DEPORTES › CON UN GOLAZO DE SCOCCO ÑúBEL GANó UN PARTIDO CLAVE ANTE RIVER

Sufrió pero se fue victorioso

Ñúbel respetó a River pero nunca le entregó el dominio del juego. A pesar del trajín físico, lo enfrentó a la par en un encuentro trabado y polémico por donde se lo mire. El Tata Martino terminó expulsado de la cancha tras el tanto anulado a Luna.

 Por Pablo Fornero

Hay que darle crédito al Ñúbel de Gerardo Martino, un equipo que muestra sus cartas cuando las situaciones apremian. Ya lo había demostrado en Chile y ahora lo repitió ante River, a quien venció por la mínima diferencia con un descomunal tanto de Ignacio Scocco. Incómodo en el primer tiempo, el conjunto del Tata solidificó el triunfo después del gol y venció con merecimiento, aunque sufrió más de la cuenta en el último cuarto de hora. La victoria le sirvió a la lepra para alcanzar en soledad el segundo puesto de la tabla, a tres unidades del único puntero Lanús.

Ñúbel respetó a River, pero nunca le entregó el dominio del juego. A pesar del trajín físico, lo enfrentó a la par, no lo doblegó, todo lo contrario. Lo reconoció difícil, pero nunca retrocedió. Durante la primera media hora primó la especulación. Ambos avanzaban con cautela y priorizaban el control sobre el rival. Para no repetir viejos errores, River se paró más amalgamado, con líneas bien pegadas, intentando achicar espacios e impedir que Ñúbel haga lo que más sabe hacer: tener la pelota y distribuirla con rápidez y precisión. Logró incomodarlo el millonario al local, la pelota superaba a los medios y llegaba sucia a los delanteros.

Vangioni era la carta de River. El ex Ñúbel disponía libertades para recorrer un gran tramo de la banda izquierda, y con sus precisos centros ponía en aprietes a Vergini y Heinze. En una de esas chances, a los 27 minutos, Guzmán le tapó de manera brillante un cabezazo a Luna. River era más profundo, la lepra todavía intentaba acomodarse en el partido.

Las armas estaban muy claras. El local no podía hacer su juego, pero reconocía las fallas de la defensa millonaria, que defendía en línea y no cubría espacios. Esa lectura hizo Villalba, que asistió con justeza a Scocco a los 35 minutos. El goleador dio una clase de definición para abrir el marcador: sombrero a Román, la acomodó de cabeza y tocó suave al segundo palo. Golazo.

La desventaja significó un golpe duro para el equipo de Ramón. El visitante no reaccionó hasta la media hora del segundo tiempo, cuando Ñúbel comenzó a exhibir el cansancio por el partido del jueves. Hasta ese momento, el local se dedicó a justificar el resultado. Recuperó firmeza en el fondo y Villalba cortó todo lo que pasó a su alrededor e hizo olvidar a Bernardi al circular la pelota por todo el frente de ataque.

Sobre el final aparecieron groseras fallas en el rojinegro. El ingreso de Iturbe le imprimió más velocidad y cambio de ritmo al tibio River, que con muy poco arrinconó a los de Martino. A los 35 minutos festejaron el empate en la acción más polémica de la oscura tarde del Parque. Luna, casi sobre la línea, la empujó al gol con la mano. Ceballos no vio la jugada y el juez de línea regresó unos pasos hacia la mitad de cancha, pero la protesta de Martino y sus jugadores pesó más y determinó que el árbitro invalide la acción.

Los últimos minutos fueron de extrema angustia para un Ñúbel agotado. Martino metió rápido las tres modificaciones buscando algo de aire. Su equipo no podía respirar, pero le bastaba ante un inexpresivo River. Fue triunfo al fin y otro festejo, el tercero en apenas ocho días. Todo es felicidad en el Parque.

1 Ñúbel: Guzmán (7); Cáceres (5), Vergini (6), Heinze (6), Casco (6); Pablo Pérez (5), Villalba (8), Tonso (4); Figueroa (5), Scocco (6), Maxi Rodríguez (5). DT: Gerardo Martino.

0 River: Barovero (5); Mercado (5), Román (5), Bottinelli (4); Abecasis (4), Ponzio (5), Vangioni (6); Sánchez (5), Rojas (4); Mora (5), Luna (6). DT: Ramón Díaz

Gol: PT 35m Scocco (Ñ)

Cambios: ST 14m Iturbe por Sánchez (R), 23m Acevedo por Abecasis (R), 30m Muñoz por Tonso (Ñ) y Cruzado por Rodríguez (Ñ), 31m Funes Mori por Mora (R), 45m Mateo por Pérez (Ñ)

Expulsado: ST 35m Martino (Ñ)

Arbitro: Diego Ceballos

Cancha: Coloso del Parque

Compartir: 

Twitter
 

Scocco ya le pegó y va camino a transformarse en gol. El delantero demostró una vez más su talento.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.