CULTURA / ESPECTáCULOS › PLASTICA. MAñANA INAUGURA PINTURAS, DE DANIEL SCHEIMBERG, EN EL PARQUE DE ESPAñA

Una pintura fiel a la percepción visual

Es la primera exposición individual en 24 años que este artista, nacido en Rosario en 1957 realiza en su ciudad. Antes de su éxodo, fue alumno de Juan Grela. Ahora, los rosarinos pueden saber en qué anduvo los años que estuvo en el exterior.

 Por Beatriz Vignoli

Mañana a las 20 horas, en el Centro Cultural Parque de España, se inaugura Pinturas, de Daniel Scheimberg, la primera exposición individual en 24 años que este artista, nacido en Rosario en 1957, realiza en su ciudad. La muestra recupera un film perdido de 1978. Antes de su éxodo, este alumno de Juan Grela, luego integrante del grupo Rosario, sólo había hecho dos exposiciones individuales en la ciudad: una en Raquel Real en 1977 y otra en 1983 en la sala de la Pequeña Muestra. Luego siguió Buenos Aires, donde realizó en la galería Julia Lublin en 2002 la que sería su última exposición individual nacional hasta la fecha. Después, en San José de Costa Rica, terminó de catapultarse a las grandes ferias, bienales y museos internacionales. Pocos rosarinos saben que Scheimberg regresó hace más de cinco años a Buenos Aires, desde donde continúa su carrera internacional representado por el galerista Daniel Maman. De la galería, Maman Fine Art, provienen las 26 pinturas de gran formato que constituyen la casi totalidad de esta muestra, con curaduría de esta cronista y que podrá visitarse hasta el 10 de abril. En su gran mayoría son obras recientes y nunca vistas antes en Rosario.

La excepción son The End, Matzot y las Escrituras, que datan de los años 90 y se vieron en la exposición colectiva que compartió en 1997, en este mismo centro cultural y de la mano de la curadora Eleonora Traficante, con sus pares Emilio Torti, Mauro Machado y Fabián Marcaccio. Los cuatro ya habían compartido exposición en 1988 con Jorge Helft como curador en la Fundación San Telmo, de Buenos Aires; el catálogo de dicha exposición se incluye en la breve sección de material documental que se incluye en la nueva muestra. Un par de dichas obras se mostraron también aquí en 2007, en el marco de la muestra colectiva La espiral de Moebius, con curaduría de Claudia Laudanno.

Además de un autorretrato fechado en 1971, pintado por el artista a los 14 años de edad, se verá uno de sus primeros trabajos abstractos, de aproximadamente media década más tarde, un primer paso en la búsqueda de lo que luego sería la "desfocalización". La muestra incluirá todo un túnel de rescates de su primer período rosarino "desfocalizado", provenientes de colecciones particulares. Andrés Bosio prestó una pintura abstracta de pequeño formato, en una armonía de magentas, amarillos y blancos, y Lidia Peccini tres bellas obras abstractas sin fecha y las obras tempranas mencionadas, más un políptico de cuatro paneles en blanco y negro, de 1991, donde figuras de jasidim danzantes pueden leerse como signos de una escritura.

Pero sin duda el rescate más impresionante de entre estas piezas juveniles es una película realizada en 1978 colaboración con el hoy reconocido cineasta rosarino Mario Piazza. La mítica película se titula Hacia un cubismo cinematográfico. Piazza describe a esta cinta de 14 minutos como "didáctica". Los pocos que la vieron recuerdan que actúan allí Silvia Chirife (en su papel de mujer en un cuadro cubista) y Daniel Scheimberg. Fue realizada en Súper 8, en una copia hoy perdida, que luego fue copiada a un S VHS también perdido y de allí, pero incompleta y faltándole apenas tres o cuatro minutos finales, Piazza la copió al DVD que se verá en la sala y la mejoró especialmente para esta exposición. Los minutos restantes siguen perdidos; avise quien sepa algo del original o el S VHS.

En el rubro textos, tanto en el catálogo como el panel de la sala se presentan fragmentos de Cierre, la coda inédita que escribió Scheimberg en 1989 a su manifiesto de 1982, titulado La desfocalización en función del espacio. En dicho manifiesto (que fue reeditado en 1993 en Costa Rica por Jacob Karpio, en edición bilingüe y con una entrevista al artista por John Nadador), Scheimberg formula con toda claridad las leyes, verificadas empíricamente, que rigen su cosmovisión única de la pintura. La edición completa del manifiesto permanece inédita, pero en el texto de catálogo se incluye un fragmento traducido al español del prólogo, originalmente en inglés, por Peter Halley. Poco conocido por el público local, el pintor y ensayista estadounidense Peter Halley es el pope del estilo que reformuló la geometría y fue conocido como Neo Geo a fines de los años ochenta, y valoriza en su texto el modo en que la pintura de Scheimberg busca superar la antinomia "realismo versus abstracción".

Gracias a esta muestra, el público local podrá saber en qué anduvo la obra de Scheimberg cuando el autor no estuvo en su país. Lejos ya de sus inicios geométricos (a los que parece volver en algunas obras), y más allá de la etapa centrada en la escritura que los rosarinos le conocieron apenas por un par de piezas en años recientes, Scheimberg muestra algunas obras de un período de la pasada década en que la imagen vacilaba entre muchos sentidos posibles, en el umbral de lo inteligible y de lo nombrable. Y sorprenderá además con las pinturas más recientes, donde alcanza a reconocerse la imagen. Asombra en particular una imagen desfocalizada de 2 x 2 metros donde quien conozca al músico porteño reconocerá de inmediato a Charly García.

Cabe aclarar que no se trata de fotorrealismo ni nada parecido sino de una pintura esencialmente pictórica, valga hoy la redundancia, que recupera con rigor objetivo un modo de tratamiento de la imagen lo más próximo y fiel posible a la experiencia real de la percepción visual. "En la pintura a partir del Renacimiento hay una contradicción entre las leyes de la perspectiva lineal para representar la forma y las leyes lumínicas de la representación de la luz. De allí nace el claroscuro como una suerte de acuerdo provisorio", dijo Scheimberg en una comunicación via Skype desde Buenos Aires a esta cronista, quien tomaba nota en Rosario. En síntesis, este es el retorno esperado de un hijo pródigo realmente genial y predilecto de esta ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

Matzot, de la serie Matzot. Acrílico sobre tela de 2007. Una de las obras en exposición.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.