CULTURA / ESPECTáCULOS › "EL MUELLE" REVIVE LO MEJOR DE LOS NEGROS POLICIALES FRANCESES

En un oscuro y violento submundo

Es un film que levanta las napas de lo exterior, para acceder al
desgarro y la sordidez de las crueles ambiciones personales. La película mira hacia la tradición de los géneros del policial y del cine de gangsters. El fraude y la traición.

 Por Emilio A. Bellon

El muelle

36 Quai des orfebres. Francia, 2004.

Dirección: Olivier Marchal

Guión: Dominique Loiseau, Frank Mancuso, J. Rappeneau, O. Marchal.

Fotografía: Denis Rouden.

Música: Axelle Renoir.

Intérpretes: Gerard Depardieu, Daniel Auteuil, André Dussolier, Valeria Golino, Francis Renaud.

Duración: 110 minutos.

Salas de estreno: Del Siglo, Village, Showcase.

Puntos: 8 (ocho).

Cuando vemos los nombres de dos grandes, de dos titanes del cine francés de los últimos tiempos, como lo son Gerard Depardieu y Daniel Auteuil (igualmente protagonistas de tantas historias de diferentes órdenes), para los que pensamos parte de nuestra vida en el camino del cine, no podemos escapar a otros enfrentamientos, de tantos otros colosos de la pantalla. Y así, en el orden de la última década, podemos recordar al que mantienen Robert de Niro y Al Pacino en el film de Michael Mann del 95, "Heat" (el primero un hábil ladrón dispuesto a dar un último golpe y el segundo su seguidor, un detective) o bien el que sostienen, a través de un humor burlón Marlon Brando como un caza delincuentes y Jack Nicholson, como el más hábil ladrón de ganado de todo el Oeste en el film de Arthur Penn del 76, "Duelo de gigantes" ("The Missouri Breaks"). En los últimos años, vimos, de manera similar, como el mismo Nicholson y en otra historia, Gene Hackman, debían como agentes de la ley enfrentarse (antes de su retiro definitivo) a un nuevo delito.

Basado en los escritos del propio director, Olivier Marchal, quien a su vez fue él también inspector de policía, "El Muelle" es un film que tiene los rasgos del cine de gangsters de hoy: extremada violencia, situaciones cortantes de un solo impacto, enfrentamientos que no escapan a la idea de una barrera o límite. Sostenida en un crescendo sobre un "cabeza a cabeza", el film que hoy comentamos (cuyo título original alude a la dirección de la seccional donde ambos personajes centrales disputan su supremacía, ante el retiro de un superior) se aleja de un film de acción convencional por el ambiguo tratamiento de la conducta de sus "carismáticos" personajes.

Hechos de violencia callejera asolan las calles de un París nocturno, captado en una pantalla que parece extenderse más allá de su prolongada horizontalidad. Y así, desde el primer momento del film, salen a escena situaciones que el mundo de hoy ya, tristemente, ha naturalizado a través de los falshes por tevé, de las fugases noticias, o bien de films que espectacularizan los territorios de la degradación. En "El muelle", desde las figuras de dos agentes del orden, y a partir de una situación extrema, se va planteando un paralelo entre el mundo del afuera y la que se va generando entre los integrantes, empleados de la sección "Asuntos internos" (denominación que nos lleva a aquel film con Andy Garcia y Richard Gere, de Mike Figgis de 1990), lo que va trazando con hábil manejo del tiempo, los puntos de cruce de ambos personajes, empujados, por razones que se van complejizando en cada nuevo tramo.

En la línea del cine negro, y particularmente de los personajes que compusieron Alain Delon e Ives Montand bajo la dirección de Jean Pierre Melville, "El muelle" es un film que levanta las napas de lo exterior, para acceder al desgarro y la sordidez de las crueles ambiciones personales. Pero a diferencia de otros films del género de origen francés (o en tal caso hay que traer a la mente "Más allá de la justicia" de Bertrand Tavernier y "Ciudadano bajo vigilancia" de Claude Miller) aquí, y desde la propia experiencia del director, accedemos a los procedimientos y metodologías de la propia institución policial, en el film de Olivier Marchal, por momentos nosotros, espectadores, ya no podemos diferenciar entre las bandas rivales del mundo de afuera y los grupos antagónicos que ostentan la placa y la credencial de la ley.

Film de caracteres, "El muelle" mira hacia la tradición de los géneros del policial y del cine de gangsters, en un contexto en el cual, los mandatos del poder empujan al fraude y a la traición, como moneda de cambio de todos los días. No obstante, sus personajes, están dibujados desde un movimiento pendular que excluye todo estrellato y que los aleja de todo reduccionismo. Y si bien hay primeros planos, planos propiamente definidos como los que identifican a la estrella, aquí los mismos acentúan un concepto de vacío y soledad que potencian la naturaleza latente de los espacios urbanos.

En el reparto, tal vez marcando ese lugar de puente, entre el cine de ayer y de hoy encontramos a la actriz Mylene Demongeot como Manou Berliner; otra de las tantas actrices de comedias dramáticas entre los 50 y 60, que ofrece su veteranía en el rol de una amante marginal y desesperada, que aún sigue en su espera.

Compartir: 

Twitter
 

Gerard Depardieu y Daniel Auteuil, se meten en la piel de dos policías con ambiciones. Hacen recordar a las mejores películas del género que componían Ives Montand y Alain Delon.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.