CULTURA / ESPECTACULOS › "EL LIBRO NEGRO", THRILLER HISTORICO POLITICO DIRIGIDO POR VERHOEVEN

Los sospechosos de siempre

El film alude a aquella agenda negra, nunca encontrada, en
la que figuran los nombres de traidores y colaboracionistas.
La historia de una cantante que padeció al régimen nazi

 Por Emilio A. Bellon

"El Libro Negro" ("The black book"). (2006)

Dirección: Paul Verhoeven.

Guión: Paul Verhoeven y Gerard Soeteman.

Fotografía: Kart W. Lundelaub.

Música: Anne Dudley.

Intérpretes:Carice Von Houten, Sebastian Koch, Tom Hoffman, Halma Rejur, Peter Blok.

Duración: 145 minutos.

Salas de estreno: Monumental, Del siglo, Showcase y Village.

Calificación: 7 (siete).

Tras veintidós años fuera de los sets de filmación de su país natal, Holanda, Paul Verhoeven decidió iniciar, allí, el rodaje de un proyecto que partía de su propia experiencia, cuando era niño. Nacido en 1938, su niñez transcurre en el espacio de los meses de la Ocupación Nazi, donde uno de los términos golpeantes era el de sobrevivir. La historia de este film parte de lo que habitualmente consideramos como una "historia real" y el título del film alude a aquella agenda negra, nunca encontrada, en la que figuraban los nombres de traidores, de colaboracionistas.

Todo el relato, de casi dos horas y media de duración, se puede considerar como un flashback, partiendo de un viaje que una mujer junto a su familia realizan al Estado de Israel, a mediados de los años 50. Calificado por el diario "Le Monde" como un film "palpitante y luminoso", "The black book" - "El libro negro" es una coproducción entre Holanda, Bélgica, Gran Bretaña y Alemania que, no obstante, revela una mixturación de géneros, tal como se puede esperar de un director que transitó por el Hollywood de hoy y que ofreció films decididamente taquilleros tales como "Instinto básico", "Robocop", "Showgirls", entre otros; y que llevó a que la crítica comenzara a desconfiar de quien alguna vez había presentado films tales como "Delicias turcas" y "El cuarto hombre", por citar sólo algunos de su período europeo.

Básicamente, "El libro negro" se puede pensar como la crónica de una venganza. En el tiempo en que la Segunda Guerra Mundial está llegando a su fin y con ello la caída del nazismo, la tragedia es algo que sigue estallando minuto a minuto. Testigo de una matanza de su familia, el personaje que interpreta la primera actriz, Carice Von Houten, Rachel Stein cantante de melodías inglesas que inmediatamente se comenzarán a prohibir, llevará su plan hasta el límite, adoptando una permanente conducta de simulación, pasando a ser otra mujer, enamorándose del enemigo, moviéndose entre dos frentes, ejecutando sin miramientos la razón de sus propios deseos.

Definido por su director, como un thriller histórico político, sus observaciones sobre los comportamientos en tiempo de guerra alcanzan por igual al ejército de la ocupación como a los que están en el frente de la Resistencia. Aquí no están presentes, como suele ocurrir los maniqueísmos a los que nos ha acostumbrado un cine de "buenas intenciones"; por el contrario, si algo estructura este film es lo que podríamos llamar "el doble juego", que ambos sectores ponen en funcionamiento de acuerdo no sólo con intereses de grupo, sino particularmente personales. Y todo podría partir de algo que escuchará la protagonista en una de las primeras secuencias del film, por boca de un abogado cercano a la familia: "Rachel, no debes en estos tiempos, ser tan confiada".

Film que plantea un entrecruzamiento de géneros, y que permite reconocer las elecciones temáticas y de exposición de su director, "El libro negro" no evita poner en nuestro campo visual situaciones que subrayan desde la morbosidad y desde un atractivo, para Verhoeven, de hechos de violencia; lo que lleva, por momentos, a que se desdibuje la fuerza dramática del relato. En cambio, todo lo referido a lo sexual, como instrumento de manipulación, está sostenido por un clima de tensión que coloca a la protagonista entre una aliada de ciertos principios y una seductora Mata Hari, compuesta, como ella misma la cita por una hipnótica Greta Garbo.

Sobrevivir, camuflándose, escondiéndose bajo otro nombre; ocultando su identidad de mujer morena, bajo un teñido que en algún momento será delatado, que alcanza hasta los vellos del pubis. De esta manera, la heroína que por momentos no sabe en qué frente está, llegará a ser la amante de un alto oficial del ejército nazi; quien por otra parte, será llevado al terreno de la mujer amada. Este rol lo cumple Sebastian Koch, el dramaturgo vigilado, motivo de sospecha, en otro polémico film, "La vida de los otros".

Si por momentos el film se complace en construir secuencias de las llamadas "de acción", atendiendo a las reglas de la industria; en cambio, en otros lo que se transmite es esa ambigüedad que nos va colocando en un lugar de incomodidad, desmitificando ciertas actitudes heroicas, colocando a gran parte del relato en un espacio de interrogantes. A pesar de que el mismo ha declarado que esta es "una historia moral que no se centra, como en otros de mis films, en los efectos especiales".

Desde los tiempos de Marco Ferreri, tal vez podríamos pensar en Lars Von Traer, un director no ha despertado tantos epítetos enojosos. En este caso, el director Paul Verhoeven, de quien sí tenemos una imagen más precisa en "El soldado de Orange" con Rutger Hauer, fue calificado en repetidas oportunidades como un hombre "moral, pervertido, homófobo, misógino, obsesionado con el mismo ha declarado por "el amor, el sexo y la sangre". Y es tal su convicción, que el mismo subió a los estrados, en una oportunidad, para recibir el galardón como el peor director del año por "Showgirls", el AntiOscar de 1996.

Pero claro está. Verhoeven ha regresado a su país. Y "El libro negro" presenta algo que ningún estudio de hoy podría aceptar; esta ambigüedad moral que se sostiene hasta el minuto final del film, (situación que guarda cierta simetría con otra de los momentos iniciales, en torno a la figura de un féretro), recorre gran parte del relato. Reconocemos ese hábil y astuto artífice que conoce los modos y los medios para conformar desde una actitud provocativa y perturbadora, a diferentes públicos.

Compartir: 

Twitter
 

La pelicula transcurre en el final de la II Guerra, a días de la caída del nazismo
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared