CULTURA / ESPECTáCULOS › RESCATE. EXPONEN OBRAS DEL ROSARINO LUIS OUVRARD EN LA FAVRIKA

Recuerdos de un artista singular

Una breve selección de cinco trabajos, bajo el título Recuerdos del Périgord, puede apreciarse hasta el 30 de mayo.

 Por Beatriz Vignoli

Ayer en La Favrika (Tucumán 1816) se inauguró una muestra de pinturas al óleo, pasteles y técnicas mixtas del artista rosarino Luis Ouvrard (1899--1988). Puede visitarse hasta el 30 de mayo, y es una rara oportunidad de conocer la obra de este gran pintor, escultor, restaurador y docente universitario. Ouvrard estudió con Fernando Gaspary y Eugenio Fornells. Participó del Grupo Nexus, el Grupo de los Nueve y la Agrupación de Plásticos Independientes. Sus obras integran varias colecciones, entre ellas las de los museos Rosa Galisteo de Rodríguez y Juan B. Castagnino.

La muestra incluye una breve selección de cinco obras pertenecientes a un período que va desde mediados de los años '50 a los '70. Tres de las obras son de la familia del artista, propiedad de Luis Ouvrard hijo; otras dos fueron prestadas por Sergio Krasniaski, de la galería Krass. La selección de las obras estuvo a cargo de un equipo curatorial integrado por Maximiliano Masuelli, Mónica Castagnotto y Paula Colombo. Las técnicas abarcan no sólo el óleo y el pastel sino una técnica particular del maestro Ouvrard que consistía, según relató Castagnotto a Rosario/12, en superponer capas alternadas de pastel y barniz, logrando una materialidad única e irrepetible.

La exposición se titula Recuerdos del Périgord, al igual que uno de sus cuadros: una combinación muy personal de naturaleza muerta con paisaje, representando, en primer plano, hongos. El Périgord es una comarca al suroeste de Francia. "A los hongos siempre los asocio al Périgord", le contó el artista a Guillermo Fantoni en una conversación que el historiador transcribió en "Aproximación a la historia de vidas: Conversaciones con Luis Ouvrard" en el Anuario 11 de la Escuela de Historia de la UNR (1984-﷓5). "Ahora tengo pensado un cuadro que se llamará Recuerdos del Périgord, ya tengo uno con ese título pintado hace bastante tiempo. Vos sabés lo que es levantarse una mañana y ver el campo lleno de hongos, aparecen en cuestión de horas".

En el texto del catálogo Castagnotto escribe: "Dos escenas habituales, naturaleza muerta y paisaje, tienen un encuentro inesperado en estas obras de Luis Ouvrard. En sus imágenes el campo no se asume como fondo, sino como zona de contacto que permite al pintor montar un florero, una mesa o frutos sueltos en una articulación enrarecida entre un paisaje y una naturaleza muerta que se animan a dialogar. Desde mediados de la década del cincuenta llevará su pintura hacia una progresiva síntesis, así las mesas sobre las que apoya sus objetos se irán rebatiendo hasta lograr una autonomía que les permite adelantarse a un paisaje planteado como lejanía. Dispone peras, trufas, batatas y hongos sobre planos de color homogéneo, en algunos casos casi frontales, realizando encuadres que problematizan la aparente calma de sus motivos".

Mónica Castagnotto viene investigando desde hace tiempo la poética de Ouvrard, una poética que ella misma describió a Rosario/12 como "un procedimiento de deshabituación a la manera del surrealismo pero sin el extrañamiento, sino con la levedad propia de Ouvrard: estos pequeños movimientos casi imperceptibles (rebatir un plano, elevar un horizonte) eran comunes en la naturaleza muerta rosarina durante la década del 30".

Compartir: 

Twitter
 

Ouvrard les dio su estilo a naturalezas muertas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.