SANTA FE › HOMENAJE EN LA LEGISLATURA

Bayer, el notable

 Por Juan Carlos Tizziani

La Cámara de Diputados reconoció ayer al escritor Osvaldo Bayer como "santafesino notable" por su defensa de los derechos humanos y su aporte a la memoria y a la verdad histórica. "Es un homenaje al maestro y al luchador", le dijo la diputada Alicia Gutiérrez, quien impulsó el testimonio público en la Legislatura. Bayer agradeció el gesto y se lo dedicó a los intelectuales desaparecidos por el terrorismo de estado, entre ellos Rodolfo Walsh. "Los queridos compañeros que perdieron su vida durante la dictadura. Fue terrible. O peor todavía, aquellos que perdieron sus hijos como el querido David Viñas o Juan Gelman", dijo.

Bayer volvió a Santa Fe, su ciudad natal, en la que vivió apenas 40 días, pero que siempre lo recibió como hijo pródigo. Al mediodía, se reunió con el gobernador Hermes Binner en la Casa Gris, después compartió un almuerzo con trabajadores en la Asociación de Prensa de Santa Fe y a la tarde se repartió entre la Legislatura, el Concejo Municipal y una visita al intendente Mario Barletta.

El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Di Pollina, le entregó el diploma que lo declara "santafesino notable" y su colega Alicia Gutiérrez una medalla de la provincia. "Cuando venga, me la voy a poner siempre en el ojal", bromeó Bayer. Otros dos legisladores, Sergio Liberatti y José María Tessa le regalaron dos libros sobre la Legislatura y la "Historia de Santa Fe".

La diputada Gutiérrez fundó el homenaje en el compromiso y la lucha de Bayer. "Valoramos su trayectoria en la defensa de los derechos humanos y ahora se ha sumado a la campaña por el aborto seguro y gratuito. A través de él, muchos conocimos la otra cara de la historia, la historia de los vencidos, de las mayorías silenciosas. Y lo admirable que puede dar testimonio de coherencia, que se pueden mantener los ideales durante toda la vida sin claudicar", afirmó la legisladora.

Bayer amortiguó la emoción con algunos recuerdos, entre ellos su marcha hacia el exilio forzoso. Contó que pudo salir del país con la protección de la embajada de Alemania, pero en Ezeiza se topó con el jefe del aeropuerto, que lo despidió con una amenaza. "Usted se va a poder ir, pero nunca más va a volver a pisar el suelo de la patria", le dijo el brigadier Schenone. Arriba del avión de Lufthansa no dejó de pensar en esa profecía. "A lo mejor este miserable tiene razón y nunca voy a volver a pisar el suelo de la patria", dudaba. Pero después de ocho años de exilio, Bayer regresó a la Argentina. Pisó el suelo de Ezeiza y descargó la bronca y el dolor con un corte de manga y un grito: "Brigadier Schenone, aquí estoy de vuelta".

Las carcajadas distendieron la reunión con los legisladores. Y Bayer volvió a recordar, ahora a los intelectuales desaparecidos. "Estos homenajes también los merecen los queridos compañeros que perdieron su vida durante la dictadura. Fue terrible. O peor todavía, aquellos que perdieron sus hijos como el querido David Viñas o Juan Gelman. ¡Cómo han sufrido ellos! Así que invade la emoción y el profundo agradecimiento al coraje civil de estos representantes del pueblo que hacen un homenaje a un hombre que piensa siempre que hay que cambiar el país para que logremos una democracia en serio".

"Porque mientras haya niños con hambre y las estadísticas nacionales dicen que el 3,5 por ciento de nuestros niños sufren desnutrición. Porque mientras haya villa miserias y gente sin trabajo no hay verdadera democracia. Y por eso, hay que luchar. Habrá una verdadera democracia cuando logremos eso en libertad y no bajo ninguna dictadura", reflexionó.

¿Y cómo fue la entrevista con Binner? -le preguntaron.

Muy muy fraternal -contestó Bayer. "Nos hemos reído porque nos contamos algunas cosas. Los dos tenemos algo en común: somos muy santafesinos, pero nuestra ascendencia es de aquellas generaciones que vinieron de Alemania, Suiza y de Austria. El es de Rafaela y yo soy de Humboldt. Nací en Santa Fe por casualidad porque estaba apurado. Fui concebido en Concepción del Uruguay, mi madre me quiso tener en Humboldt, pero no llegó y nací en la ciudad de Santa Fe. Viví en una casa de bulevar Pellegrini y 4 de Enero", agregó.

Más tarde, Bayer pasó por el Concejo Municipal, donde se presentó un proyecto de ordenanza para cambiar el nombre de la avenida Roca por "Pueblos Originarios". "Hace diez años que soy haciendo la campaña. Son clases de historia junto al monumento a Roca. He leído todos los comunicados de Roca que son de un racismo impresionante. El nunca habla de los pueblos originarios, ni siquiera de indios, habla siempre de los salvajes, los bárbaros, que inundaron estas generosas tierras durante siglos. No, no inundaron, son originarios de acá. Si hubo alguien que inundó, somos los que vinimos de origen europeo, que tampoco inundamos. Y lo que nunca nos enseñaron es que la campaña del desierto fue cofinanciada por la Sociedad Rural Argentina, esta misma que ya estaba fundada. Después, la tierra va a ser para esos estancieros: se repartieron 42 millones de hectáreas entre los socios de la Sociedad Rural y al presidente, José María Martínez de Hoz se le otorgaron dos millones 500 mil hectáreas. Roca le entregó también otros dos millones y medio de hectáreas a 137 estancieros ingleses y cuando hace el informe final al Congreso de la Nación, dice: 'Por fin, estas tierras ya no serán pobladas por los bárbaros. Ahora, estará a disposición del capital extranjero y de los inmigrantes' ¿Y por qué no de los criollos o de los argentinos? Es decir, toda esa cosa que todo el progreso venía de Europa", concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.