SANTA FE › UN ACTA QUE DESCRIBE EL OPERATIVO DE DETENCION DE UN DESAPARECIDO

"Esta es la prueba del secuestro"

Lo dijo el abogado Jorge Pedraza, que patrocina a la esposa de Marini que ahora se presentó como querellante en la causa que investiga la desaparición de su esposo, en 1975.

 Por Juan Carlos Tizziani

desde Santa Fe

Una causa judicial que investiga el destino de un militante político de la Juventud Peronista, Mario Osvaldo Marini, que estuvo preso del Ejército 25 minutos y ya lleva 32 años desaparecido puede convertirse en el paradigma de la represión en vísperas del golpe de 1976, cuando aún gobernaba la provincia don Carlos Sylvestre Begnis y el poder militar comenzaba a superponerse al poder civil. La esposa de Marini pidió al juez federal Nº 2, Francisco Miño, que declare "la inconstitucionalidad de las leyes de obediencia debida y punto final" y ordene la detención de dos golpistas: El ex jefe del Area 212, coronel José María González y un subordinado de éste, el teniente coronel Carlos Adalberto Rodríguez Carranza, a quienes acusó por la "desaparición forzada y secuestro seguido de muerte" de su marido, el 9 de diciembre de 1975. González fue el interventor militar que desalojó a Sylvestre Begnis de la Casa Gris la noche del golpe de Videla y Rodríguez Carranza se desempeñó como jefe de Policía de la provincia en los dos meses siguientes, hasta mayo de 1976.

La investigación judicial se inició hace dos años, el 30 de mayo de 2005, por una denuncia de la esposa de Marini, Ana María Cavadini, pero esta semana ella se presentó como querellante en la causa ante la aparición en el Archivo de los Tribunales Federales de un documento clave: el acta del operativo militar del 9 de diciembre de 1975 que acredita la emboscada y detención de Marini, en su propia casa, por un grupo de tareas "adscripto al Area 212 que actuaba bajo el control operacional del Ejército". "Es la prueba del secuestro", dijo el abogado patrocinante, Jorge Pedraza. Lo curioso es que el acta acredita que Marini fue atrapado a las 21.30, y se escapó a las 21.55. Estuvo preso sólo 25 minutos y ya lleva 32 años desaparecido. "Una fábula que oculta la verdadera trama ya que seguramente Mario fue asesinado en la mesa de torturas", afirmó Pedraza.

Los Marini se habían casado a principios de 1975 y tenían un bebé de un mes y medio, Germán. Los tres vivían en una casa humilde, en Jujuy 3618 (hoy Pasaje Andrade), en el sur de la ciudad. El 9 de diciembre de 1975, Ana María, paseaba con su bebé por el bulevar Gálvez, cuando vio que alguien comenzó a seguirla. Tomó un colectivo en la esquina de República de Siria y llegó a su casa con su hijo en brazos, alrededor de las 19.

No habrán pasado más de diez minutos, cuando el grupo de tareas irrumpió en la vivienda. Eran seis hombres, fuertemente armados, sin uniforme y a cara descubierta, que "en ningún momento exhibieron orden de allanamiento ni identificación alguna", recordó Ana María en su relato. Le preguntaron por su esposo, revisaron la casa, comprobaron que no estaba y, siempre a los gritos, le dijeron que no se moviera, aunque no le taparon la cara. Afuera había otras tres personas en un automóvil que "también formaban parte del operativo", agregó.

Los represores dejaron la casa en penumbras. Sólo quedó encendida la luz de la cocina para no despertar sospechas. Y esperaron que llegue Marini. Media hora después, cuando el "Grillo" se asomó por la puerta "se le abalanzaron encima, lo tiraron al piso boca abajo, lo apuntaron con armas y le preguntaron de dónde venía". Seis contra uno, muy difícil que alguien pueda resistirse. Además, Marini no medía más de 1.65.

Pasaron unos minutos, cuando la sacaron de la casa con su bebé y allí pudo ver que los otros tres represores seguían a bordo de un auto en la calle. En un momento, pidió volver porque se había olvidado el chupete de Germán, pero se topó con una orden: "¡Si volvés a entrar, sos boleta!", le gritaron los de adentro.

