Woody Guthrie, abrazó la causa comunista y le escribió a su guitarra criolla con la que recorría todo Estados Unidos la siguiente frase: This Machine Kills Fascists. Esta máquina mata fascistas. Con esas cuatro palabras lanzaba una declaración de principios extrema. Y además mostraba una confianza ciega en los alcances que tenía la música de protesta para reconocer los males de una época, poner el foco sobre ellos y con eso tratar de cambiar la vida de una comunidad. Algo que ya había hecho cuando compuso la famosa “This Land Is Your Land”, un verdadero himno en respuesta al “God Bless America”, de Irving Berlin, una canción que reclamaba la tierra para todos los norteamericanos. Este es uno de los tantos ejemplos de cómo un artista se compromete con la sociedad que le tocó en suerte: utilizando lo mejor que sabe hacer y poniéndolo a disposición de los desafortunados.

Y esto es lo que hizo el oscuro songwriter español Nacho Vegas (Gijón, 1974) en las canciones de su último disco llamado Resituación: darle un espesor social a sus letras, quitarle el velo personal, intimista y sórdido de su ya conocido repertorio de temas para mostrar cuáles son los efectos cotidianos de las malas políticas económicas en la vida de esos seres anónimos que uno siempre encuentra en sus composiciones y en discos memorables como Cajas de música difíciles de parar, Desaparezca aquí, La zona sucia o el extraordinario El manifiesto desastre.

Resituación, que fue grabado junto a su banda La Trama Asturiana, es un trabajo que significa una ruptura considerable en la carrera de Nacho Vegas. Un quiebre que lo posiciona como un cantante comprometido y atento al día a día de la de-sintegración de un sueño. Y para él los responsables de ese brutal despertar están perfectamente visibles: son los políticos españoles. Si antes lo que lo movilizaba a componer eran las lecturas, las rupturas amorosas, el acoso de las drogas duras, la bohemia nocturna, por ejemplo, ahora son las movilizaciones sociales y la forma en que la crisis española se mete en los resquicios más insospechados de los ciudadanos. En una entrevista a la Rolling Stone española dijo: “Hubo un punto de inflexión cuando la política acabó invadiendo espacios en los que antes no estaba. De repente, en la calle, todo el mundo hablaba de política”. Y en otra dijo algo más interesante: “Tengo la sensación de pertenecer a una generación demasiado autocomplaciente que ha tenido que despertar a hostias”.

Este disco tiene su antecedente más inmediato en un EP que salió en el 2011: Cómo hacer crac. En él ya se perfilaba este nuevo Nacho Vegas, sobre todo por su colaboración con la Fundación Robo (un proyecto de creación musical colectiva que aboga por la utilización del copyleft en la circulación de las obras) y con el impacto que tuvo en él el movimiento 15-M de los indignados en España.

Ya desde el título, Resituación se expone como una modificación en las reglas de juego. Sin embargo, está claro quiénes son para Nacho Vegas los que pierden: los mismos de siempre. En ese sentido resulta evidente la utilización de un tema instrumental tenso para abrir el disco: “Indefensos”. Y esta ambigüedad de no determinar a quién se hace referencia muestra el amplio espectro de los que se encuentran en ese estado. A partir de ahí, las once canciones que componen este disco van mostrando de manera directa, sutil y, sobre todo, elegante las impresiones que dejó la crisis en las veredas, en la gente y, por supuesto, en las ciudades. Desde “Actores poco memorables” (“se hacen los muertos, eso es algo bastante común”), “Polvorado” (“¿Dónde está todo aquel amor del que nos hablaron siendo niños?”), “Libertariana song” (“El amor y la caridad empiezan por uno mismo”) o “La vida manca” (“Amanecí con la única certeza de que hoy iba a morir”) está el costado más ideológico del asunto. Y también están los personajes, donde el más destacable es además una de las mejores canciones, que está inspirada en un amigo suyo pero que puede ser el amigo de cualquiera de nosotros: “Adolfo Suicide” (“Pero ya no sólo estamos solos, ya no sólo estamos rotos, estamos también indefensos”). Y hay lugar para una adaptación de una canción de Daniel Johnston (“Devil Town”) que en este contexto calza perfecto: “Ciudad vampira”. Dice algo difícil pero conocido en esta parte del mundo: “Vivo en la ciudad más triste que jamás/ una mente triste pudo imaginar,/vivo y no concibo escapar”. No es la primera vez, además, que Nacho Vegas hace un cover traducido de alguna gran canción de compositores norteamericanos: lo había hecho con “Que te vaya bien, Miss Carrusel” de Townes van Zandt, con “Nuevas mañanas”, de Guy Clark y, más determinante, “Esta tierra es nuestra”, su versión de “This Land Is Your Land”, de Nacho Vegas.

La trascendencia y la denuncia de Resituación está en las letras, ya que Nacho Vegas siempre fue un compositor excepcional. En ese aspecto significó para él mismo una reorganización de las prioridades y la elección temáticas. Y es ahí donde podemos encontrar la creatividad a la que nos tiene acostumbrados. En el aspecto musical, las canciones recorren un camino ya transitado y escuchado en sus anteriores obras: folk, rock de bar, pop y amabilidad. Ya lo dijo en otra entrevista: “Vivimos un mundo mucho más político, tiene más que ver con cómo se hacen las cosas que con lo que digan tus letras”.

Resituación marca un nuevo rumbo en la carrera de Nacho Vegas y esto trajo una pequeña controversia en la escena rock indie de España. La prestigiosa revista española Rock de Lux, en su número de abril, destruyó el disco. Santi Carrillo escribió: “Tras escuchar este decepcionante disco, se echa de menos al Nacho Vegas de alta graduación, el que es capaz de atravesarnos con sus canciones memorables, hasta ahora a la altura de los más selectos oficiantes de la verdad malsana, la emoción dañina y el peligro dopante; rock’n’roll del bueno”. Y Nacho Vegas respondió en una entrevista: “Crecí con Rock de Lux y soy lector, y lo que diga me afecta, estoy atento. La crítica de Santi Carrillo me ha dado qué pensar y le daré vueltas. Es una crítica negativa que está currada, que va canción por canción. No sé si yo estoy equivocado, lo está él o es que estamos en sitios diferentes. La crítica lo explica todo muy bien, por qué les ha parecido que este disco es muy malo”. La Rolling Stone de España le hizo una reseña favorable y la cierra con estas palabras: “Puede que no sea el mejor álbum de Nacho Vegas, pero sí es el más necesario”.

Por su parte, el crítico español Jesús Llorente escribió lo siguiente sobre Resituación: “La inspiración no engaña, y en este disco resulta tan transparente como abrumadora, con sus dosis de hoz, martillo, puñetazo y hasta envenenada intimidad. Y es que, como con los clásicos, basta con dejarle hablar. Entonar, en este caso, y que frases (¿versos?) como ‘polvo somos y en pólvora nos convertiremos’ rezuman perfectamente lo que quiero decir. Y, sobre todo, lo que Nacho quiere decirnos. Y me quedo corto”.

El disco no va tener su edición física argentina. Pero, según cuenta su casa discográfica, Marxophone, es posible que se presente en nuestro país antes de fin de año. Para los que quieran acercarse a este trabajo y sacar sus propias conclusiones, se puede escuchar por streaming, totalmente gratis, claro, en Deezer y en Spotify.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.