CULTURA / ESPECTáCULOS › TEATRO. NUEVO CICLO DEL GRUPO ESSE EST PERCIPI CON RETROSPECTIVA PROPIA.

Todo sin cesar se corre para acá

Caramba, Oliendo a y Eufóricos los ojos..., son algunas de las obras más significativas del grupo a punto de cumplir 15 años de trayectoria y que dirige Gustavo Di Pinto. "Ser es ser percibido", tal la premisa y el nombre de estos actores.

 Por Julio Cejas

El grupo Esse Est Percipi lanzó en agosto un nuevo Ciclo de teatro que lleva el sugestivo nombre de "Todo sin cesar se corre para acá", una retrospectiva de algunas de sus obras más relevantes, que arrancó con Pop choclo, que se puede ver todos los sábados a las 22 en La Morada (San Martin 771, planta alta). El director Gustavo Di Pinto, creador del grupo que cumple el año que viene sus 15 años de trayectoria, dialogó con Rosario/12 para adelantar las características y la programación de un ciclo que se extenderá hasta noviembre de este año.

"Los ciclos y la forma que le damos son una manera más que tiene el grupo de mostrar en qué situación se encuentra; siempre comentamos que en las obras se ve la situación por la que atraviesa cada uno de los actores o el director y este ciclo nació pensando en el aniversario que celebraremos el año que viene; tratando de chequear nuestro recorrido y cómo se fue dando a través de los años", comentó Di Pinto.

En los fundamentos de esta nueva movida el grupo plantea: "El hacer nos define y nos brinda la posibilidad de ser; ese hacer habla sobre nosotros mismos más que la palabra sobre nuestras acciones, se trata de mirar nuestro hacer, pasado y presente, repensarnos, reconocernos y evidenciar nuestra esencia".

Para el director de este emblemático grupo teatral, año tras año se renueva la sorpresa de cómo van rotando los roles y paralelamente también la búsqueda estética; una búsqueda que tiende más al humor o a las emociones como sucede en Caramba o en un buceo al interior de cada uno de sus integrantes como se plantea en Oliendo a, una de sus últimas propuestas.

"Aún manteniendo la estética del grupo - comenta Di Pinto- las búsquedas siguen rotando y se nos ocurre esa idea de movimiento, que está en el título del ciclo, eso de que todo sin cesar se corre para algún lugar, jugando con una obra que ya no hacemos que es Eufóricos los ojos... cuyo título original era Todo sin cesar se corre para allá.

En los postulados de este nuevo emprendimiento, Esse Est Percipi habla de un "hacer que se mueve hacia acá, hacia nosotros mismos; es una filosofía portátil que estalla en la acción; acción que cobra sentido cuando hay un otro, aquel que la percibe, la recibe y responde ante ella".

Esta concepción vuelve sobre los mismos orígenes del nombre del grupo creado por Di Pinto que se constituye a partir de la premisa "Ser es ser percibido" y que presupone antes una necesidad de hacer: un hacer incansable y enérgico que nos trae hacia donde estamos y hacia donde vamos. Originalmente la movida debería haberse iniciado en julio donde estaba planteada la continuidad de la versión de Vittorino Pacheco estrenada por Natalia Dean, pero con motivo de la emergencia producida por el tema de la Gripe A debieron comenzar este mes con Pop Choclo.

"El planteo de este ciclo - agrega el director- nos hace ver que hay obras como La gran masa argentina, que no participa para dejarla descansar un poco, y que para poder generar cosas nuevas hay que ir abandonando algunas otras. Me gustaría a manera de despedida hacer funciones especiales de estas obras en teatros más grandes, incluso comerciales, pero eso depende de la obra".

Esse Est Percipi, que funciona como una cooperativa de trabajo teatral desde el año 1995, pareciera estar reestructurándose permanentemente y este año habrían llegado a la conclusión de que la cantidad de obras que tienen en carpeta les impide seguir trabajando de la misma forma. "El grupo se estaría reestructurando a partir de esto, somos demasiados y es difícil trabajar de esa forma, por lo que el año próximo se estaría planteando un nuevo Percipi".

-¿Qué saldo arroja este nuevo periodo de compartir la sala con otros dos grupos?

- Al grupo lo benefició mucho, porque podemos pensar en el trabajo de la producción sin la presión que teníamos antes, cuando la sala dependía exclusivamente de nosotros. Funcionamos muy bien porque siempre hay alguien en quien apoyarse, nos dividimos los días, sabemos cuánto tiempo ocupa cada grupo, nos manejamos con absoluta libertad.

- ¿El público de La Morada, se reparte entre las distintas propuestas?

- En realidad son públicos diferentes, son muy pocos los que se cruzan. Creo que tiene que ver con que muy poco nos cruzamos nosotros, en general esto pasa en Rosario, somos cerrados y el público también, nosotros planteamos esa apertura, pero no encontramos la misma respuesta de los otros, permitirnos compartir a los actores y compartir al público. Parece que queda algún resabio de la época del teatro independiente, como si hubiera algo de competencia.

Compartir: 

Twitter
 

"Pop Choclo", una de las obras emblemáticas del grupo que se puede ver en la sala La Morada.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.