rosario

Domingo, 5 de febrero de 2006

SANTA FE › PRESION DEL ARZOBISPADO CONTRA EL PADRE JOAQUIN NUÑEZ

Meterse en política es un pecado

Actual funcionario del gobierno de Obeid y ex candidato a
concejal kirchnerista, el padre Joaquín resiste el pedido
de la Iglesia para que deje su cargo de capellán en un hospital.

 Por Alicia Simeoni

La participación en política, al menos en la que tiene que ver con la postulación a cargos electivos y la aceptación de uno como funcionario del gobierno de Jorge Obeid --en la Dirección Provincial de Asuntos Indígenas de la provincia de Santa Fe- parece ser la razón por la que se le pide al padre Joaquín Núñez que renuncie a su cargo de capellán de la capilla San Roque que funciona en el Hospital Carrasco, una tarea que cumple desde hace 25 años y por la que tiene relación de dependencia con la Municipalidad de Rosario. Ese pedido de renuncia genera resistencia en el propio Núñez, de 66 años, que tiene que tramitar su jubilación, en el voluntariado de laicos que trabaja con él en el Carrasco y en la comunidad de base de la zona de Bella Vista Zona Oeste donde el franciscano, desde hace 20 años, camina y organiza uno de los sectores más pobres de la ciudad (ver aparte). Aunque Núñez y algunos de quienes lo acompañan sostienen que el pedido de renuncia surge del todavía arzobispo de Rosario Eduardo Mirás, desde la cancillería del Arzobispado, Martín Puig, dijo a Rosario/12 que el cambio de destino es tema de la Orden de los Franciscanos pero que Núñez "tiene que obedecer y renunciar" y que "como sacerdote no debería participar en política".

El cura Núñez comenzó a trabajar en el Carrasco hace 25 años y tiene relación de dependencia con la Municipalidad desde 1984. Cuando salió del encierro impuesto por la dictadura militar, en 1979, y casi en coincidencia con la muerte del sacerdote que estaba a cargo de la capellanía del hospital se le pidió que se ocupara de la tarea de asistencia a los internados, la mayoría con padecimientos infectocontagiosos. La relación de dependencia con la Municipalidad vino después y revista con la categoría laboral 18. "Desde hace un tiempo empezaron los 'trascendidos' acerca de que me querían sacar de allí", dice Núñez a Rosario/12.

El franciscano tuvo distintas responsabilidades en la congregación que tiene su sede provincial en la iglesia San Francisco Solano de Bulevar Avellaneda y Mendoza donde fue vicario, párroco y superior de la comunidad. "Después pedí permiso para llevar adelante un proyecto de trabajo con los pobres y con inserción en la villa de Bella Vista Zona oeste y en la capilla Nuestra Señora de la Consolación", cuenta. "Allí hace cerca de 20 años que trabajamos en equipos".

El sacerdote apuntó que en el Carrasco se construyó un trabajo importante: "A los hospitales van los pobres pero cada vez somos más por la desocupación, por las crisis de las obras sociales... Pero de un modo especial en el Carrasco se reúnen los más pobres afectados también por enfermedades sociales, por eso es tan importante el trabajo que hacemos junto con un grupo de laicos... Así en medio de esta tarea me llega el comentario de que el arzobispo Mirás le pidió a mis superiores que renuncie a la capellanía".

"Creo que en parte el obispo pide esto porque yo me metí en política, si bien hice todos los trámites de autorización necesarios por el derecho canónico que habla de que en un caso excepcional un cura puede participar en política. Hablé con mis superiores, y me dijeron que excepcionalmente la reglamentación franciscana lo permite. Así fui también a hablar con el obispo Mirás quien me dijo que si mi ordinario -aclara que es el término adecuado- no se oponía él tampoco lo haría aunque no estaba de acuerdo".

El panorama se complicó por algunas notas de carácter anónimo que llegaron hasta el Arzobispado de Rosario y que circularon por Internet con las siempre transitadas acusaciones de corte maccartistas acerca de sus actividades. Eso ocurrió poco antes de las elecciones legislativa de octubre pasado donde Núñez fue candidato a concejal por la lista kirchnerista Confluencia Santafesina.

Integrantes del voluntariado que trabaja en la capilla San Roque fueron a hablar con Mirás. "Les dijo que él ya había hablado con mi superior para que me saque y que también había hablado con gente de la Municipalidad que le informó que no habría inconvenientes en nombrar a otro, algo natural si hay alguien que renuncia. Pero quiero aclarar que lo que pasa no tiene que ver con los partidos políticos, ni con la Municipalidad ni con la provincia. Esto es una interna del ámbito religioso", recordó el padre.

Con fecha 10 de noviembre Núñez recibió la nota firmada por el superior provincial de la orden de los franciscanos, Luis Scozzinna, por la que le informa que a partir del 1º de marzo de 2006 "quedaba liberado del oficio de capellán del Hospital Carrasco" y le agradece la "generosidad de los servicios prestados a través de tantos años". También le dice que espera que en un breve tiempo pueda jubilarse "ya que tiene la edad y los aportes requeridos".

"Estoy haciendo los trámites", admite Joaquín y entonces se suman otras voces "para que no se apuren tanto en sacarlo porque tiene que hacer los trámites pero además porque él es el verdadero pastor para tantas personas, el que tiene las orejas para escucharnos". "Si yo renuncio por presión del arzobispo o de mi superior quedo en el aire. Y además creo que no es apropiado que me saquen, quienes tenemos alguna experiencia sabemos que esto es ir cerrado el círculo desde el ámbito cristiano-eclesial como para sacarme del medio", acotó.

--¿Monseñor Mirás pidió la renuncia de Joaquín Núñez como capellán del Hospital Carrasco?, preguntó este diario de manera telefónica al Arzobispado de Rosario donde la respuesta, breve, fue dada por el canciller Martín Puig.

--El padre Núñez pertenece a la Orden de los Franciscanos y por lo tanto las determinaciones respecto de destinos y cambios las hace su superior provincial que dispuso reemplazarlo y el padre Joaquín debe obedecer y renunciar. Monseñor Mirás no tiene nada que ver.

--¿Conoce si la presentación pública en cargos electivos es el motivo del pedido de renuncia al cargo de capellán?

--Eso es algo de él pero como sacerdote, y esto es para todos, no debe actuar en política.

Compartir: 

Twitter

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Mirás. "Le pidió a mis superiores que renuncie a la capellanía", dijo Núñez.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.