SANTA FE › OBEID SE PUSO AL FRENTE DEL OPERATIVO DE EMERGENCIA

"No quiero que me la cuenten"

"La gente tiene razón en quejarse y de putear" dijo el intendente de Santa Fe, en el paso previo a su desplazamiento dal frente del operativo en una ciudad que veía cómo el agua en vez de bajar, sube.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

Jorge Obeid se puso ayer al frente del operativo de emergencia ante las inundaciones del cordón oeste de la ciudad de Santa Fe -el mismo que padeció la catástrofe del río Salado hace cuatro años- y que ahora tiene seis barrios bajo agua, unos 30.000 evacuados, más de 60.000 damnificados y dos víctimas fatales en las últimas horas. "No quiero que nadie me la cuente", disparó el gobernador y creó un Comité de Crisis que unificará las acciones de salvataje. Hasta aquí, el intendente y candidato a la reelección, Martín Balbarrey, había piloteado la crisis: declaró el "alerta rojo" en la franja oeste, ordenó la "evacuación preventiva" de los seis barrios y tuvo que poner la cara ante el caos que generó el éxodo masivo de santafesinos, sin asistencia y sin amparo. "La gente tiene razón en quejarse y de putear. Yo lo entiendo", aceptó Balbarrey. Y poco después, Obeid lo relevó de la responsabilidad política ante el desastre. El cortocircuito tuvo su detonante: la lentitud del desagote de la zona inundada, el mal funcionamiento de los equipos de bombeo y un fenómeno que alarmó aún más: el aumento del nivel del agua en los barrios del sur a pesar de que la lluvia concedió una tregua en los últimos días. Ahora, para Obeid, la prioridad uno será sacar el agua del cordón oeste lo antes posible y hasta le puso una fecha perentoria a la tarea. "Si el tiempo nos ayuda y no se presentan inconvenientes en las máquinas, el martes a la noche toda la ciudad de Santa Fe debería estar sin agua", pronosticó el ministro de Asuntos Hídricos, Alberto Joaquín. Los inundados le tomaron la palabra.

Obeid asumió ayer el control de la situación. "No quiero que nadie me la cuente", dijo al anunciar un Comité de Emergencia que tendrá una tarea clave: desagotar el cordón oeste de la ciudad lo antes posible y atender las necesidades de 28.000 personas que hoy mal viven en 172 centros de evacuados, según la estimación del intendente.

El gobernador relevó de responsabilidad a Balbarrey después "detectar problemas en las casabombas", le dijo al diario "El Litoral". Las casasbombas son los equipos de bombeo fijos en las defensas a los que ahora se sumaron otros refuerzos que llegaron desde distintos lugares del país.

Desde ayer a media mañana, se extraían 55 millones litros por hora, así que según los cálculos del gobernador, se necesitarán no menos de 72 horas para desagotar la zona inundada en la franja oeste.

La apuesta fue ratificada después por el ministro de Asuntos Hídricos, Alberto Joaquín, quien anunció que "ya estaba seca el 50 por ciento de la superficie que había tenido agua en la ciudad".

Joaquín confirmó que ya el agua ya no ingresaba más por el norte, proveniente de la zona rural y de distritos vecinos como Recreo y Monte Vera. "Los reservorios del norte han bajado su nivel en 20 centímetros y esto significa que no está entrando más agua de la zona norte", insistió. Y allí le puso fecha al desagote. "Si el tiempo nos ayuda y no se presentan inconvenientes en los equipos de bombeo, el martes a la noche toda la ciudad de Santa Fe debería estar sin agua".

El pronóstico del gobierno de Obeid desmintió al intendente Balbarrey, quien unas horas antes se excusó de ponerle fecha al fin de la crisis, porque "dependemos mucho de las lluvias. Hay gente que ya vuelve a sus casas, pero no se puede dar una fecha para precisar cuándo se van a desagotar los barrios del oeste", comentó.

Balbarrey aceptó que "la situación social de la ciudad de Santa Fe es dificilísima" y por lo tanto "no la puede resolver una sola persona. Es muy importante tener un esquema de solidaridad, que haya colaboración en los centros de evacuados. La gente tiene razón de quejarse y de putear. Yo lo entiendo. Pero pedimos que eviten los piquetes, porque nos impide llegar con ambulancias, bombas y demás elementos de ayuda", pidió Balbarrey. Y descalificó los rumores sobre supuestas filtraciones en las defensas sobre el río Salado. "Se hizo terrorismo por periodistas irresponsables. No se puede dejar correr rumores alegremente. No puede ser que hayamos estado corriendo toda la noche atrás de fantasmas inexistentes. Y no puede ser que desde la política, desde algunos intereses políticos, se utilice esta situación. Yo estoy al frente de esta situación en Santa Fe, voy a tomar todas las decisiones políticas que tenga que tomar y si tengo que decir que se hace terrorismo, lo voy a decir con nombre y apellido", disparó el intendente.

Compartir: 

Twitter
 

En el oeste de la capital es inevitable revivir el drama del 2003, con todas sus secuelas. Hay seis barrios bajo agua, 30.000 evacuados, más de 60.000 damnificados y dos víctimas fatales.
SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice
  • Opinión> 7 DIAS EN LA CIUDAD
    Más allá de la naturaleza
    Obeid desplazó al intendente Martín Balbarrey al frente del operativo de emergencia por la...
    Por Leo Ricciardino
  • CIUDAD > UN DOMINGO SIN LLUVIA Y EL LUDUEÑA SIGUE BAJANDO
    Otros 900 volvieron al hogar
    Por Guillermo Zysman
  • DEPORTES > ÑULS GANO SOBRE LA HORA CON UN GOL DE CARDOZO
    Clavó la Tacuara en el final
  • CONTRATAPA
    Cuerpo tomado
    Por Sonia Catela
  • SANTA FE > OBEID SE PUSO AL FRENTE DEL OPERATIVO DE EMERGENCIA
    "No quiero que me la cuenten"
    Por Juan Carlos Tizziani
  • SANTA FE > A LA ALTURA DEL ARROYO TORTUGAS
    Se cortó la ruta 9
  • PIRULO
    LISTAS

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.