SANTA FE › DOS PAREJAS DE CASILDA QUEDARON IMPUTADAS POR PRESUNTO ROBO DE BEBES

Pero con prisión domiciliaria

La primera de las parejas detenidas reconoció haber conocido a la madre de los gemelos pero alegaron que dejaron de verla antes de que ocurriera el parto. La otra, declaró que no estaba en Casilda al momento de los hechos que se investigan.

 Por Luis Bastús

Las dos parejas casildenses detenidas el lunes por la investigación sobre el presunto robo de dos bebés, quedaron imputadas tras declarar más de tres horas, pero aunque la fiscal pidió que se las recluyera en prisión preventiva mientras avance la pesquisa, la jueza a cargo, Mariela Minetti, les otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria por entender que no existe peligro de fuga. Las mujeres en ambos matrimonios son hermanas entre sí y están al frente de dos reconocidas empresas que componen un patrimonio familiar en esa ciudad del departamento Caseros.

La primera de las parejas detenidas, formada por A.N. y G.S., fue el foco principal de las preguntas de la fiscal Lorena Aronne, delante de la magistrada, en la audiencia imputativa que se realizó ayer al mediodía, en la Oficina de Gestión Judicial de Casilda. Ambos reconocieron haber conocido y sostenido una relación con la madre de los gemelos, radicada en Zavalla, pero alegaron que dejaron de verla antes de que ocurriera el parto. Contaron que se vincularon a ella en busca de tomar en guarda legal a los bebés cuando nacieran, para luego realizar el trámite de adopción, siempre con el consentimiento de V., la mujer que por entonces los gestaba en su vientre. Los mellizos habrían nacido el domingo 13 de julio, y V. los llamó al día siguiente para avisarles que había tenido un pico de presión que precipitó el parto y que los bebés habían nacido muertos. "Se tomó cinco días para denunciar la sustracción de los bebés, y después le mandó un mensaje a mi clienta acusándola de que se los había robado", transmitió ayer el abogado de la pareja imputada, Fausto Yrure a Rosario/12.

"Mucha gente en Casilda sabía que mis clientes querían adoptar -prosiguió-, que están inscriptos en el registro, que desde el principio habían acordado con esta mujer que los tomarían en guarda pre adoptiva, y que no había dinero de por medio: la señora les dijo que no quería venderlos, que quería que le dieran amor, un hogar, y ellos tampoco querían comprar una persona, y que se quedara tranquila, que los iban a malcriar porque son grandes y adoptar es el deseo de su vida", develó el letrado. "De lo contrario, no hubieran comprado el ajuar, la cuna, todo lo que la fiscal secuestró días después de radicada la denuncia. Si mis clientes tuvieran algo que esconder, se habrían deshecho de todo lo que compraron para esperar al bebé, o a los bebés", añadió.

Los imputados desde entonces dudan de la denunciante, y juran ignorar qué ha sido de los gemelos.

La otra pareja, integrada por M.N. y L.J., se declaró ajena al delito investigado y sostuvo que no se encontraban en Casilda al momento de los hechos. Alegaron que entre el 11 y el 16 de julio viajaron a la ciudad termal de Federación, en Entre Ríos, y ofrecieron tickets y facturas para probarlo.

Los nombres de los imputados se mantienen en reserva porque aún su situación penal no es firme. La fiscal había decidido apresar a estos dos por indicios connotados en elementos requisados durante los allanamientos realizados en casas particulares durante los últimos días, informaron fuentes cercanas a la causa. En concreto, Aronne sospecha que M.N. y su esposo, médico de profesión, fueron quienes recogieron a V. en su casa de Zavalla y la llevaron el día que rompió bolsa a un lugar todavía incierto, donde se produjo el parto. Al menos así lo contó la mujer en su denuncia.

A.N. y su marido quedaron involucrados a partir del relato que V. volcó a la Justicia el 18 de julio pasado. Dijo que ambos se le presentaron en su hogar de Zavalla, de parte de la asistente social de la comuna y en nombre de Cáritas. Que le ofrecieron ayuda y que le sugirieron la posibilidad de quedarse con los gemelos que gestaba en su vientre, algo a lo que ella se negó, pero que ayer los acusados refutaron. De acuerdo con la denuncia, le brindaron ayuda material, y comenzaron a llevarla a Casilda para los controles de embarazo.

La incógnita que persiste es, ni más ni menos, qué sucedió con los gemelos. La denunciante ha dicho que aquel día la llevaron a un lugar que no supo precisar, que le pincharon la mano y perdió la conciencia, pero que alcanzó a escuchar el llanto de los bebés. Dijo que recobró la lucidez en el Policlínico Eva Perón, de Granadero Baigorria, pero que no sabe cómo llegó hasta allí. En este hospital confirmaron que aquel 13 de julio V. estuvo en la guardia por una consulta ajena a temas ginecológicos.

V. acusó a A.N. de haberle quitado los bebés, luego de decirle que habían nacido muertos. Y esta mujer, a su vez, ayer declaró que no estuvo con V. y que supo de ella el 14 de julio, cuando la llamó para contarle que había tenido un cuadro de preclampsia y que los mellizos habían muerto.

Anoche el abogado Yrure consideró que la imputación fiscal fue "genérica sobre sustracción, retención y ocultamiento de menores sobre las dos parejas, pero con argumentos vagos, muy floja fundamentación, y sin contemplar las contradicciones incurridas por la denunciante". Agregó que él pidió para sus defendidos la libertad por "falta de requisitos imputativos y elementos probatorios, y por no haber peligrosidad procesal dado que ellos se presentaron ante Fiscalía incluso antes de que les allanaran la casa".

Compartir: 

Twitter
 

Fausto Yrure, abogado de una de las parejas imputadas.
Imagen: Andrés Macera.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.