CULTURA / ESPECTáCULOS › LITERATURA. LA NOCHE SE PRESTA PARA PEGARLE A UN VIEJO, DE DANIEL BASILIO

La locura de estos tiempos

En su primer libro de cuentos, el licenciado en Comunicación y realizador audiovisual rosarino propone cuatro historias donde la sátira a la vida contemporánea mezcla el absurdo, el humor y el terror. La obra inaugura el sello Casagrande.

 Por Beatriz Vignoli

Mañana, a las 19.30, en Mal de Archivo (Moreno 477) se presentará el libro de cuentos La noche se presta para pegarle a un viejo (Casagrande Editorial), de Daniel Basilio. El autor estará acompañado por Nicolás Doffo y Lucía Rodríguez, quienes ofrecerán una charla enigmáticamente titulada "El imperativo de lo interesante".

La noche se presta para pegarle a un viejo es el primer título del nuevo sello independiente Casagrande Editorial, de Nicolás Manzi (ex El Ombú bonsai). Esta tirada de imprenta se financió con una edición limitada artesanal previa, ya agotada. Es el primer libro de cuentos de Daniel Basilio (Rosario, 1986), director de la serie web rosarina independiente Clínica de Payasos Mentales (2014) y de su secuela en cine, ¿Qué es un payaso mental? (2015), además de ser su coguionista con Germán Carbajales y Cristian Stamponi. Un repaso a los nueve capítulos en You Tube de aquella ya mítica serie revela un universo distópico en común entre ella y los cuentos del libro, donde la sátira a la vida contemporánea mezcla el absurdo, el humor y el terror.

El primero de los cuatro cuentos, el que da título al volumen, bucea con lucidez sociológica y olfato psicoanalítico (suponiendo que exista algo así) en los modos específicos que toma el padecimiento mental en esta época regida por el puro sinsentido de lo real; mucho se ha escrito sobre el tema, pero pocas veces algo así de cómico.

Santino es un profesional exitoso que acude a un "taller de autoayuda" porque de vez en cuando no puede evitar golpear a un viejo. Nadie le pregunta por qué, o qué significa para él, o qué opinan sus víctimas; nada se dice del derecho de los viejos a no ser golpeados. No lo denuncian; lo protegen. Incomprendido por esa madre sintética que es la coordinadora new age, admirado y seguido de cerca por sus amigos del taller, Santino termina por creer que ahí está su destino, y que beneficia a sus víctimas. Lo único que podría funcionar como interpretación (pero no es descifrado en el relato) es una invención de la prensa, que apoda al anónimo golpeador de ancianos "La Nada".

Es como si Santino fuese el reverso de materia oscura de un superhéroe. No está dicho en el relato pero es, de hecho, la nada (la muerte) lo que puede golpear a un viejo en cualquier momento. Ni el archienemigo surgido del mismo taller (Rino, que funda un imperio del entretenimiento a partir de su capricho de disfrazarse de rinoceronte, como Edward Norton en el film de culto de 2002 Death to Smoochy) ni las internaciones detendrán a Santino en la repetición de golpes que no tienen sentido; pero es que la muerte tampoco lo tiene.

Las otras tres comedias negras del libro son otros tantos casos, tratados en una extensión de cuento largo que casi bordea la nouvelle por su desarrollo narrativo y su profundidad expositiva, mientras mantiene la frescura y el dinamismo del cuento. El protagonista de "Sintonía lumbar" es un crítico de cine llamado Pupa que se ha convertido, de tanto mirar televisión de alta definición, en un puro ojo sin cuerpo: un ojo que piensa cómo transformar en pornografía cualquier imagen, al aislar el detalle. El y su mujer, Viko, son posibles parientes maduros de la "mujer-payaso" que en su rol absorbente de espectadora enmarcaba los sketches de la serie. En la tierna fábula absurda sobre la soledad del amor y el arte titulada "El hombrecito de mazapán", una joven (y algo perversa) panadera y pintora encuentra su musa en el objeto de amor menos pensado.

Por último, en "Pulsión parquimetral", Daniel Basilio parece volver al universo racionalmente loco de Burocracia, aquella cómica miniserie dentro de la miniserie donde la reglamentación total de la vida de un sujeto parecía dejar espacio para las conductas más insensatas, siempre y cuando pase a tiempo el inspector autorizado a decir: "está curado".

Licenciado en Comunicación, colaborador de la revista Femme Fetal, Daniel Basilio integró colectivos artísticos como la murga Los vecinos re contentos y el consejo editorial de la revista En Voz Alta.

Compartir: 

Twitter
 

Daniel Basilio, autor de los cuatro cuentos de La noche se presta para pegarle a un viejo.
Imagen: Andrés Macera.
SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.