CULTURA / ESPECTáCULOS › ENTREVISTA CON EL MAESTRO ROSARINO CRISTIáN HERNáNDEZ LARGUíA.

El hombre que hace cantar a la gente

Es, entre muchas cosas, fundador y sostenedor de dos entidades que pasan el medio siglo de existencia como el Conjunto ProMusica de Rosario y el Coro Estable de Rosario.

 Por Marisol Gentile

Los rosarinos saben -o si no, deben saberlo ya- sobre la importancia de valorar en toda su medida a los verdaderos grandes. Y uno de ellos es sin duda el maestro Cristián Hernández Larguía: para músicos y melómanos, por el sólo hecho de apreciar su arte; para la sociedad toda, por el gran aporte para la ciudad realizado en el terreno coral, situando a Rosario entre las ciudades destacadas en esta categoría.

Sumado a esto, es su responsabilidad la fundación y sostenimiento de dos entidades que celebran en este 2011 sus 49 y 69 años de ininterrumpida actividad: el Conjunto ProMusica de Rosario y el Coro Estable de Rosario, respectivamente. En un país en donde las instituciones van desapareciendo inexorablemente, en la ciudad hay dos prestigiosas entidades que sobrevivieron esta pila de años.

"Mi interés por la música antigua y temprana nace alrededor de 1935, reforzada por mi actividad como encargado de la Sección Música de la Cultural Inglesa, alrededor del 45", cuenta Hernández Larguía a Rosario/12. "La dificultad en llevar a cabo la idea estribaba en la imposibilidad de disponer de los instrumentos de época indispensables. Esto se dio, por fin, recién alrededor de la década del 50. Fue en 1960 que formamos lo que dos años después se llamaría Pro Musica Antiqua".

Y a pesar de -a juicio de esta cronista - no ser reconocido como se debe, fiel a la humildad que caracteriza a los verdaderos grandes, es común escuchar de su boca y leer en declaraciones la frase "soy un privilegiado". El Maestro cumplirá el próximo octubre 90 años de edad. Hacer un repaso por su trayectoria artística, y su labor que continúa, implicaría dedicar una importante cantidad de ediciones de Rosario/12. "Me parece que olvidás que estoy cumpliendo 90 y que hace más de setenta años que ando en movimiento, un movimiento que ha sido bastante galopeado, si debo decirlo", dice extraoficialmente, para luego sumergirse en la entrevista.

"Con más de 70 años de intensa actividad te confieso que mi primer recuerdo de infancia, entre los tres y cuatro años, es musical. En cuanto a mis objetivos te diré que el primero y más importante es hacer cantar a la gente. Entiendo que el canto coral es la única actividad artística que permite la participación del hombre común, y que de esta forma puede intervenir en la realización de las más importantes obras maestras de la literatura musical de todos los tiempos. A llevar a cabo esa idea y concretarla, he dedicado mi vida. Cantemos la Navidad, que anualmente organiza La Segunda, es el sueño del pibe hecho realidad".

Cristián manifiesta siempre un gran agradecimiento con la vida, cuando en realidad la sociedad toda debería estarle agradecida, ya que entre su labor pionera se destaca el haber elevado el canto coral rosarino a nivel mundial, merced a la cantidad de premios que con sus agrupaciones hizo que Rosario fuese famosa en el extranjero: con el Coro Estable obtiene, entre otros, seis oremios en el Concurso Internacional de Arezzo, Italia. Y con el Pro Musica Antiqua, en el citado concurso obtiene un Primer Premio. Además de haber dado a conocer un número importante de primeras audiciones en la ciudad, entre las cuales se encuentran obras de Bach como la "Misa en si menor", "Pasiones según San Mateo" y "San Juan" y unas quince cantatas, oratorios de Handel, y obras de Mozart, Brahms, etc.

"Recuerdo que fue fundamental la invitación del maestro Juan José Castro para realizar en 1967 el 'Canto del Destino' de Brahms, completada unos años después con la invitación del célebre Pablo Casals para realizar el estreno sudamericano de su oratorio 'El Pesebre'", añade. Orgullo es decir, además, que en Rosario vive el músico argentino que posee el mayor número de publicaciones discográficas en su especialidad. Y que si queremos escuchar de su propia boca sus anécdotas, podemos compartir con él sus charlas en el tradicional bar de la esquina de Alem y 3 de Febrero, que lo tiene de huésped de honor.

El próximo viernes, en la Iglesia Evangélica Alemana y desde las 20, podremos verlo frente al Coro Estable, en ocasión de un concierto por el 69º aniversario de la institución.

En octubre se festejarán los 90 años del Maestro. Para él, sin embargo, es un año como cualquier otro. "Creo que ya he vivido suficiente y me siento realizado, como dicen los que se analizan. Es que en general no tengo proyectos, soy de los que, en lo artístico, se dejan llevar por como vienen las cosas. Las cosas vienen y las recibo tal como vienen", afirma.

Habiendo dedicado gran parte de su vida al estudio de la música antigua, cabe preguntarle, dentro de este gran período, cuál es su época preferida. "No tengo ni períodos ni músicos preferidos. Todo depende del día, de la hora y mucho del estado de ánimo. Puedo lagrimear con un Coral de Bach como puedo también, en otro momento, hacerlo escuchando 'La que nunca tuvo novio', en versión de Mederos en bandoneón", sostiene.

Compartir: 

Twitter
 

"Estoy cumpliendo 90 y que setenta años que ando en movimiento, que ha sido bastante galopeado".
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.