radar

Domingo, 15 de mayo de 2011

Trillo, Clara y yo

 Por Eduardo Maicas

Cuando en 1990 Carlos Trillo me convocó para trabajar con él, fue para mí un honor enorme. Resulta que como se trataba de un guión humorístico decía que yo podía ayudarlo, sobre todo en los remates. Recuerdo que al llamarme me dijo: “Tenemos que hacer una historieta de la puta madre” y cumplimos literalmente, hicimos una historieta de una puta que también es madre. Como la idea asomaba con ciertas limitaciones pensábamos que tendría una corta vida. Sin embargo, y gracias a enriquecerse con el dibujo impagable de Bernet, se fue desarrollando un universo mucho más amplio.

Para hacer los guiones, todos estos años nos juntábamos en algún café, coincidíamos que era el lugar ideal, en el último que habíamos recalado es el de Cabildo y Gorostiaga porque nos quedaba a mitad de camino de nuestras casas. Nos encontrábamos religiosamente cada quince días, o sea que en todos estos años nos juntamos aproximadamente 500 veces. Luego, para corregir las ideas o comentar una nueva, nos hablábamos entre 3 o 4 veces por día, o sea que en más de veinte años la cuenta da un intercambio de 16.000 llamadas. A esto habría que sumarle las veces que cruzábamos mails haciendo las últimas correcciones.

Como ven, a través de Clara, con Trillo teníamos una comunicación periódica y muy intensa, lástima que a veces la vida es más puta que Clara, y de repente pasan estas cosas. Al partir, Trillo le dejó al mundo de la historieta una legión de personajes inolvidables. A mí, en cambio, me dejó un vacío tan grande como el honor de haber trabajado con él.

Compartir: 

Twitter
 

Tilo, el viajero en el tiempo es apenas una de las tantas historietas que Horacio Domingues dibujo para Trillo. Se publicó en la revista Genios.
SUBNOTAS
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.