DEPORTES

Central entre la deuda salarial y las promesas de más refuerzos

Los jugadores se reunieron ayer con dirigentes y el grupo inversor para reclamar por los sueldos atrasados de setiembre y octubre. "Uno no debe acostumbrarse a esto", dijo Wanchope.

 Por Alejo Diz

Luego de que los resultados obtenidos por el primer equipo contagiaran cierta serenidad deportiva, en Central se abrió un frente de conflicto imprevisto: El atraso del pago de haberes a los jugadores del plantel superior. Los jugadores habían acercado su inquietud dos semanas atrás, ocasión en que recibieron una promesa de pago. Pero aquel anuncio no se concretó y ayer fue necesaria la intervención del secretario Gonzalo Estévez y Horacio Carbonari, en representación del grupo inversor, para evitar una medida de fuerza de los jugadores. "Me dicen que me tengo que acostumbrar a estas cosas, pero yo pienso que son los directivos los que se tienen que acostumbrar a tener al día al plantel", razonó Paulo Wanchope. Contrariamente, Cristian González habló de un futuro promisorio: "Van a venir refuerzos importantes porque el grupo inversor sabe que el año que viene tenemos que pelear el campeonato".

La práctica vespertina que tuvo lugar en el Gigante de Arroyito se vio alterada por la inquietud de los jugadores respecto al cobro de una deuda que supera los 200 mil dólares. "Se les debe el sueldo de setiembre y octubre. Pero lo más grueso es el atraso que tenemos en el pago de premios", asumió un dirigente canalla a este diario.

El equipo realizó la práctica de fútbol en el estadio. Hasta allí se acercaron Estévez y Carbonari para reunirse con los jugadores. Y en representación del plantel, Paulo Wanchope se refirió del conflicto luego del cónclave con los directivos: "Hay un pequeño problema que esperamos que se solucione mañana (por hoy) para estar todos más tranquilos. Se pensó en tomar alguna medida, pero ahora nos dicen que se va a llegar a un arreglo. Esperamos que así se para la tranquilidad de todos los jugadores. Esto afecta porque muchos estamos pendientes del pago. Es lógico que por esto podamos desconcentrarnos de cara a lo que viene".

"Algunos compañeros me han dicho que ya es normal que vengan dirigentes, prometan cosas y luego no pase nada. Me dijeron que me tenía que acostumbrar a estas cosas y yo pienso que es al revés, los que se tienen que acostumbrar son los dirigentes a pagar al día. Yo no me quiero acostumbrar a que no nos paguen", agregó Wanchope a la tira deportiva de Lt8.

Ayer los jugadores recibieron de parte de la dirigencia una promesa de pago que debería cristalizarse esta mañana. Pero de no concretarse lo pactado los jugadores podrían tomar algunas medidas de protesta la semana que viene.

Pero lejos de expresarse del problema económico, el Kily González aseguró ayer que "van a venir refuerzos importantes" porque "el grupo inversor --al cual ya le debe algo más de dos millones de dólares-- sabe que se tiene que hacer un esfuerzo para pelear el campeonato". Y en este sentido, la dirigencia decidió comprar el pase de Ariel Garcé, valuado en 300 mil dólares.

Entre tanto, el domingo Central recibirá a Argentinos Juniors desde las 16.30. Y para este compromiso Néstor Gorosito confirmará el once titular con un sólo cambio: el de Damián Ledesma por el suspendido Juan Azconzábal.

Compartir: 

Twitter
 

Kily González no se manifestó sobre la deuda salarial pero sí habló de refuerzos. "El grupo inversor sabe que el año que viene debemos pelear el campeonato", aseguró.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.