SANTA FE › LOS REPRESORES DE RECONQUISTA, EN UNA CáRCEL

Empieza a haber igualdad ante la ley

(Desde Santa Fe)

Tres de los cuatro condenados por delitos de lesa humanidad que dormían desde hace meses en la comisaría de la ciudad de Avellaneda, en el norte de la provincia, fueron trasladados a una cárcel federal de Santa Rosa, La Pampa, después de que la Asociación Norte Amplio de Derechos Humanos denunciara que la "prisión de privilegio" y de "cuasi libertad" que gozaban era "una burla a las víctimas del terrorismo de estado". Se trata de los ex policías Arnaldo Neumann, Horacio Machuca y Rubén Molina, condenados por el Tribunal Oral de Santa Fe a 13, 11 y 10 años de prisión por secuestros, torturas y violaciones reiteradas a dos hermanas, una de ellas una niña de 16 años, en 1977. El cuarto y ex jefe de Inteligencia de la patota, Carlos Nickisch, zafó del traslado porque lo internaron en un sanatorio de Reconquista por problemas de salud. Nickisch debe cumplir una pena de 18 años de prisión por los mismos cargos que pesan sobre sus ex subalternos.

En la sentencia, el 6 de agosto, el Tribunal Oral de Santa Fe había beneficiado con "detención domiciliaria" al jefe del grupo de tareas que operó en la III Brigada Aérea de Reconquista, comodoro Danilo Sambuelli, y ratificó el "lugar de alojamiento" de su segundo, el mayor Jorge Alberto Benítez "en el complejo carcelario N°1 Padre Luchesse de la localidad de Bouwer", en Córdoba. Pero también resolvió que los otros cinco represores: Nickisch, Neumann, Machuca, Molina y Eduardo Luque cumplan su condena en una cárcel común. Ya entonces éstos estaban alojados en la comisaría de Avellaneda, por lo que el fallo ordenó el traslado a "unidades dependientes del Servicio Penitenciario Federal".

El 1º de noviembre, veinte querellantes y testigos en el juicio pidieron por escrito al presidente del Tribunal, José María Escobar Cello, que cumpla la sentencia y ordene "el traslado a una cárcel común" de Nickisch, Neumann, Machuca y Molina, "actualmente alojados cómodamente en la comisaría 3ª de la ciudad de Avellaneda", dice la nota. "El hecho de que estos represores estén plácidamente en esa comisaría sin ningún tipo de custodia, en momento en que militares y policías condenados se fugaron con facilidad en otros puntos de país, es una frustración", dijeron. Y genera "un clima de impunidad" que atemoriza. El jueves pasado, la Cámara de Diputados, votó una minuta que respalda la presentación de testigos y querellantes.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.