DEPORTES › CENTRAL PERDIó 1 A 0 CONTRA ARGENTINOS, DE GRAN SEGUNDO TIEMPO

La impotencia de un equipo

Central resignó cualquier aparición colectiva en ataque y Argentinos, a través de Ortigoza y Mercier, dominó el medio campo y empezó a tocar la pelota. La visita quedó a dos de la punta y el "canaya" debe lidiar con la Promoción.

 Por Alejo Diz

0 Central: Galíndez (5); Chitzoff (5), Braghieri (5), Burdisso (-), García (4); Gómez (5), Ballini (4), Paglialunga (6), Núñez (4); De León (4), Caraglio (5). DT: Leonardo Madelón.

1 Argentinos: Peric (6); Sabia (6), Caruzzo (6), Gentiletti (6); Prósperi (6), Mercier (8), Ortigoza (8), Oberman (6); Coria (6); Sosa (7), Calderón (5). DT: Claudio Borghi

Gol: ST: 13m Sosa (A).

Cambios: PT: 33m Valentini (4) por Burdisso (C). ST: 19m Federico Domínguez por Oberman (A) y Gurrieri por Ballini (C), 35m Coniglio por Chitzoff (C), 40m Pavlovich por Sosa (A) y 43m Hernández por Calderón (A).

Arbitro: Néstor Pitana

Cancha: Central


Las diferencias que sugiere la tabla de posiciones entre Central y Argentinos quedaron claramente a la vista de todos en los últimos 45 minutos del partido. La corrección táctica inculcada por Madelón y algunos esfuerzos físicos lograron enmascarar las asimetrías entre un equipo y otro. Cuando Argentinos le salió eso que intenta todo el tiempo, de llegar con pelota el pie al área rival, quedó Ismael Sosa frente a Galíndez, marcó el gol, y desde allí los dirigidos por Claudio Borghi pusieron en marcha todos sus atributos, dando permanente circulación de pelota, lo que transmitió tal resignación a la tribunas del Gigante -nunca bajó algún reclamo-, y menos alguien que se atreviera a pensar en que el empate podía llegar.

Central pensó en hacer ante Argentinos lo que elaboró con Boca. El canaya paró a los once jugadores en su campo, esperó por el rival, se mostró obsesionado por no verse desbordado, se esforzó en presionar, pero todo en su propio terreno. Con eso logró amañatar al bichito, pero a un precio alto: resignó cualquier aparición colectiva en ataque, porque ni siquiera cuando recuperaba la pelota cerca del mediocampo el auriazul se animó a soltar cinco jugadores para contraatacar, como hizo en la Bombonera.

Así entonces el fútbol a un toque de Argentinos progresaba hasta un límite, que lo imponía la doble línea de cuatro canaya. Pero paulatinamente Central se fue desvaneciendo. Primero porque debió salir por lesión Burdisso (se hizo sacar la quinta amarilla por lo que no jugará ante Lanús y está en duda para el clásico) y luego porque sus ínfulas defensivas fueron perdiendo intensidad. Y allí Argentinos abrió su manual de recursos.

Con Ortigoza y Mercier dominando el medio y repartiéndose en dosis proporcionales las tareas, la visita empezó a tocar la pelota. Tanta comodidad tenía el equipo, que en los saques de arco salía jugando Caruzzo con pelota el pie. La abrían al costado, volvían por el centro, cambiaban de lateral, retrocedían, probaban con la proyecciones de Prósperi, buscaban a Coria, empezaban de nuevo, todo eso hacía Argentinos, a gusto, mientras ya Central vestía de resignado testigo. En eso andaba el bichito cuando Oberman la picó para Coria, Chitzoff no se avivó, el talentoso volante fue hasta el fondo y tocó atrás para que Sosa elija un palo y defina ante un Galíndez desprotegido. Luego del gol aparecieron algunas defectos en Argentinos, que estaban relacionados exclusivamente en la definición, porque Sosa tuvo otros dos mano a mano que disparó desviado y Calderón también contó con sus chances.

Todo Central estaba mareado de ver pasar el balón. Gómez quería gambetear a tres, De León se sacaba la pelota de encima, incluso cuando tenía ángulo de disparo, y Caraglio luchaba solo ante los centrales. Hubo un rato, en el primer tiempo, que De León estrelló un cabezazo en el palo y la gente se ilusionó en que eso era el principio de todo, cuando allí, contrariamente, se dejó pasar la única ocasión para que Central pudiera superar a Argentinos en el marcador. Lo que llegó después era lo que anunciaba la tabla (Argentinos quedó a dos de la punta), por lo que lleva haciendo el equipo de Borghi y por lo que no puede hacer Central.

Compartir: 

Twitter
 

La corrección táctica inculcada por Madelón se desvaneció rápidamente.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.