SANTA FE › LA RECONSTRUCCION DEL NACIMIENTO DE LOS MELLIZOS DE MONTENEGRO

Los lugares en los que estuvo

El procedimiento judicial duró ocho horas y abarcó desde la salida de su humilde casa en Zavalla, el traslado al sanatorio de Casilda y su internación en el hospital de Granadero Baigorria. Su testimonio "fue muy importante", según la Justicia.

 Por Lorena Panzerini

La Justicia reconstruyó durante ocho horas los hechos denunciados por Liliana Montenegro, la mamá de los mellizos desaparecidos de Zavalla; y el parto, que según la mujer fue en el sanatorio de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Casilda. Para el Ministerio Público de la Acusación, se trató de una medida "muy importante, que aportó a la causa". Además, se pudo saber que "la denunciante ubicó cada uno de los lugares en los que manifestó haber estado previamente, y que había descripto en su testimonio". Hoy, la Fiscalía emitirá un parte de prensa con el resultado del procedimiento. A poco de que se cumplan dos meses del nacimiento de los niños a los que Liliana llamó Aurora y Valentín, la mujer volvió a los lugares en los que dijo estar aquel día y "narró" los momentos, acompañada por las fiscales Lorena Aronne y Marianela Luna, que investigan el delito de "sustracción de menores"; la jueza casildense Mariel Minetti, abogados de los cuatro acusados, personal de la Dirección provincial de Trata de Personas, de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) y Policía de Investigaciones.

A las 7.20 de ayer, empleados policiales buscaron a Liliana Montenegro por su casa de la localidad de Zavalla, en un utilitario Chevrolet Montana plateado. Desde allí la trasladaron entre 10 y 15 cuadras a la esquina de Laprida y ruta nacional 33 (bulevar Sastre), que el 13 de julio pasado recorrió para encontrarse con tres de los cuatro imputados, en una cortada ubicada a unos 20 metros de la ruta que une Zavalla con Casilda.

A las 8.20, de la fría mañana de ayer en la localidad ubicada a 22 kilometros de Rosario, la mujer recreó la situación: subió a una Kangoo blanca, que arrancó desde allí para tomar la ruta 33, con la jueza y las fiscales casildenses a bordo. Luego tomaron un camino de tierra hacia Casilda, donde cambiaron de vehículo y esquivaron el peaje según el relato de la víctima. La caravana de reconstrucción del hecho llegó a Casilda pasadas las 10 de la mañana.

Los medios locales ya habían empezado a reunirse en Remedios de Escalada y Moreno, frente a la plaza San Martín, donde gran parte de la manzana está ocupada por el sanatorio de la UOM Julián Moreno. Algunos de los vecinos que se juntaron en esa esquina, cuestionaron lo relatado en los últimos meses por la mujer, lo que llevó a las detenciones de dos matrimonios casildenses, reconocidos por administrar un servicio privado de traslado de emergencias de la zona.

Liliana recorrió los tres posibles ingresos al sanatorio. Primero el sector de atención de guardia, que --según relató el personal-- permanece abierto los domingos, día en el que asegura haber dado a luz. Al parecer, cerca de ese ingreso estacionó la camioneta en la que fue trasladada la mujer embarazada, y aparentemente se utilizó una silla de ruedas para trasladarla. El relato de la mujer fue oído por más de una docena de personas que la seguían de cerca, incluidos los abogados defensores de los imputados Germán S. Luis J. y de las hermanas Mariana y Andrea N..

Luego la mujer caminó hasta calle Moreno, donde funcionan los consultorios externos. Allí, se descompuso, según contaron personas que estaban cerca de ella; pero continuó la medida. En ese punto, personal del gremio entregó a la Fiscalía y a la defensa de los acusados una carta donde especificaron que el ingreso por calle Moreno no pudo ser posible aquel domingo, ya que esa puerta se cierra con sistema de alarma, los sábados al mediodía, y no vuelve a ser abierta hasta el lunes, en horario de atención, con lo cual, cuestionaron la versión que la mujer haya tenido un parto en el lugar.

Finalmente, Montenegro dio la vuelta hacia calle Washington, donde está la sede del sindicato. Hasta allí se trasladó también el resto de la comitiva, para escuchar su relato.

Casi una hora después del recorrido por los tres lugares, la víctima y los funcionarios judiciales entraron al sanatorio por el ingreso de ambulancias a la guardia. Allí, según trascendió, Liliana recorrió varias salas y dijo haber estado en la 8, tras reconocer el lugar.

Alrededor de las 13.20, el procedimiento se trasladó al hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde la mujer dijo haber entrado en una camilla. Alrededor de las 16, finalizó el procedimiento.

Para el abogado Germán Mahieu, defensor de una de las parejas que está con prisión domiciliaria, el relato de la denunciante fue "un océano de contradicciones", y cuestionó su versión de los hechos.

Según publicó este diario, semanas atrás, Montenegro denunció el 18 de julio que las parejas se le presentaron como miembros de Cáritas, cuando estaba embarazada. Dijo que le ofrecieron ayuda y le propusieron quedarse con sus bebés; que la llevaron a controles previos ante un obstetra; que el día del parto la buscaron y la llevaron a Casilda; y que dio a luz, aparentemente, en el sanatorio de la UOM. Agregó que después la llevaron al Eva Perón. Aquel relato, agregaba que le dijeron que los niños habían nacido sin vida.

Compartir: 

Twitter
 

La jueza casildense Mariel Minetti participó de la reconstrucción.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.