SANTA FE › EL GOBIERNO EXTENDIó LA CONCILIACIóN OBLIGATORIA

Se volvió a tensar la cuerda

Tras un día de intensas negociaciones, General Motors y Smata no llegaron a un acuerdo. El gremio insiste en que las 160 suspensiones sean rotativas y que se mantenga el 80 por ciento del sueldo. El martes vuelven a encontrarse.

 Por José Maggi

"Que los suspendidos reciban el 80 por ciento del salario de bolsillo, y que vayan rotando. Si no, el ajuste lo terminan pagando 160 compañeros". Tajante, contundente sonó ayer Marcelo Barros, secretario de Smata en medio de la negociación con los directivos la General Motors en la sede del Ministerio de Trabajo provincial. Los dos puntos no pudieron zanjarse durante toda la jornada, a pesar de dos cuartos intermedio que se dieron las partes en la cartera laboral. La discusión se empantanó hasta entrada la noche, y hasta llegó a peligrar la extensión de la conciliación obligatoria, que finalmente se firmó a las 22 y durará hasta el último minuto del 2 de diciembre. De igual modo, se confirmó que a los 200 trabajadores contratados no se les renovarán los contratos. Las partes se volverán a ver las caras el próximo martes.

"Fue una jornada negativa porque no llegamos un acuerdo cuando habíamos arrancado bien, convenciendo a la empresa que no despida a nadie hasta el 2009, pero el tema era la gente: había que rotarlos, y garantizar un sueldo. Por eso se empantanó", reconoció Barros, visiblemente agotado.

Durante todo el día, la discusión se centró claramente en el salario que la firma pretende pagarles a los trabajadores suspendidos hasta diciembre de 2009: empieza con un 80 y termina con un 40 por ciento. El sindicato no se baja del 80 por ciento. El otro punto polémico es la rotación de los trabajadores suspendidos, que el gremio quiere ampliar a todos los trabajadores, en forma rotativa, y rechaza limitar a 160 operarios.

En este sentido, el secretario general de Smata explicó que la oferta de General Motors es pagar durante diciembre 2008 y enero próximo un 80 por ciento del salario de bolsillo, el 60 por ciento de febrero hasta abril, y luego el 50 y el 40 por ciento hasta fines del año próximo.

En la misma línea el dirigente gremial consideró positivo el acuerdo de dejar de lado los despidos: "Era lo que pedíamos desde el comienzo, que se suspendan los despidos hasta 2009 para discutir después reducciones horarias o suspensiones".

El número original de trabajadores efectivos que pretendía despedir General Motors era de 460: 200 contratados a los que no se les renovará el contrato, más 260 efectivos, 30 de los cuales ya optaron por retirarse de la empresa. Asi quedan 230 empleados: de los cuales a 50 se los retomará en sus puestos de trabajo el año próximo, con lo cual o suspendidos hasta el último día de 2009 serán unos 180 trabajadores.

La jornada de discusión comenzó a media mañana. A las 13.30 se pasó a un cuarto intermedio y la negociación en la sede local del Ministerio de Trabajo se retomó a las 16. En el lugar se realizaban reuniones particulares entre funcionarios y las partes, y también otras comunes en busca de llegar a un acuerdo. Luego de varios cabildeos, la negociación formal se retomó al atardecer, y se prolongó hasta las 22. Allí se firmo una nueva conciliación por ocho días más.

Se diluyó así la esperanza del gobierno de definir el conflicto ayer, con las suspensiones y la caída de contratos, pero sin despidos a personal efectivo. "Estamos muy esperanzados", había dicho el ministro de Trabajo Carlos Rodríguez por la mañana. Las intensas negociaciones de todo el día, que encabezó junto a Alicia Ciciliani y Luis Ortega, fueron en otro sentido.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro Carlos Rodríguez esperaba cerrar ayer el acuerdo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.