CIUDAD › ASESINARON A MATíAS FRANCHETTI, EL CUATRERO, JEFE DE LA BARRABRAVA DE ÑULS

Violencia en el parque Independencia

Murió ejecutado de una andanada de disparos calibre 9 milímetros a pocos metros del estadio de Ñuls. Los tiros partieron de una moto cuyos integrantes al verse cercados escaparon a pie y terminaron detenidos. Ocupaba la vacante que Panadero Ochoa.

 Por Luis Bastús

Nueve balazos por lo menos quebraron ayer la mansedumbre de la tarde otoñal en el Parque Independencia y acabaron con la vida de quien estaba referenciado como el nuevo jefe de La Hinchada más Popular, la barrabrava de Ñuls. Matías Hernán Franchetti murió ejecutado de una andanada de disparos calibre 9 milímetros, y al menos uno le atravesó en la cabeza. Su cadáver cayó junto a uno de los árboles que sombrean la puerta principal del club, y la sangre manchó el negro del asfalto y del cordón pintado de lepra. Los tiros partieron de una moto y tomaron por sorpresa al blanco previsto. Para mayor sorpresa, la policía atrapó minutos después en la otra punta del Parque Independencia a dos hombres a bordo de una moto roja que al verse cercados escaparon a pie y en 27 de Febrero y Lagos arrojaron una pistola. Serían los presuntos verdugos de Franchetti, más conocido en barrio Municipal como El Cuatrero. El nombre de este joven salió a la luz en 2012, como uno de los arrestados en 2012, en Portugal, en el marco de la célebre causa Carbón Blanco, un contrabando de 1.000 kilos de cocaína a Europa.

De boca de testigos que brindaron su versión a los agentes del Comando y de la Policía de Investigaciones, habían pasado las cuatro y media de la tarde cuando frente a la puerta 6 del Coloso del Parque, casi frente al Palomar y al ingreso principal del club, una moto de mediana cilindrada y color rojo avanzó hacia el oeste con dos hombres a bordo, uno de ellos vestido con buzo deportivo de Newell's, según constataron los investigadores más tarde en las videocámaras del club. Los vieron aminorar la marcha y acercarse hacia los autos estacionados, donde Franchetti estaba acompañado por otras tres personas.

No le dieron tiempo ni a escapar. Uno de los sicarios le vació el cargador de una pistola sin detener la marcha. Los de Criminalística contarían luego 14 vainas servidas en la escena del homicidio. La emboscada pudo haber sido más trágica todavía si uno de los disparos cruzaba el tejido perimetral del club y le acertaba a alguien en la cancha de tenis -todo ocurrió a 4 o 5 metros de distancia- o entre los socios que entraban o salían del predio.

Una pareja de policías de civil que hacía guardia en el club en estas vísperas de elecciones lanzó el alerta y echó a perseguir a los moticiclistas. Una patrulla los encerró en 27 de Febrero y los obligó a seguir la fuga a pie y descartarse de la pistola. Dos chicos que vendían turrones en el semáforo de Lagos quisieron apoderarse del arma y por ello también fueron detenidos. Finalmente aprehendieron a los presuntos verdugos de Franchetti: Ezequiel Brian G y Leandro Agustín A., de 23 y 31 años, respectivamente. El prontuario de ambos ofrece unos pocos antecedentes por delitos menores, informó una fuente policial. Quedaron detenidos a cargo de la Policía de Investigaciones, a las órdenes de la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro, quien anoche huyó de los periodistas con un empeño inexplicable.

La víctima se había hecho del mando en el paraavalanchas del Coloso del Parque en el verano pasado, con la pretensión de ocupar la vacante que dejó Diego Panadero Ochoa, preso y condenado como autor intelectual del asesinato de su antecesor, Roberto Pimpi Camino, ocurrido en marzo de 2010, frente a un bar de Servando Bayo al 1400.

Según algunos que lo conocían de aquellos años, el joven Franchetti supo participar de la barra al mando de Pimpi, pero no ascendió en la popular leprosa sino hasta hace unos meses. Hay quienes afirman que lo hizo en acuerdo con Ochoa, y otros que sostienen lo contrario. No faltó quien ató la captura el lunes de Ramón Machuca (Monchi Cantero) en Buenos Aires como una mala noticia para Franchetti, que así lo dejó vulnerable para sus enemigos del barrio Municipal.

Una fuente policial arriesgó la hipótesis de que Franchetti, con su proyección en La Hinchada Más Popular, quedó en el medio de una rivalidad anterior, la que mantienen los involucrados en el crimen de Pimpi Camino y contra el entorno familiar y allegados a aquel jefe barrabrava.

Ayer alguien no dejó pasar la ocasión de sacarlo del medio, y en un lugar que bien puede interpretarse como todo un mensaje para la hinchada rojinegra, a dos semanas de celebrarse la elección con la que el club renovará sus autoridades.

Como un detalle, el nombre de Matías Franchetti se conoció en 2012, cuando en Portugal cayó preso e involucrado en el contrabando de una tonelada de cocaína disimulada en un embarque de carbón vegetal desde Chaco a Europa. Por esta causa fueron condenados a 21 y a 19 años de prisión el abogado porteño Carlos Salvatore y el empresario Patricio Gorosito, respectivamente. Gorosito fundó el club Real de Arroyo Seco y demostró tener buenos contactos en el mundo de la representación de futbolistas y en la AFA misma, en tiempos de Julio Grondona. Dos años más tarde, la policía -en busca de un miembro de la banda Los Monos, Juan Domingo Ramírez- apresó a una hermana de Franchetti en un galpón de Uruguay al 3900, donde aparecieron 16 kilos de cocaína.

Franchetti había sido marcado. En un perfil de la red social Facebook llamado "Los pibe sin calma", e identificado con hinchas de Rosario Central, el 9 de mayo le habían dedicado algo parecido a una sentencia final que culminaba: "Traidor como vos no hay ninguno. Ahora vamos por vos careta". Y ayer alguien escribió un cruel epitafio junto a una foto del cadáver tomada con un teléfono celular, en la misma escena del crimen.

Compartir: 

Twitter
 

Personal de Criminalística contó 14 vainas servidas en la escena del homicidio.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.