DEPORTES › ÑULS NO JUGó UN MAL PARTIDO PERO EL EMPATE CON BANFIELD LO MARGINA DE LA PELEA ARRIBA.

A las duchas y a pensar en Bolivia

El equipo de Sensini se acordó tarde de atacar y cerró el partido en el sur bonaerense con buena imagen y luchando en campo contrario. No hubo actuaciones destacadas a excepción de Peratta y el Flaco Schiavi. Ahora la Sudamericana.

0 Banfield: Bologna; Ladino, Víctor López, Dos Santos, Bustamante; Quinteros, Sardella, Erviti, Carrusca; Zelaya y Ramírez. DT: Julio César Falcioni.

0 Ñuls: Peratta; Alayes, Schiavi, Fideleff; Vella, Dolci, Mateo, Estigarribia; Formica; Sperdutti, Borghello. DT: Roberto Sensini.

Cambios: PT: 18m Segovia por Víctor López (B) y 41m Méndez por Zelaya (B). ST: 22m Taborda por Vella (Ñ), 32m Velázquez por Formica (Ñ), 35m Barrales por Carrusca (B) y 38m Salvatierra por Borghello (Ñ).

Arbitro: Alejandro Toia

Cancha: Banfield


En el final del partido Ñuls dejó una buena imagen. El partido lo terminó jugando en el campo de Banfield, dominado la pelota y generando las mejores situaciones. Pero el rojinegro descubrió sus ambiciones recién en el cuarto de hora final, una vez que el local dejó pasar su mejor momento en el partido. En la lepra no hubo actuaciones individuales para destacar, a excepción de Sebastián Peratta y Rolando Schiavi. La figura fue el Flaco, que ganó todas, incluso en el área rival, y en su cabeza estuvo el triunfo, pero la pelota se perdió por arriba del travesaño. El equipo de Roberto Sensini suma un invicto de 13 partidos, pero el empate de anoche lo marginó de la pelea superior en el Apertura. Ahora las ilusiones descansan en la Sudamericana, donde el jueves el rojinegro jugará el partido de vuelta con San José en Bolivia.

El cronómetro no llegó a contar el primer minuto de juego y Peratta se ganó los aplausos del estadio al negarle el gol al Quinteros. Luego que un cabezazo del volante pegara en el palo, el ex Central recibió el rebote y definió de derecha con arco a disposición, pero los reflejos del uno leproso lograron desviar la pelota al tiro de esquina.

La rápida jugada de peligro lograda por Banfield no fue producto del azar. El local priorizó su juego ofensivo, paró a todos sus volantes en el área rojinegra y se acostó en la habilidad de Erviti para darle inicio a cada uno de sus avances. A eso Ñuls respondió, cuando se hizo de la pelota, como igual ambición, por lo que el partido regalaba emociones seguidas.

Esta vez Ñuls no tuvo en Sperdutti a su jugador más agresivo. El delantero chocó mucho con los delanteros y en escasas ocasiones logró imponer su gambeta. Para salir del encierro que le propusieron los defensores en la marca, el potente punta empezó a tocar la pelota de primera, lo que le dio al equipo fluidez en ataque y así Bologna tomó protagonismo: lo tuvo Formica pisando el área menor, pero su remate pegó en el alambrado, y luego Borghello quedó a centímetros de poder empujar sobre la línea de gol un centro de Vella.

Banfield, en cambio, preocupaba con arrebatos de individualidad de Erviti, quien probó desde afuera del área sin poder sorprender a Peratta. Lo que inquietó al taladro fueron los cambios forzados que debió realizar Falcioni, ante lesiones que obligaron a dejar la cancha a Víctor López y Zelaya. El defensor sufrió un desgarro a los pocos minutos y el delantero acusó un esguince de tobillo tras disputar la pelota con Schiavi sobre el cierre de la primera parte.

Esos imprevistos que se le presentaron al local no fueron aprovechados por Ñuls, al demorar el conjunto de Sensini en tomar la decisión por ir con convicción a la búsqueda de la victoria. Es que para eso era necesario que Formica asumiera su rol de conductor para entonces explotar las incesantes corridas de Borghello y Sperdutti. Porque más allá de un cabezazo de Schiavi que Bologna contuvo sobre la línea, nada productivo hizo la lepra en ataque.

Como los jugadores rojinegros dudaban al momento de cruzar la mitad de cancha, Sensini despejó temores disponiendo el ingreso de Taborda por Vella. Fue allí cuando la lepra se adueño del juego y construyó las mejores ocasiones de gol. Lo tuvo Schiavi de cabeza, pero la pelota se perdió por arriba, y Dolci entusiasmó al millar de leprosos en cancha del taladro con remate cruzado que desvió el arquero. Se despertó Estigarribia, Taborda ganó algunas y Salvatierra desniveló en el área. Pero se acordó tarde Ñuls de atacar y el empate no lo acercó al puntero Estudiantes. Lo que importa ahora es la Sudamericana.

Compartir: 

Twitter
 

Toda la garra de Schiavi. El Flaco se lució una vez más y fue clave en el desempeño.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.