SANTA FE › INTENDENTES RECLAMAN OBRAS PARA CONTROLAR LAS INUNDACIONES

Agua incontrolable y piquetes

Las protestas se hicieron sentir en la región. Incluso, hubo rumores de saqueos en Fray Luis Beltrán y Capitán Bermúdez, pero fueron desmentidos. Ayer seguían evacuadas 600 personas en toda la provincia y había 19.000 usuarios sin luz.

Después de la tormenta, el agua incontrolable persiste en anegar buena parte del norte y el oeste de Gran Rosario, y aunque las autoridades evaluaban ayer que el pico de la emergencia ya pasó, la cifra de evacuados se mantenía en unas 600 personas en toda la provincia, y brotaban piquetes en distintos puntos como forma de reclamar asistencia social. Incluso, anoche hubo rumores de saqueos en Fray Luis Beltrán y Capitán Bermúdez, que fueron desmentidos por las autoridades locales y provinciales. Lo cierto es que hubo un refuerzo de 150 efectivos de otras localidades y de la guardia Rural Los Pumas. La Empresa Provincial de la Energía indicó que pudo achicar la cifra de usuarios sin luz de 80.000 al principio del temporal a 19.000 en la jornada de ayer, pero avisó que "hay zonas donde el servicio no podrá reponerse hasta que los suelos no escurran". Y desde Funes, Roldán y Pérez los intendentes concluyeron que, aunque la cantidad de lluvia fue excepcional, la situación no hubiera sido tan grave si se hubieran hecho las obras de infraestructura que hacen falta.

José Pedretti señaló que la situación sigue grave en Roldán. El área más castigada se encuentra entre las rutas 9, A﷓012 y la autopista, que funcionaron como diques para retener el agua. Otro que no ocultó su alarma y declaró la emergencia hídrica en su municipio fue el intendente de Pérez, Alejandro Marinsaldi. "Nos preocupa que estamos recibiendo el agua de otras localidades como Coronel Arnold, Soldini y Zavalla, porque estamos en una hondonada. Necesitamos más máquinas para extraerla. Acá hubo voladura de techos y muchas familias tienen agua adentro de sus casas", dijo.

La ministra de Desarrollo Social, Mónica Bifarello, y su par de Aguas y Servicios Públicos, Antonio Ciancio, se reunieron con 16 intendentes y presidentes comunales de los departamentos Rosario y San Lorenzo. "Estamos trabajando en forma coordinada con ustedes y es fundamental que cada necesidad sea notificada a las autoridades de Protección Civil para coordinar las respuestas", dijo la ministra, quien reveló que la cifra de evacuados ayer era de seiscientas personas en toda la provincia, aunque en el pico de la emergencia habían sido mil.

La intendenta de Funes, Mónica Tomei, valoró que el nivel del anegamiento en su ciudad había disminuido 40 centímetros respecto del lunes. "Algunas zonas siguen inundadas, pero vamos mejorando y rogando que no vuelva a llover", dijo. Aquí la zona más afectada son las inmediaciones de la calle San Sebastián, sobre el límite con Roldán, y junto a la ruta 9. "Son áreas que deberían desaguar en los canales Salvat e Ibarlucea", marcó Tomei y apuntó que "hacen falta obras, pero también 100 milímetros de lluvia en poco más de una hora es excesivo. Le pedimos al senador Miguel Lifschitz que incluya en el presupuesto los fondos necesarios para hacer el aliviador que solucionará el problema para Nuevo Alberdi, Funes, Ibarlucea y Empalme Graneros", dijo.

El titular de la EPE, Daniel Cantalejo, señaló que el servicio en las líneas de media tensión fue repuesto en todas las localidades, pero que faltaba solucionar los estragos que la tormenta causó en redes de baja tensión.

El otro problema es el estado de las rutas. Seguía cortado el tránsito en la ruta 11 por el desborde del arroyo San Lorenzo, y en la vieja ruta 9 por el desborde del río Carcarañá.

El ex concejal y titular de la comisión vecinal de Empalme Graneros, Osvaldo Ortolani, acusó al gobierno provincial de prometer en falso el Aliviador Nº 3, una obra de 88 millones de pesos, proyectada en 2007 y adjudicada en diciembre de 2011 a la UTE Obring﷓Edeca para desaguar el Ibarlucea a través de un tubo hasta la desembocadura del arroyo Ludueña. "Todavía no hicieron nada. Mientras, el Ibarlucea, que tenía 3 metros de ancho, ahora tiene 25 metros y el agua que demoraba una semana en pasar ahora pasó a las 12 horas", protestó. "Nos dijeron este año que eso no estaba en sus prioridades. Es mentira que desbordó el Salvat, porque eso es una cuneta honda. El agua le pasó por arriba", analizó.

Compartir: 

Twitter
 

Los vecinalistas afirmaron que la situación de Nuevo Alberdi es por incumplimiento en las obras.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.