CULTURA / ESPECTACULOS › TEATRO. "39 OJOS DE LLUVIA" EN EL ESPACIO OJO BLINDADO

Un director teatral en busca de una poética salida del agua

Pablo Pace reestrena 39 ojos de lluvia. Una obra que aborda la mirada de una escritora envuelta en sus dudas, pero que en su elaboración trabajó alrededor del agua como fuente de vida.

 Por Julio Cejas

El viernes 22 a las 22 en la Sala de el Espacio Ojo Blindado de Corrientes 363, se reestrena la obra 39 ojos de lluvia, escrita y dirigida por Pablo Pace. Pace, actor y pedagogo teatral, surgido de las ultimas generaciones de alumnos de la Escuela Provincial de Teatro y Títeres , dialogó con Rosario/12 acerca de su opera prima y sus concepciones estéticas.

"Esta obra -dijo- surge en el marco del Taller que comencé a dictar el año pasado en El Ojo Blindado, un espacio donde se dictan talleres de percusión, de tela, de trapecio, en esta oportunidad, apuntamos a un taller con una sola persona, la idea partió de un trabajo basado en intervenciones urbanas".

De alguna manera en su recorrido como actor, Pace siempre estuvo ligado a experimentaciones ligadas con espacios no convencionales que también incluían la calle y los espacios institucionales. Su paso por el emblemático colectivo de Arte y Salud "La Rueda" en el 2002, lo acerca a un grupo multidisciplinario que desarrolló actividades donde se vinculaba la creación artística con los campos de la salud y allí destacó como clown en trabajos de animación tanto en el Hospital de Emergencias "Dr. Clemente Alvarez", como en el Hospital de Niños "Víctor J. Vilela".

"Allí -remarcó- encontré a alguien muy importante en mi formación actoral, como José Luis Jaime, un actor notable que me ha influenciado en lo corporal y en la máscara, de allí aprendí que en lo clownesco hay mucho de ridículo pero también algo de cinismo que me sigue interrogando. Después llegaron algunas intervenciones callejeras, como las que se realizaron en el día del aborto, allí interpretaba a un sacerdote que leía salmos de la Biblia a una mujer tirada en piso envuelta en hojas".

Preocupado por la relación actor-espectador, Pace participa en obras como Zeus (2004) y La República, parche y solución (2007) donde se manifiesta la preocupación por el tema de la cercanía del actor.

"El actor no es una pantalla, con la actuación hay algo que no se sabe que va a pasar, lo que acontece, el riesgo, eso, me interesa poner en riesgo al actor y al espectador como partes inevitables de una estética modificadora", remarcó.

Volviendo a 39 ojos de lluvia, obra que se estrenó el año pasado a mediados de diciembre, Pace rescata también el tema de la producción teatral y su relación los talleres. "De esta experiencia -﷓apuntó-﷓ se desprende que un taller de teatro no tiene que estar disociado de la producción, del taller se pasa a la producción, y eso es lo que hicimos con esta propuesta que nació como un ejercicio dentro de la dinámica propia de un espacio de aprendizaje".

Planteada como una intervención urbana la propuesta parte de la construcción de 30 sombreros de papel que son desparramados a manera de sendero en una calle de la ciudad. "Parecían 30 sombreritos que semejaban un mar -comentó el director a Rosario/12-, después nos fuimos al balcón y desde allí anotamos las actitudes de las personas sobre esas intervenciones, fuimos sacando lo que queríamos hacer, eran sombreros de papel de diario, y allí está el concepto de lo periódico, cuando la noticia pasó, al diario se lo usa para envolver huevos, esa situación la llevamos a un plano del arte".

Responsable de la coordinación y la dirección, Pace fue también el encargado de armar la dramaturgia de este ejercicio a partir de las reacciones que producían estos objetos en contacto con los ocasionales transeúntes. "Comenzamos a ensayar -detalló- y yo escribí lo que se iba produciendo, somos seres inconclusos y fragmentados, muy pocos se paraban a mirar, había gente que no le daba importancia, uno primero hace pero no sabe que reacción puede tener de parte de la gente, no conocíamos a los que pasaban por esa calle y entonces escribimos sobre esos cuerpos. Resultó algo bastante poético, y yo me encargue de ponerle la acción, influyó mucho la construcción de objetos desechables, la escenografia está conformada por dos paredes oblicuas e inclinadas, una confeccionada precisamente con papel de diario y la otra con una guía telefónica".

Todo pareciera estar pensado y fundamentado en esta ópera prima cuyo nombre obedece a la rigurosidad con la que se encaró un trabajo de taller que finalmente logró perfilar un intento de poética propio.

"La obra se llama 39 ojos de lluvia, porque fueron exactamente 39 ensayos, y se ensayó siempre en base a un elemento primordial: el agua en sus diversas variantes, lluvia, agua estancada, y de allí se tomó la humedad, el olor, tratando de posibilitar que la actriz adopte por momentos, ese cuerpo de lluvia, o de agua de estanque que ni siquiera se mueva, tomamos el agua como fuente de vida para el cuerpo".

La obra en su aspecto formal aborda la mirada de una escritora envuelta en sus dudas, alguien que revisa permanentemente la información de los diarios y de la realidad de las noticias. "Siempre somos cómplices de las palabras leídas", acota el director al referirse a esta mujer cuya práctica es coleccionar y archivar fenómenos, y nombres para después transcribirlos , casi como una cronista de su sociedad.

Según otra de las interpretaciones que el autor y director vio en su trabajo, 39 ojos de lluvia es "la constante caída, por eso ella ve inclinada la realidad y una identidad que nos unta como lectores, vamos volviendo siempre sobre nosotros, ella está sumergida en títulos y la comunicación despliega sombras a toda hora, somos siluetas fugaces,ella va ,busca, camina, comenta, espera, reflexiona en sus hojas: `Sólo cuando mezcle mis ojos darán el color`".

En la obra puede rastrearse un intento por trabajar con el tema de la comunicación y el siempre vigente asunto de los espacios públicos y privados. "La escritora -comenta el autor- regresa al mundo de la infancia, el recuerdo la lleva a eso, las palabras leídas, y entonces adopta ese cuerpo de la infancia y vuelve donde no tuvo suerte, de alguna manera la noticia, el diario tienen eso, cuando una noticia pasa a la intimidad, esa cuarta pared que tiene el teatro y que deja ver esa intimidad que no se tendría que ver, es lo que se ve en la televisión , queremos ver mas allá de esa tortura que puede ser un asesinato , queremos saber si fueron 20 tiros o si para la vecina fueron más, en definitiva son los que dice la tele".

Otro de los atractivos de esta propuesta es la incorporación de un actor invitado que variará según las funciones y que representa el inconciente masculino de la protagonista que interpreta la actriz Juana Lamas. Con respecto al trabajo de su alumna y herramienta fundamental de su proyecto estético, Pace comentó que Lamas lleva en su cuerpo una "temperatura de transformación real y es una actriz con mucho potencial dramático".

Compartir: 

Twitter
 

Pablo Pace, es director, actor y pedagogo teatral.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared