SANTA FE › BINNER Y BARLETTA HABLARON MUCHO MáS QUE DE LA PATRIA EN LOS ACTOS EN SANTA FE

Intensos chispazos que el 25 asomaron

El radical se preguntó hasta cuándo "va a deshojar la margarita" Binner, en referencia al postergado acuerdo nacional con la UCR. El socialista volvió a marcar su límite de hierro al asegurar que "no cuenten conmigo para acordar con Macri o De Narváez".

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

Hermes Binner presidió ayer su última celebración del 25 de mayo frente a la Casa Gris. Pero el protocolo oficial no logró disimular la tensión política entre radicales y socialistas después de las elecciones primarias del domingo. Antes del acto, el intendente de Santa Fe, Mario Barletta apuró al gobernador para que acepte integrar una fórmula presidencial con Ricardo Alfonsín. "A esta altura del partido, uno no termina de entender hasta cuándo va a seguir deshojando la margarita", tiró Barletta. Binner le contestó después del desfile: "Si hay que pactar con (Mauricio) Macri o (Francisco) de Narváez no cuenten conmigo", dijo. Y aseguró que "no lo desesperan los cargos", lo que significa que tampoco tiene apuro en ser el segundo de Alfonsín.

A tres días de la interna que convirtió a su ministro Antonio Bonfatti en candidato a la sucesión, Binner cumplió el protocolo. Y en su discurso, hasta persistió en la misma línea de felicidad y despedida de su último mensaje a la Legislatura, el 1º de mayo. Acaso porque faltan sólo dos meses para elegir a su sucesor. "Lo mejor que me ha pasado en la vida es ser gobernador de la provincia", dijo. "Estoy muy agradecido y contento porque estamos finalizando nuestro cuatro año con nuestra querida vicegobernadora Griselda Tessio. Lo hacemos con mucha alegría. Les puedo asegurar que lo mejor que me ha pasado en la vida es ser gobernador de Santa Fe", insistió.

El palco oficial mezcló a socialistas y radicales, pero la incomodidad se podía adivinar en algunos semblantes. De los tres candidatos que compitieron en las primarias del Frente Progresista, sólo participó en el acto Barletta. Bonfatti, ausente con aviso y el senador Rubén Giustiniani, sin aviso. Pero hubo más, cuando Binner terminó su discurso, Barletta se bajó del palco y se fue. El hecho no pasó desapercibido para algunos de sus correligionarios, que lo imitaron.

El cruce comenzó antes del acto, cuando Barletta habló sobre la interna que lo consagró segundo detrás de Bonfatti. Y lo hizo con un tono desafiante, sin ocultar los riesgos de una ruptura con el socialismo. "Sin la UCR, no habrá triunfo el 24 de julio en la provincia", advirtió. "Lo mejor para el Frente Progresista es que los partidos sean fuertes y no que uno gobierne y el otro sea testimonial. A eso no estamos disgustos nunca más", dijo. Y apuró a Binner para que acepte acompañar a Ricardo Alfonsín en la fórmula presidencial. "A esta altura del partido, uno no termina de entender hasta cuándo van a seguir deshojando la margarita", agregó.

Binner se tomó su tiempo para contestar. Rechazó las rondas de prensa en la Casa de Gobierno y en el atrio de la Catedral Metropolitana. "Después, hablamos", pidió. Y cuando terminó el desfile, habló. Y puso un límite político para un acuerdo nacional con la UCR y sumarse a una fórmula con Alfonsín. "Vamos a poner sobre la mesa la definición, pero si hay que pactar con De Narváez y Macri, no cuenten conmigo", dijo. Antes que definir candidaturas hay que consensuar un proyecto. "Se necesitan diálogo y concertación para lograr un programa, sin eso, no nos interesa ninguna opción. No podemos repetir el fracaso de la Alianza que terminó con el uno a uno y con Domingo Cavallo como ministro de Economía".

El gobernador dijo que "en algún momento nos vamos a encontrar con Alfonsín", pero insistió en su límite político. "Ellos tienen diálogo con De Narváez, nosotros no, al menos no para compartir una propuesta política. No nos desespera la posibilidad de un cargo que son circunstanciales. Ya ven lo rápido que pasaron estos cuatro años",

"Nosotros hablamos de construir, de pasar del quién al cómo, por eso usamos la metáfora del barco, necesitamos construir un proyecto de Nación", planteó.

El mal tiempo desgranó la convocatoria de ayer en la plaza de Mayo. Muy poca gente y menos banderas. A media mañana, Binner cumplió con la tradición del chocolate caliente en el Salón Blanco, donde recibió los saludos de sus ministros e invitados. Más tarde, cruzó la plaza de Mayo para participar en el tedeúm, improvisó su último discurso y presidió el desfile cívico militar. Siempre, acompañado por Tessio.

"Estamos muy comprometidos con la historia y el pasado, pero fundamentalmente con un futuro que nos merecemos todos", dijo Binner en el arranque del discurso. "El año pasado, cuando se celebró el Bicentenario, Santa Fe estuvo presente con dos hechos trascendentes en la historia de la Nación porque en nuestro territorio se creó la bandera y se juró la Constitución nacional. Dos hechos extraordinarios en la vida de los argentinos y el país", recordó.

Binner exaltó el ejemplo "de los jóvenes de Mayo" y pidió seguir "el camino que nos señalaron las mujeres y hombres que lucharon por la patria, los jóvenes que lucharon en Malvinas, la gente que transitó las calles de nuestras ciudades en demanda de sus derechos".

"Es necesario seguir luchando por los derechos de la gente. Santa Fe es una provincia que tiene derechos, pero hay muchos derechos que todavía no hemos podido concretar", aceptó. "La solidaridad, la participación y la transparencia" nos permitirán "lograr estos derechos que nos corresponden a todos" y "construir una Argentina mejor".

El gobernador prometió que "seguirá trabajando por Santa Fe. El futuro depende de nuestra dedicación y nuestro trabajo y es uno de los ejes fundamentales que orientan nuestro accionar", agregó.

"Santa Fe se ha distinguido por su juventud, esa juventud que tiene el derecho de ser partícipe en la construcción del futuro. Tenemos que trabajar por la juventud, porque necesita que la orientemos, que la acompañemos. Esa es la esperanza que nos queda para pensar en una Argentina independiente y solidaria. Una Argentina que sea Nación. Ahí está la importancia de tener un proyecto de Nación que nos una a todos, que piense en nuestra historia, en nuestros héroes, en nuestra juventud, en las mujeres y hombres sencillos de nuestro pueblo pero que son los que han posibilitado la construcción de la Argentina que hoy tenemos".

"Podemos mucho más. Tenemos que seguir unidos. Tenemos que trabajar por esa Argentina en celeste y blanco. Y generar esa esperanza que va más allá de los derechos, porque los derechos se van cumpliendo, pero necesitamos la alegría de poder vivir en sociedad y en comunidad".

"En estos 201 años del 25 de mayo de 1810, nublado y lluvioso como el de hoy, estamos demostrando que hay una realidad que tenemos que superar, pero también una idea de esperanza que podemos construir", concluyó Binner.

Compartir: 

Twitter
 

Tras su discurso patrio, Binner dijo que "en algún momento nos vamos a encontrar con Alfonsín".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.