SANTA FE › CAUSA POR AMENAZAS A VICTIMAS Y TESTIGOS

Investigar y no archivar

La justicia reabrió una causa por amenazas a víctimas y testigos de lesa humanidad y revocó el sobreseimiento del imputado, Gaspar Geli. El fallo anula otro de la Cámara Federal.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe.

La Cámara de Casación Penal (Sala I) reabrió esta semana una causa por amenazas a víctimas y testigos de crímenes de lesa humanidad en Santa Fe y revocó el sobreseimiento del imputado, Gaspar José Mario Geli, quien estuvo preso más de un año por los tres hechos que se investigan. La sentencia anuló otra de la Cámara Federal de Rosario que había cerrado el proceso en junio de 2105 y dejó libre a Geli por "prescripción de la acción penal". Sin embargo, Casación consideró que el archivo era "prematuro", "infundado" y "no se ajusta a derecho", por lo que antes de resolver si la causa está prescripta debe investigarse a fondo la hipótesis que planteó el Ministerio Público: ante los cargos que "se le atribuyen a Geli" y "el tiempo en que estuvo prófugo", cuatro años y medio, "es difícil concebir" que hubiera actuado en "solitario", al margen de "alguna estructura de seguridad", sostuvo la Fiscalía.

"Cuando se vulneran derechos fundamentales, la necesidad imperiosa de prevenir la repetición de tales hechos depende de que se evite su impunidad y se satisfaga las expectativas de las víctimas. La obligación de investigar constituye un medio para alcanzar esos fines" porque "su incumplimiento acarrea la responsabilidad internacional del Estado", agregó Casación.

En la causa se investigan las amenazas a los esposos Daniel García y Alba Sánchez y a su compañera Amalia Ricotti. Los García estuvieron desaparecidos cinco meses en un chupadero en la zona de San José del Rincón que los represores llamaban "El Borgia". Denunciaron a la patota a fines de 2004 y a la semana, en enero de 2005, uno de sus hijos, Emiliano, sufrió una encerrona en la calle en la que un sujeto le apuntó con una pistola en la cabeza. "¡Decile a tus viejos que dejen de joder!" le gritó y se alejó en una camioneta Vitara blanca con vidrios polarizados. En febrero, se produjo otra amenaza desde un Peugeot, a los García y a otro de sus hijos, Diego.

El tercer hecho ocurrió en junio de 2008, con un seguimiento por 20 cuadras a Ricotti.

En julio de 2009, el juez Rodríguez ordenó una rueda de reconocimiento de personas pero Gelli no se presentó, por lo que después, a pedido de la Fiscalía, fue declarado rebelde. Recién cayó en marzo de 2014 porque Ricotti lo volvió a ver en la calle. Y el 26 de marzo, el juez Rodríguez lo procesó por supuesta "coacción agravada por uso de armas" (a Diego García), "coacción" (a Emiliano y Daniel García y Alba Sánchez) y "amenazas" (a Amalia Ricotti) y ratificó su prisión preventiva.

En octubre de 2014, la Cámara Federal de Rosario confirmó el procesamiento de Geli, por dos hechos: la presunta "coacción agravada" a Diego García y "amenazas" a Ricotti, y el junio de 2015, cerró la causa por "prescripción de la acción penal", por lo que Geli quedó en libertad.

En el proceso estaba en debate si los "actos imputados a Geli" eran "delitos conexos" a crímenes de "lesa humanidad". El juez Rodríguez dijo que si. Y el pleno de la Cámara Federal de Rosario por mayoría resolvió que no, que eran "autonómos".

Casación coincidió con la Cámara. "Si bien los hechos investigados en esta causa encuentran una clara y evidente vinculación con aquellos crímenes de los que los denunciantes fueron víctimas" y "que están siendo investigados, ello de por sí no resulta suficiente para establecer la conexidad que reclama el Ministerio Público", dijo.

Sin embargo, planteó que antes de pronunciarse sobre la prescripción debe investigarse a fondo la hipótesis que planteó la Fiscalía a cargo del fiscal Walter Rodríguez: ante "los hechos que se atribuyen a Geli" y "el tiempo en que éste estuvo rebelde" (desde 2009 a 2014) es "difícil concebir" que hubiera actuado en "solitario", al margen de "alguna estructura de seguridad".

Según Casación "debe despejarse en forma fehaciente la hipótesis fiscal porque si "el imputado integrara al momento de los hechos y en forma posterior" las fuerzas de seguridad una eventual calidad de funcionario público tendría incidencia" en la prescripción.

"El fiscal ha planteado la hipótesis de actuación conjunta con otras personas o como integrante de alguna estructura de seguridad y, por lo tanto, la posible suspensión del plazo de prescripción por una posible y eventual calidad de funcionario público de Geli o de alguna otra persona que hubiera intervenido en los hechos", recordó Casación. Y le reprochó a los jueces de Rosario que "este supuesto de suspensión del plazo de prescripción planteado por el fiscal" no hubiera sido "abordado ni analizado" por el tribunal. Por lo tanto, revocó el archivo de la causa y el sobreseimiento de Geli.

Compartir: 

Twitter
 

El identikit de Gaspar Geli que estuvo preso por amenazas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared