CULTURA / ESPECTáCULOS › VERBINSKI HIZO UN DIGNO LLANERO SOLITARIO.

El rostro detrás del antifaz

 Por Leandro Arteaga

Una de las preguntas es: ¿Se escuchará la obertura de Guillermo Tell? La respuesta es sí y por partida doble. Sobre el inicio y sobre el desenlace. En cada una de las oportunidades desde un lugar narrativo, para nada gratuito, que permite desandar para desarmar el personaje y, justamente, devolverlo como mito. Por eso, y por varios aspectos más, este Llanero Solitario es digno y mejor que muchas películas actuales de empeño solemne, personajes de cómic, y prédica reaccionaria.

Algo tendrá que ver el rol determinante de Johnny Depp, empeñado como estuvo en ser el indio Toro (Tonto, su nombre original), con el fin de desarticular la mirada de desdén que sobre el indígena la narrativa norteamericana, si bien con excepciones, construyó. Entre tantos ejemplos que citar, con el western como género predilecto, El Llanero Solitario es una de sus expresiones: primero como programa radial, luego como protagonista de cómics, films, animaciones.

Así las cosas, el título del film debió haber sido el del indio comanche, vector verdadero que habrá de lidiar con las torpezas de este hombre blanco, Ranger de Texas y lector de John Locke (Armie Hammer), con el fin de cumplir una redención que es historia personal y síntesis de un cambio de época. Porque en Toro se sintetiza el camino que el progreso señala, con las vías ferroviarias como sinónimo de expansión. En este sentido, si Toro devela de a poco sus propósitos, el Ranger texano habrá de descubrir gradualmente también los suyos propios.

De esta manera, la desconfianza entre los personajes es mutua, hasta que confluyan de modo equivalente y, por fin, la obertura de Rossini se escuche otra vez. Será allí cuando los móviles de cada quien queden expuestos, a la luz de los acontecimientos, para dar razón de ser a la existencia de, justamente, El Llanero Solitario.

No está demás decir que una vez sucede esto, el espectador podrá entonces disfrutar como si se tratase de cualquiera de las mejores películas que vio de niño, en el cine o durante los sábados de súper acción.

Es decir, si El Llanero Solitario es, en esencia, acción con clima de historieta, la película de Gore Verbinski también. Allí lo mejor. Con la suficiente nostalgia como para permitir al indio evocar la película desde el lugar que le asigna el naciente siglo XX el del "noble salvaje".

El Llanero Solitario. 7 (siete) puntos.

(The Lone Ranger)

EE.UU., 2013

Dirección: Gore Verbinski.

Música: Hans Zimmer.

Intérpretes: Johnny Depp, Armie Hammer, William Fichtner, Tom Wilkinson, Ruth Wilson, Helena Bonham Carter, James Badge Dale, Bryant Prince, Barry Pepper, Mason Cook.

Salas: Monumental, Showcase, Village.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.