CULTURA / ESPECTáCULOS › HISTORIETA. CRóNICAS DEL INXILIO, CON DIBUJOS DE ESTEBAN TOLJ

Relato para habitar años idos

Sobre un guión del uruguayo Silvio "Vlad Tepes" Galizzi, el dibujante rosarino
presta su trazo para narrar anécdotas amargas de dibujo irresistible, en un trabajo
sobre lo cotidiano y la dictadura en Uruguay. Se presentó en Crack Bang Boom.

Entre las novedades que la última edición de Crack Bang Boom alumbró hay una que merece relieve, porque desde hace años no se conocían historietas de Esteban Tolj. Puntualmente, desde febrero de 2009, con la desaparición de la tira El Pollo Palacios de la contratapa de uno de los diarios de la ciudad de Rosario.

La presentación de Crónicas del inxilio (Ninfa Cómics, Montevideo) fue doble. Por un lado, a partir de gestiones del Consulado General de Uruguay; por el otro, como novedad dentro de los libros recientes en Crack Bang Boom. Y todavía hubo una fecha anterior, durante el mes de mayo en la convención Montevideo Comics.

Se trata, justamente, de un trabajo repartido entre dos ciudades de idiosincrasia similar, con historias de vida parecidas. Algo de eso debe haber prendido en Tolj (quien grafica Rosario mes a mes en las tapas de revista El Vecino) al momento de aceptar los guiones del uruguayo Silvio Galizzi (de alias célebre en el mundillo del cómic: Vlad Tepes). Crónicas del inxilio remite a un término enhebrado por el propio escritor, como forma personal de recrear, desde el recuerdo y la escritura, los años sobrevividos durante la última dictadura militar de su país (1973﷓1985). "Galizzi es alguien relacionado al cómic desde hace mucho tiempo, y en este libro cuenta sobre aquellos que se quedaron en Uruguay mientras otros debían exiliarse, teniendo en cuenta que la dictadura de ellos fue mucho más larga que la nuestra", explica el dibujante en diálogo con Rosario/12.

"El tema son sus recuerdos de juventud y adolescencia desde ese contexto, cuando usar el pelo largo era sinónimo de comunismo u homosexualidad, no había acceso a discos, películas o libros, y la policía a cada rato realizaba una razzia y te hacía comer una o dos noches en un calabozo, como si fueras el peor delincuente del mundo", agrega.

En efecto, Crónicas del Inxilio invita a habitar años idos pero latentes. Son historias que Galizzi extrae de sus propias vivencias, mientras se asume como puente que une lo sucedido con los lectores presentes. "En esos tiempos uno podía encontrar ciertos refugios en algunos cantantes o en recitales. Ser joven en esa época era muy difícil, y el libro está fundamentalmente apuntado a un público joven, que hoy no tiene noción de esa vida. Hay que aclarar que no se trata de una recreación que resulte densa, porque no estamos hablando de la lucha armada o de tipos que se enfrentaron a nivel político o gremial, sino que se trata de la vida de Silvio en ese contexto, desde las pequeñas anécdotas, como salir de viaje como mochilero o estar parado en una esquina comentando una película y ser arrestado", continúa Tolj.

Entre los relatos figuran el recital de Sui Generis en el teatro Princess (luego del cual, Charly García debió dar explicaciones sobre la letra de "Botas locas") y la cruel represión del 9 de noviembre de 1983, cuando el movimiento sindical realizara una marcha y "policías a caballo golpearon a troche y moche a mujeres, niños y ancianos, terminando todos en un destacamento militar".

Tolj agrega: "Lo que el libro refiere no es algo que sea únicamente entendido por los uruguayos, sino que remite a situaciones comunes a la historia de ambos países. Cuando Silvio me convocó, presentamos un primer capítulo, ganamos un subsidio (del Fondo Concursable para la Cultura del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay) y realizamos los restantes. Son 100 páginas, podemos decir que es una novela gráfica".

Sobre su estilo de dibujo -﷓con acento en el relato, los ángulos variados, el movimiento y la fluidez gráfica﷓- Tolj entiende que la suya "no es una forma de dibujar 'fotográfica' sino caricaturesca, sin llegar a ser cómica. Considero que son más expresivos un rostro o una situación desde estas características. Me preocupé por lograr una documentación justa, para que los lugares fuesen reconocibles. Fue muy satisfactorio hacerlo, la edición quedó bellísima y fueron muy fieles con mi trabajo".

En cuanto a la difusión, el dibujante considera que "es un libro interesante para ámbitos afines a la comunicación y el periodismo; como lectura me parece entretenido, pero yo no puedo ser muy objetivo. Noto que en Uruguay la recepción ha sido muy buena, ya que no había algo encarado de esta forma sobre el tema".

"Vamos a ver si se puede seguir presentando en otros ámbitos que no sean exclusivos del cómic, como escuelas secundarias o universidades --agrega Tolj--. A mí me interesa porque se trata de no volver a repetir ciertos errores. Este libro es apenas un granito de arena, que apunta a reflexionar sobre este tema".

Compartir: 

Twitter
 

El trazo de Esteban Tolj sobre el guión de Vlad Tepes
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.