DEPORTES › CENTRAL VOLVIó A CAER Y SUMó CUATRO UNIDADES EN CUATRO PARTIDOS.

El panorama sigue preocupante

El equipo de Russo anotó en su única aproximación al arco rival, pero tras la expulsión de Pérez en el segundo tiempo, la victoria se desmoronó. Los dos intentaron proponer, jugar, y no especular. Pero fue Banfield el que logró imponerse.

Mientras no encuentre una identidad, una idea, Central seguirá alarmando a sus hinchas con rendimientos tan pobres como el de ayer. El canaya volvió a la derrota, 2 a 1 ante Banfield, y suma solo 4 unidades en cuatro partidos. Anotó en su única aproximación al arco rival, pero tras la expulsión de Pérez en el segundo tiempo, Russo se equivocó en un cambio y la victoria se desmoronó hasta transformarse en caída.

Los dos intentaron proponer, jugar, en el inicio. Rápidos para pasar la mitad de cancha, procuraron no especular. Pero fue Banfield el que logró imponerse, porque entendió que a las defensas se las sacude por las bandas. Eligió la izquierda del ataque para complicar al pibe Pérez, el tiempo le demostraría que fue un acierto. Díaz y Chávez, los más certeros de la ofensiva local, lastimaron en cada ocasión que pudieron desnivelar. Con el correr de los minutos, el partido se le hizo cuesta arriba a Central, porque el taladro ajustó las marcas y le impidió trasladar con tranquilidad y espacio como en los primeros minutos.

Con Méndez impreciso y García sin organizar, al canaya le resultó difícil controlar, mucho menos dominar, el juego. Las acciones de ataque se redujeron a la chance de que Bracamonte bajara algún centro y encontrara algún ladero. Lagos, pegado a la raya, tampoco tuvo margen como para erigirse en la alternativa más válida. El zurdo, como todo el equipo, estaba perdido en la cancha, pero como Banfield dominaba tibiamente, no sufría demasiado.

Inesperadamente, y en la primera acción en la que pudo imponerse, Central llegó al gol. Cuidó la pelota, la trasladó con paciencia desde el medio hacia la derecha y cuando Pérez vio la chance la cambió de palo para la llegada veloz de Lagos, que le pegó seco al segundo palo de Santillo. A Banfield no lo inquietó la desventaja, no se desesperó e intentó jugar de la misma manera. El equipo de Russo ganó en confianza, aunque se aferró a la victoria y siguió entregándole la pelota al local.

Obligado, Banfield fue en busca del triunfo. Con preciso manejo de la pelota, analizando la mejor alternativa, lo hizo muy bien hasta llegar al área. Ahí aparecían los problemas, le faltaba peso, pero contaba con la ayuda de Central que se defendía cada vez más atrás. Los de Garnero siguieron apostando a las bandas y los laterales canayas mucho no podían contener. Por eso no llamó la atención la tontera de Pérez, que debió irse expulsado con media hora en el haber.

No había transcurrido un minuto de la roja y Russo mostró sus cartas, acaso decisivas y fatales para las aspiraciones del canaya de cara al desenlace del partido. Sacó a García, incluyó a Valentini y recuperó la línea de cuatro, pero con tres centrales. Con ese movimiento, el DT le hizo un grato favor a Banfield porque se desordenó más que antes y perdió posiciones en varias acciones. Silvera marcó el empate apenas dos minutos después de la sustitución ante una desatención grave de la defensa, que intentó dar el paso adelante, pero habilitó al ex Independiente. Igualdad merecida, y un Central que ya no intentaba disputar el juego, se lo entregaba al local y lo reconocía dominador.

Sin triunfos en el torneo, Banfield necesitaba los tres puntos, por eso no se conformó, más aun ante un rival carente de ideas. Siguió con su libreto de proteger y mover la pelota de banda a banda y presionar sobre la salida de Central. Le bastó repetir la fórmula del primer gol para marcar el segundo. Centro al área, con apenas dos minutos por jugar, dos toques de jugadores libres en el área y tanto de Chávez tras un rebote en el palo que Caranta no pudo contener antes. Central no merecía llevarse algo del sur de Buenos Aires, nunca propuso, nunca jugó, no supo hacerlo. Segunda derrota en cuatro partidos, preocupante sí. Pero mucho más grave es no saber a qué juega.

2 Banfield: Santillo; Galarza, Zamponi, Mosset, Bustamante; Prichoda, Leiva, Pérez, Díaz; Chávez, Silvera. DT: Daniel Garnero

1 Central: Caranta; Pérez, Peppino, Casteglione, Yacuzzi; Gagliardi, Domínguez, Méndez, Lagos; García, Bracamonte. DT: Miguel Russo.

Goles: PT 34m Lagos (C), ST 18m Silvera (B), 43m Chávez (B)

Cambios: ST 12m López por Díaz (B), 15m Toledo por Bracamonte (C), 18m Valentini por García (C), 32m Noir por Leiva (B), 40 Barbaro por Prichoda (B), 41m Medina por Lagos (C)

Expulsado: ST 16m Pérez (C)

Arbitro: Silvio Trucco

Cancha: Florencio Sola.

Compartir: 

Twitter
 

Javier Yacuzzi disputa le pelota con un jugador de Banfield, que terminó siendo claro dominador.
Imagen: Julio Mancini
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.