La llevaron con su hijo hasta la Comisaría 1ª (25 de Mayo y Primera Junta), en el microcentro, donde pasó la noche. Esperó que también trajeran a su marido, pero fue en vano. Al otro día, un policía le comentó que lo habían llevado a la Comisaría 4ª y que ellos no tenían nada que ver, que el operativo estaba a cargo de los militares.

Una semana después, la interrogó otro militar que le dijo que Mario "se les había escapado", lo que le pareció imposible por la magnitud del despliegue militar y cómo lo habían reducido. Luego, y ante sus súplicas a los policías de la Comisaría 1ª, uno de ellos le comentó que se rumoreaba que Marini había muerto en la sala de torturas, de un paro cardíaco.

Ana María estuvo detenida cuatro años y medio a disposición del Poder Ejecutivo. Con el correr del tiempo supo que su casa había sido desmantelada. Le robaron todas sus pertenencias: la ropa, la vajilla, los libros, los regalos de casamiento, los electrodomésticos. Un botín de guerra.

Pero ahora, apareció en el Archivo de la Justicia Federal de Santa Fe el expediente que se originó por el operativo del 9 de diciembre de 1975, cuya existencia Ana María desconocía y que describe con lujos de detalles cómo fue su detención y la de su esposo. En las primeras páginas, hay un acta del operativo en la casa de Jujuy 3618, donde consta la hora del allanamiento (19.55), la llegada de Marini (21.30), el posterior traslado de Ana María a la Comisaría 1ª y cierra con una supuesta fuga de Mario. "A las 21.55, ﷓dice el documento﷓ se escucha que frente a la finca allanada estacionan no menos de dos vehículos. Por tal motivo, el personal actuante procede a apagar las luces y tomar posición para actuar, escuchándose conversar a varias personas en un tono fuera de lo normal. Dado que la situación se prolongaba se requirió una verificación de lo sucedido, siendo en esas circunstancias en que cinco o seis sujetos que se desplazaban en un automóvil Peugeot 404 de color claro y en una moto estacionada a escasos metros del inmueble, se dieron a la fuga por calle Jujuy en dirección al oeste. Al retornar a la normalidad y encender nuevamente las luces,secomprueba que también había logrado darse a la fuga Mario Osvaldo Marini", agrega.

"Esta es la prueba irrefutable de que Marini fue apresado por un grupo de tareas del Departamento Informaciones de la Policía de Santa Fe (el tristemente célebre D﷓2) que actuaba bajo 'el control operacional' del Ejército", señaló Pedraza. "Y el relato harto confuso de una posterior fuga, ayudada 'por autos que pasaron frente a la casa', no resiste el menor análisis. A esta fábula ni siquiera se la puede llamar 'ley de fuga', ya que seguramente Mario fue muerto en la mesa de torturas y luego tuvieron que fraguar los acontecimientos porque habían actuado a cara descubierta, sin tabicar o encapuchar a mi clienta, lo que en ese período de transición todavía era factible", explicó el abogado.

Pedraza pidió entonces la detención del coronel González y del teniente coronel Rodríguez Carranza para que sean indagados por los presuntos delitos de "privación ilegal de la libertad, tormentos, homicidio y asociación ilícita". González "era la máxima autoridad del Ejército en Santa Fe (en diciembre de 1975) y ningún operativo militar y/o disposición final de los detenidos se hacía sin su conocimiento y orden". Y Rodríguez Carranza era "oficial o jefe de Operaciones del Comando de Artillería 121" en esa misma fecha y firma el sumario militar-policial del procedimiento, donde consta que detienen a Marini y lo eleva primero a la Policía Federal y luego al Juzgado Federal de Santa Fe", concluyó el querellante.

Compartir: 

Twitter
 

Sylvestre Begnis aún era gobernador cuando secuestraron a Marini. El coronel José González, acusado, fue el que lo desalojó del poder.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared