CULTURA / ESPECTáCULOS › LAS QUE FALTABAN DE LOS OSCARS Y OTRAS TAMBIEN

Hay mucho pero todavía falta

Algunas de las nominadas ya completan la cartelera local, aunque habrá que esperar hasta la semana que viene para ver a la gran ganadora "Sin lugar para los débiles" de los Coen.

Promesas del Este.

(Eastern promises. Reino Unido, 2007).

Después de la magnífica Una historia violenta, David Cronenberg reincide con Vigo Mortensen a quien esta vez mete en la piel de un chofer de la mafia rusa londinense en un papel que lo nominó al Oscar y al Globo de Oro. Nikolai Luzhin (Mortensen), es un ruso que, emigrado a Inglaterra no encuentra otra opción que trabajar para una de las familias mafiosas más importantes de Europa Oriental. El clan, perteneciente a la hermandad de Vory V Zakone, es liderada por Semyon (Armin Mueller-Stahl), dueño de un paquetísimo restaurante del centro de Londres. La vida familiar, sin embargo, entra en crisis ya que el joven Krill (Cassel), hijo de Semyon, parece estar más atento a la guía de Nikolai que a la de su propio padre. Pero el siempre reservado ritmo de vida de Nikolai está a punto de colapsar cuando conozca a Anna (Naomi Watts), una mujer que trabaja en un hospital. Anna se encuentra por esos momentos muy consternada a causa de una adolescente que muere dando a luz, por lo que decide buscar a la familia de la joven siguiendo un diario que ésta dejó escrito en ruso. Al traducirlo, Anna desata involuntariamente la furia de la familia mafiosa de Semyon. Nikolai, de esta forma, queda atrapado entre el amor que siente por la mujer y la lealtad que debe profesarle a sus patrones.


La joven vida de Juno.

(Juno. EEUU--Canadá--Hungría, 2007).

Del director de la aplaudida Gracias por fumar, Jason Reitman (a su vez hijo del canadiense Ivan Reitman, responsable de Evolución, Mi super ex--novia y Disturbia, entre otros títulos), llega esta comedia dramática que gira en torno a la --realmente-- "joven vida de Juno" Macguff (Ellen Page), una inteligente, locuaz y aguda adolescente de Minessotta que repentinamente descubre que está embarazada. Obviamente, el padre de la criatura, uno de sus infantiles compañeros de clase, se niega a enfrentar el asunto, por lo que Juno decide tener al bebé sola y luego darlo en adopción. Junto a su mejor amiga, Leah (Olivia Thirlby), pergeñan un plan para encontrarle al bebé la perfecta pareja de padres. Fijan su mirada en el matrimonio compuesto por Mark y Vanessa Loring, una pareja interesante, jóvenes profesionales de buen pasar que desean adoptar a su primer hijo. Con el apoyo de su padre (Michael Cera) y su madrastra (Jennifer Garner) Juno enfrentará lo que viene. Todos estos personajes en un batido que incluye fuertes dosis de humor y cinismo, permitirán al espectador acompañar a Juno a lo largo de unas atípicas nueve lunas que, aunque no se llevó todas las estatuillas doradas que merecía, sí ha contado con el apoyo del público a donde ha llegado y con el elogio de la crítica internacional por donde ha pasado.


Puntos de vista.

(Vantage point. EEUU, 2007).

Dirigida por el debutante Pete Travis, este film se centra en el intento de asesinato del presidente de los Estados Unidos. El (ficticio) presidente Ashton (William Hurt) está de visita protocolar en la ciudad española de Salamanca para participar de un encuentro internacional sobre terrorismo al que asisten los mandatarios de los países más poderosos del mundo, rodeados, obviamente por manifestaciones tanto de de apoyo como de protesta. Pero mientras Mr. Ashton está dando un discurso en la Plaza Mayor, será víctima de un atentado. El episodio, que al principio parece el acto de un fanático, pronto revelará una trama más compleja. La película intenta reconstruir el hecho desde ocho perspectivas distintas. Con un elenco estelar que además de Hurt integran Dennis Quaid, Sigourney Weaver, Forest Whitaker, Matthew Fox y el español Eduardo Noriega, entre otros, el film se desarrolla como ocho capítulos de quince minutos sobre el mismo tema: el intento de asesinato del presidente más importante del mundo. Con la idea de que todo es del color del cristal con que se mira, Travis se mete en el ojo de una handycam del público, en la cámara de un canal de televisión, en la mirada de un guardaespalda norteamericano, en la de un policía español, que es claramente otra y hasta en la del propio artífice del atentado.


Hannibal, el origen del mal.

(Hannibal rising. EEUU, 2007).

Después de la impecable El silencio de los inocentes, la más efectista Hannibal y, la definitivamente Dragón rojo, Hannibal Lecter vuelve a la carga... pero sin Anthony Hopkins. Al estilo de lo ocurrido con la saga de La Guerra de las Galaxias, a falta de más ideas para exprimir el personaje --y probablemente la negativa de Sir Hopkins de prestarse a un nuevo capítulo en la ya poco creíble historia del doctor caníbal--, Hollywood decidió retrotraerse hasta la infancia de Lecter. Así, de la mano del director Peter Webber y con Aaran Thomas primero (quien interpreta al asesino cuando era niño) y luego el francés Gaspard Ulliel (Lecter de joven), esta precuela se ubica en el ocaso de la Segunda Guerra Mundial, en Europa del Este. Allí, el pequeño Hannibal es testigo del cruento asesinato de sus padres, un hecho que lo deja sin voz. Sólo, sin nadie que lo apoye, debe sobrevivir en un orfanato soviético. Un tiempo después logra evadirse y viaja a París en busca de un pariente, que lamentablemente, ha muerto. En su lugar, la viuda, una misteriosa mujer japonesa llamada Lady Murasaki (Gong Li) lo recibirá en su casa. Su nueva y refinada madrastra inculcará en Hannibal la pasión por la gastronomía, la música y la pintura. Sin embargo, nada logrará alejar los fantasmas que acosan al pequeño Hannibal por las noches.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.